Páginas vistas en total

jueves, 31 de octubre de 2019

Ausencia









*Foto propia


La tarde huele a ti,
a naranjo en flor,
en la brisa que levanta alas
en las hojas de las ceibas
y de los caracolíes.
Más tarde lloverá,
y la lluvia caerá 
sobre los tejados,
inundando los patios
de la casa
como si llorara tu ausencia


miércoles, 23 de octubre de 2019

Cuánto puede un poema





*Foto intervenida







Creí que nunca me volvería a hablar, cuando le confesé entre nubes de rubor y vergüenza, que la quería. No se conmovió. Se quedó mirándome con un gesto indescifrable de Gioconda, y no sacó palabra alguna

Hoy, le dejé un poema, que me pareció hasta cursi, en la última hoja de uno de sus cuadernos de estudio, como para que no lo leyera:
"No me importa que me quiten la luz eléctrica/
si tengo una hidroeléctrica de luceros
en tus ojos."

Me va a matar, pensé, cuando cogió el cuaderno, y vi que pasaba hojas y hojas, y se detuvo en la última página, leyendo con interés el poema que le había dejado. Pero no. Levantó la mirada, me sonrió, y me mandó un sublime beso. Entonces, supe, cuánto puede la poesía por banal y cursi, que parezca


miércoles, 9 de octubre de 2019

Amargos

   







*Foto propia intervenida



La vida tiene sus amargos,
y los espacios de luz
pierden el sentimiento 
del color;
la esperanza se torna carcajada de payaso
en su rostro de albayalde;
y el beso va cediendo su peso de dulzura,
como si se besara a la misma muerte.
!Qué fría se siente el alma
en estas horas de indeleble dolor¡





sábado, 28 de septiembre de 2019

ÉPICA DEL DESEO










*Foto de archivo intervenida



Te hago con mis dedos,
en la curvatura de tus costas,
grávidas de golfos y bahías
de deseo.
Seducido por el espejismo de tus ojos,
eché mis naves en tus mares interiores,
mientras en tus pechos,
un magma de fuego
ardía en la punta de tus pezones.
Cuántas veces quemaron con placer
mis labios y mi lengua,
al ritmo de tu pecho volcán y suspiro,
delirio y ternura.
Te hago con mis dedos de deseo
llanura de tu vientre de espigas arcifinias,
Subiré a tu monte de Venus,
y entre su bosque de ramas oscuras,
sembraré un bosque de banderas blancas.
Lo que venga es ganancia,
al derribar la puerta de la gruta,
para que recalen en tu mar salado,
mis barcos de victoria

jueves, 19 de septiembre de 2019

CRÓNICA DE SOMBRAS Y DELIRIOS








*Foto de intervención



Dicen que -prácticamente- lo cecinaste, porque la crónica roja, enfatiza que " tras incontables puntadas, le fue abriendo el pecho hasta desangrarlo", y eso no es asesinar sino cecinar con sevicia para causar dolor.

No te disculpo, ni tampoco te juzgo, siempre fuiste un ser dolorido. Hablas de tus razones para matar al hombre que amabas indeciblemente, de esa manera tan dura y cruel; pero tus razones, no son precisas, infieren los delirios de una mujer atormentada por un dolor de siempre, y tuviste que imaginarte que otra distinta a ti lo besaba como si fueras tú, y estaba dentro de él sin ser tú, para hundirle en el pecho tantas veces el cuchillo, buscando matar ese dolor que siempre te ha perseguido como una sombra lábil e indeleble.

domingo, 8 de septiembre de 2019

Susurro









*foto intervenida


!Qué importan el tiempo y la distancia¡
La vuelvo a ver después 
de tantos soles
tantas lunas.
Tiene los mismos ojos
de profundo cielo,
y los mismos labios deseables
en la fruta de su boca.
No llevaba la faldita tableteada,
ni el cuaderno de apuntes,
donde algunas veces
le enseñé a hacer ensayos
!Qué importan el tiempo y la distancia¡
si me quedé en sus ojos
como un pez de ternura.
Esta mañana,
la sorpresa de su voz en el teléfono,
fue un susurro de brisa amanecida.


jueves, 29 de agosto de 2019

Sueño







*Foto intervenida




La tarde ha puesto el sol en tus ojos,
y una brisa  juega 
con las guedejas de tu cabello,
con la ternura de un niño 
que acaricia las crines de su caballito de madera.
El mar es una lámina serena 
mientras lo miras,
y  se cuela en tus ojos azules,
en un horizonte de barcas 
que el viento mueve sus velas
como si fueran bailarinas de papel
Luego el  mar y tus ojos 
se funden;
ya no hay horizonte,
ni barcas,
ni azul,
no estás.