Páginas vistas en total

jueves, 30 de junio de 2011

Noche de menguada luna





La noche es una herida.

Sangra en la hoz de la menguada luna

que desgarra el canto de las lechuzas,

y degüella en el patíbulo de las ceibas,

la garganta de grillos enloquecidos.

Un viento helado galopa en el doble filo

de cuchillos que congelan el miedo en la piel.

Por eso,

un silencio de piedra se hace señor de los recintos,

las hojas de los almendros tiemblan dóciles

con el vaho de brisa ,

y el mirto desprende un olor fúnebre,

que se queda en la piel,

hostil y persistente.

Corre la tensión,

y una angustia que no tiene sosiego,

a la espera del balazo,

que agriete la noche,

con el primer !ay! de muerte.