Páginas vistas en total

miércoles, 9 de octubre de 2019

Amargos

   







*Foto propia intervenida



La vida tiene sus amargos,
y los espacios de luz
pierden el sentimiento 
del color;
la esperanza se torna carcajada de payaso
en su rostro de albayalde;
y el beso va cediendo su peso de dulzura,
como si se besara a la misma muerte.
!Qué fría se siente el alma
en estas horas de indeleble dolor¡





30 comentarios:

Carmen Silza dijo...

Carlos, vamos a por esos espacios de luz que nos ofrece el presente.
Y con esa cara de payaso, que le vamos hacer.
Y los amargos, vamos a dejarlos en el pasado, pero... cierto es
que no debemos cerrar los ojos ante tanta injusticia,
que hace a muchos besar la muerte.
Un placer leerte.
Feliz tarde.
Un abrazo

CHARO dijo...

Tristes versos sobre la realidad de la vida, hay que echarle mucho coraje para seguir adelante con optimismo y sin perder jamás la esperanza.Saludos

embrujo dijo...

Hola Carlos buenas noches, hoy tu poema es amargo pero hay esa pequeña luz que lleva la esperanza, ante la injusticia se prende el fuego eterno, de los pensares... FELIZ NOCHE BESITOSSSSSSSSSSS

Rita dijo...

Unos versos tristes y dolorosos, como la vida misma se muestra a veces. Un abrazo grande, Carlos

Sandra Figueroa dijo...

Que triste poema que lleva dolor en cada verso. Saludos amigo Carlos.

Dionisio Álvarez T. (DAT) dijo...

Con cuanto escalofrío Carlos, nos agitas en estos versos, que refleja esa desdicha que se asienta o nace de la tangible realidad de una desilusión.
Un abrazo

Lia dijo...

Esos momentos de tristeza, que nos asaltan a veces, la mejor forma de superarlos es retratarlos y dejarlos ir en un verso. Un besito .

CÉU dijo...

Hola, Carlos!

La vida es cruel, pero tiene también momentos agradáveis.
Tu escrito es amargo, pero es necessário acordar consciências.

Besos y dias felices.

La utopía de Irma dijo...

Desgraciadamente así es la vida con sus pros y sus contras, con sus luces y sus sombras pero siempre hay que agarrarse al lado bonito que nos ofrece, ya que pasa demasiado rápido.

Abrazote utópico, Irma.-

Isa dijo...

Hola Carlos, así es la vida; a ratos felices y a ratos tristes. Lo importante es pensar en positivo aunque nos persigan las desdichas. Y tener esperanzas en que siempre sale el sol.
Un abrazo enorme

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Amargos, muy amargos en verdad esos momentos, Carlos. Se siente un gélido aire de tristeza y dolor.

Abrazos.

Manuela Fernández dijo...

Tal cual.

lanochedemedianoche dijo...

La vida tiene esas cosas, pero su belleza en sí misma a veces duele.
Abrazo

Frodo dijo...

La vida tiene sus dulces, raros son esos días.
En lo agridulce esa carcajada de payaso, ese beso a la muerte, nos dice que de eso estamos hechos. Que por eso pintamos, por eso cantamos o escribimos. Para ver si por unos segundos podemos borrar el gusto amargo, y vos, Carlos querido, cocinero de poemas desde tu cubil colombiano, lo has loGRado

Abrazo grande maestro!

Eva S. Stone dijo...

Nada es eterno; ni lo malo.
Pasará pronto el mal trago.
Un beso animador.

Beatriz Martín dijo...

Mientras te leía , me iba acercando a mi Venezuela, que color gris agoniza mi esperanza, solo la fe me mantiene versos profundos, un beso Carlos desde mi brillo del mar

Julia dijo...

Hay tristeza y amargura en tus versos, pero también hay amor.
Un fuerte abrazo

Amapola Azzul dijo...

Qué bien describes el dolor.
Un abrazo grande.

Besos.

Graça Pires dijo...

Palavras de dor e muita melancolia. Mas muito belas!
Uma boa semana.
Um beijo.

Germán Ibarra Zorrilla dijo...

Precioso!!! Saludos desde Cantabria.

ANNA dijo...

Gracias por tu visita y comentario
Te admiro por la alegría que das al escribir
cuidate mucho
Besos

María Socorro Luis dijo...


Volverá la vida a sonreír y se hará olvido la amargura.

un abrazomuydulce, Carlos.

Kasioles dijo...

Entiendo tu poema, ya tengo mi experiencia (muy a mi pesar) en sentimientos de dolor.
Y en él me he visto reflejada según lo iba leyendo.
En esos momentos, cuando uno se siente engullido por un agujero negro, es incapaz de ver la vida de otro color, la ilusión y la esperanza se desvanecen y ya nada tiene sentido a tu alrededor ¡Menos mal que el paso del tiempo hace de bálsamo para curar heridas!
No quiero terminar este comentario sin darte las gracias por el tuyo, me encanta leerlos, los comparo con las cartas que tanto me gustaba escribir y recibir, ¡lástima que todo haya cambiado tanto! La juventud actual se está perdiendo cosas maravillosas que yo he disfrutado y a las cuales hoy no se les da ningún valor.
Cariños y buen fin de semana.
Kasioles

lanochedemedianoche dijo...

Hermoso tu poema, de una tristeza nostálgica.
Abrazo

Marina-Emer dijo...

También hoy yo te contesto afligida...no me lo ha dicho mi hermano hasta hoy para que no sufriera...ya que yo también lo oí por tele, un motorista fue arrollado y falleció en el acto,Dios mio...ese motorista era el hijo de mi hermano, hoy lleno de dolor hablamos llorando los dos abrazados y mi sobrina Ester yo la adoro y anoche me dio las buenas noches y me dijo que no se encontraba bien ...yo la vi llorar y la consolaba y que se acostara ,solo eran los dos hermanos ,como mi hermano y yo siempre juntos ...estoy muy triste y mi hermano no se si aguantará tanta pena .
Besos amigo...

Adelina dijo...

Sí… lo entiendo. Es como un alma aprisionada sin salida en un espacio oscuro. Un alma sin las alas que da el amor. Todo es gris, todo es plano y el beso frío, gélido, vacío de interés.

Me encanta todo lo que escribes. Un beso enorme.

Verónica Calvo dijo...

La vida tiene sus amargos y apagan la luz. Es todo como bien dices, Carlos.
En momentos así, no hay consuelo ni palabras.

Abrazo.

JLO dijo...

Se mezclan estos momentos con otros bellos que quiza son los menos pero que los hay. Pero los amargos son los que nos hacen escribir.

Vengo de la entrada conjunta con Frodo y me gustö tu comentario. Por aca me quedo...

Joaquín Galán dijo...

La vida misma Carlos,con sus altibajos y sus claroscuros.De otra forma,no sería vida sino un estado constante y aburrido donde todos los momentos serían iguales y sin alicientes posibles.

Encantado de volver por tu blog tras un periodo de descanso veraniego.

Un abrazo

Tesa Medina dijo...

Cuando llegan los amargos, no nos queda otra que hacer el duelo para que no se enquisten, airearlos para que se diluyan. Lo bueno que tienen las malas rachas es que también terminan.

En esta época de frivolidad extrema, Carlos, de escaparate, está mal visto sufrir, pero el sufrimiento forma parte de la vida, es inherente a la experiencia vital.

Los poetas sufrís el doble porque con vuestra extrema sensibilidad es como si caminárais por un camino de cristales rotos, pero tcuando llega el disfrute también es más intenso.

Amarra la esperanza al primer Noray que encuentres, Carlos, pues si se pierde... es muy difícil volver a ponerse en rumbo.

Me encanta leerte, poeta, aun con estos versos desesperados.

Un abrazo,