Páginas vistas en total

domingo, 23 de diciembre de 2018

Amor de diciembre
















La pólvora revienta en  un cielo
cuajado de estrellas
los cafés de la plaza 
son un hálito de felicidad
desbordada por la música de porros
y fandangos, entre copas de aguardiente
y ron.
La ciudad vieja se conmueve 
con los villancicos de la natividad
en las cornetas delas torres de la iglesia.
Abrazada a un farol del atrio,
ella lo espera.
En el motel un canto de gallos
los despertará
con la certeza de que el amor sabe mejor
en  diciembre



*Foto propia





jueves, 6 de diciembre de 2018

Fiebre










*Foto propia, soles de mi tierra






El calor ha dejado la tierra seca

y sin la sombra de los arrayanes.

Sólo ese sopor

que se eleva

de las grietas abiertas en el suelo,

como la fiebre de tus labios

costra de carne y sangre,

a la espera de la lluvia









lunes, 12 de noviembre de 2018

Sombra y lluvia



Foto propia intervenida

Y eres 
hoja, 
rama
tronco,
árbol 

frondoso.
Bajo tu sombra
el día piensa
como un buda sereno.
La lluvia apenas se siente
en los nidos apretados de sus ramas,
haciéndose savia 

en sus nervaduras.

martes, 23 de octubre de 2018

BANDERAS















*Foto intervenida











Ay¡  la vida sin banderas¡
no de esas que apartan
y dividen,
hablo de las banderas que juntan la alegría,
las que hermanan tu voz y la mía,
esas que nos vuelven poetas del amor,
y nos llevan a cantar
en los acordes de una guitarra vieja,
la razón del beso,
del pan candeal en toda boca,
de la palabra sin freno,
para denunciar la injusticia.
Hablo de las banderas que
emancipan,
que no quieren niños
en las calles,
esas que juntan razones
para la felicidad constante.
Juntemos esas banderas,
que la muerte
no da espera

domingo, 7 de octubre de 2018

SURREAL








*Foto propia intervenida
Bosteza el día en la curva del reloj
marca una hora imprecisa,
quizás de otra dimensión.
Me quedo mirando la gente que pasa,
con ojos febriles
caminan sobre sobre algodones de nubes,
y una sonrisa sin rostro se va con ella,
en su camino al vacío.
No sé si es mañana,
ayer,
hoy,
voy solo tanteando en caminos, rutas, senderos que sé que he caminado,
pero mis pies no los reconocen,
y a pesar de mis ojos,
como un Edipo después de la confirmación del vaticinio,
golpeo en las paredes,
ruedo
y desangro

sábado, 22 de septiembre de 2018

PENÉLOPE






                            Penélope                                                                   







*Foto intervenida



A ella le gustaban los amaneceres
asomada a la ventana
por la brisa que le aireaba el rostro
y le levantaba el pelo como
fuga de mariposas angelizadas.
A ella le gustaba caminar por las calles
viejas de la ciudad
donde presentía fantasmas
de amores inconclusos
y una lágrima íngrima,
rodaba por su cara,
dulce y tierna.
A ella le gustaba que le dejara versos
en las servilletas de los restaurantes
que con la complicidad del camarero,
rescataba del olvido.
A ella la enternecía Serrat,
cantando Penélope en los días
de ausencia.
Quizás aún me espere,
mientras desteje su último abrigo,
a la sombra de la casa solariega



lunes, 3 de septiembre de 2018

SILENCIO










*Foto propia


Nos quedamos sin palabras
sin la ansiedad del beso,
el pulso en un limbo,

la mirada ciega,

la piel anestesiada,
el miedo adherido a la piel
como una lapa,
mientras la muerte reptaba
en un silencio de piedra

viernes, 10 de agosto de 2018

Razón de una canción



Foto intervenida

Cuando pasaron junto al bar, la mujer se estremeció. Víctor Heredia cantaba, "Para recalcar que estoy vivo/ En medio de tantos muertos". Hacía mucho tiempo que no escuchaba esa canción. Era la canción de ellos. Dos lágrimas largas rodaron por sus mejillas. Se quedó mirando al niño, lo alzó y lo besó con una gran ternura. Luego, se perdió calle abajo, cuando Heredia ya cerraba la canción, "Ay! fogata de amor y guía, Razón de vivir mi vida"

lunes, 16 de julio de 2018

Para el amor y la libertad


!Búscame¡ 
en las páginas de la vida,
allí donde la carroña no tiene cabida;
en las alturas del vuelo del cóndor,
y no en la ruta rastrera del buitre.
!Búscame¡
en las cuerdas de una guitarra,
donde una canción le canta a la libertad;
en los versos de un poema
donde el beso de una mujer me da amor;
en el amanecer de un cielo limpio,
donde encuentro paz.
!Búscame¡
en la libertad,
en la vida,
el amor,
que para la muerte
no tengo tiempo


foto propia, Piedecuesta

viernes, 29 de junio de 2018

De silencios










*Foto propia intervenida

Extraño silencio el de esta noche,
amor.
Se han callado las ranas en la charca,
y tu pecho no suspira.
Extraño silencio el de esta noche, 
amor,
cuando las hojas no se escuchan
al caer,
y tus labios  son un silencio
de besos,
en el insomnio de estas largas horas
de ansiedad

viernes, 15 de junio de 2018

Congoja

La imagen puede contener: árbol, exterior y agua





Hay un ahogo en el alma
quizás la angustia del dolor impreciso
un jadeo interior
cuando se nubla el sentido de las cosas
Vamos como naos errantes,
sin astrolabio que las ponga al norte.
!Oh¡ angustia
ansiedad de vivir sin vivir
comodines de una fiesta sin arpegios
ni tambores.
Cuántas sombras bailan dentro
una danza de indescifrable pentagrama
como un dolor sordo
que aprieta abajo el vientre,
y se queda ahí,
huésped sin nombre.
Quizás llueva,
y mi cuerpo se empape de la lluvia fresca
y lave esta congoja sin nombre.
Después,
el sentimiento de una nada
el alma deslavazada
que ya no siente,
ni se duele



*Foto propia intervenida

sábado, 2 de junio de 2018

Inventario









FOTO DE INTERVENCIÓN



Alguna vez con sabiduría

alguien al dejarlo
todo en la vida dijo:
"no me busquen en imágenes.
¡cómo mienten¡"
Cuanta razón  sus palabras.
Las imágenes
engordan la hipocresía.
A mi que me busquen
en aquel poema que nunca te di,
donde te decía:
"sin tu amor
soy como un marinero en tierra,"
El mismo poema que escribí
en una servilleta de restaurante,
y lo guardé en un libro viejo de Rimbaud,
junto a su verso:
"un beso muy pequeño
como una araña suave
correrá por tu cuello.."

lunes, 21 de mayo de 2018

Los colores del mar





Foto intervenida

Una y mil veces había soñado con el mar en su alma de niño; y se hacía la promesa de que algún día hundiría sus pies en sus aguas azules como lo veía en las películas y en la televisión; por eso no dejaba de fatigar a sus padres con la pregunta, ¿cuándo me llevarán a conocer el mar?
Cuando se lo dijeron, se puso tan feliz, que todo el mundo supo que se iba a conocer el mar, y esa noche apenas pudo conciliar el sueño. Al otro día,emprendieron la aventura, en esos tours baratos a la costa caribe, pero al niño no le importaba la incomodidad del destartalado bus. 

Entrada la tarde, pudo ver por primera vez el mar desde la carretera que rodeaba la bahía; pero, sintió una gran decepción: el mar que tenía ante sus ojos no era azul, como lo había visto en las películas y la televisión, sino una lámina gris inmensa,que le pareció lánguida.

Nada le dijo a sus padres de su desencanto, pues habían hecho un gran esfuerzo para concederle el deseo de conocer el mar, y no quería verse ante ellos, como un desagradecido.

A la mañana siguiente, buscaron una playa limpia y segura, donde bañarse, y para asombro del niño, el mar estaba azul,luego  de un color verde alga, y en el horizonte, espejeaba el amarillo reluciente de un metal pulido.


De regreso a casa, su padre le preguntó si le había gustado el mar.
-Sí papá,me ha gustado mucho. El mar es un encanto de colores,
- ¿Cómo así, que un encanto de colores, hijo?
- No ves, que le presta los colores al arco iris para verse más hermoso y bello

lunes, 7 de mayo de 2018

Lo que no puede el olvido









Foto de intervención



Todo te recuerda, amor,
hasta el viejo bar 
donde nos conocimos.
En la ruina y descalabro
de sus muebles viejos
(mesas y sillas enredadas),
aún está la barra donde nos dimos
el primer beso,
y  Mercedes,
cantaba aquella canción
que sentíamos justamente  nuestra:
"Uno vuelve siempre 
a los viejos sitios 
donde amó la vida 
y entonces comprende 
como están de ausentes 

las cosas queridas" 

sábado, 14 de abril de 2018

Marinero ebrio





Foto propia de intervención


Marinero ebrio 
de su lúbrico cuerpo,
me aventuro por sus costas sin hollar
Desde las gavias,
he visto despertar sus pechos
de leche y  miel,
en la caricia de la brisa tibia 
amanecer de sus labios húmedos.
Mañana, 
mi barco en el hechizo 
fondeará el golfo de su ensueño:
allí donde juntas
mujer,
tus aguas de dulce y sal.



martes, 27 de marzo de 2018

Suspiro







El tiempo se ha detenido en los 

tejados, 
en las paredes
en las ventanas de la casa,
como un sueño 
vago
neutro,
impreciso.
Quizás,
perdido en las costuras de la casa,
puede que aún esté,
ese suspiro 
de cada beso tuyo
que siempre me dejaba en desvarío



Foto propia: Piedecuesta (Santander-Colombia)



sábado, 17 de marzo de 2018

Antípoda







La tarde se funde

en un incendio del soles.
Una mancha oscura
vendrá luego,
a cubrir de angustia el alma.
En la antípoda quizás me pienses
y mires la luna.
Entonces,
no me sentiré tan solo

cuando se cuelgue en mi ventana


*Foto de crepúsculo piedecuestano, intervenida

miércoles, 28 de febrero de 2018

Paradoja





PARADOJA (A los desaparecidos)




Hay un eco de   extrañas palabras
mientras la ciudad duerme.
Quizás alguien muere en un oscuro callejón,
después de un beso que sabe a mandrágora.
Es la ciudad incierta,
la de  changones escupiendo fuego,
marcando como un perro feroz,
un territorio de núbiles rameras,
de desechos humanos
olvidando la desgracia de vivir
en el vicio de la pipa letal.
Miento¡
la ciudad nunca duerme,
tragedia y  dolor son enemigos del sueño.
Mañana me levanto,
y la radio me amargará el desayuno con su titular:
"cadáveres de masacre en el Yuma",
luego,
cantará Celia Cruz , 
como si nada pasara,
"Todo aquel que piense que la vida es desigual, 
tiene que saber que no es así, 
que la vida es una hermosura, hay que vivirla"


lunes, 12 de febrero de 2018

CÓMO DECIRTE




CÓMO DECIRTE

Quise decirte que a pesar del crudo verano,
los pájaros aún bajan a beber en el patio,
el agua que escurre de las macetas de geranios,
claveles y siemprevivas.

Quise decirte que a pesar del calor que ahoga el alma,
de vez en cuando corre una brisa peinando la montaña
olorosa a matarratones, arrayanes menta fresca

Quise decirte que en esta ciudad donde han muerto los espejos,
de vez en cuando me miro en los ojos
de una cara conocida,
y somos una felicidad perdida.

Cómo decirte tantas cosas,
que quisiera decirte,
sí ahí donde tú estás
no te llega el eco de mis palabras,
y eres sólo una sombra…
una sombra perdida





viernes, 2 de febrero de 2018

CUÁNTO




¡Cuánto duelen estas tardes¡
avanzando lerdas al crepúsculo.
¡Cuánto aprietan el alma¡
con la persistencia de un dolor
sin orígenes.
Como los granos de un reloj de arena
que ha perdido la noción del tiempo
se desmorona mi alma


Foto propia, Piedecuesta







viernes, 26 de enero de 2018

Al sur de la noche



La noche sueña a Lovecraft,
en Las Montañas de la locura;
duerme con Poe en el rumiar 
de su Gato negro,
y delira en el caldo tenebrante
de los Cantos de Maldoror
del Conde de Lautréamont.
En el sopor del calor,
los gatos chillan en la piedra ritual
al estallido de sus tripas,
hendidas por la daga de jade.
Mañana hilos de sangre en las calles
cundirán la ciudad de pánico



Foto propia, Piedecuesta al sur




"LAGAR DEL VERSO

AL SUR DE LA NOCHE

La noche sueña a Lovecraft,
en Las Montañas de la locura;
duerme con Poe en el rumiar 
de su Gato negro,
y delira en el caldo tenebrante   
de los Cantos de Maldoror 
del Conde de Lautréamont.
En el sopor del calor,
los gatos chillan en la piedra ritual
al estallido de sus tripas,
hendidas por la daga de jade.
Mañana hilos de sangre en las calles 
cundirán la ciudad de pánico

Foto propia, Piedecuesta al sur de la noche"