Páginas vistas en total

domingo, 15 de enero de 2017

Vuelo

VUELO

Alguien quizás,
venga a rescatarla de su mirada vacía,
frente a la ventana.
Mira sin ver un horizonte 

de imprecisas coordenadas.
Hay un limbo en su cabeza,
esa frontera lábil entre la vida y la muerte.
Quizás leía a Camús,
empapada de un amor náufrago,
dolor de la distancia,
en esa página del sentido de la vida,
y ahora está ahí,
frente a la ventana
indecisa quizás
de volar como las mariposas
a la luz final
que ciega la mirada


La imagen puede contener: una o varias personas

viernes, 6 de enero de 2017

QUIZÁS






Quizás vuelva el beso,
y la luna en creciente.
Quizás susurres de nuevo en mis
nostalgias,
madrigales mientras
cae la lluvia.
Quizás seas la brisa
temblando entre los arces,
que me busca en las noches frías,
para entibiar mi cuerpo.
Quizás hayas saltado
las distancias,
para salvar este amor
de náufrago abandono.




Resultado de imagen para quizas  , duda de amor








martes, 27 de diciembre de 2016

De eróticas

Sus pechos saltaron
al embrujo de la luna,
como liebres ebrias de deseo,
y mi boca  en el lagar de sus pezones,
fue abeja laboriosa,
febril,
desgajando con el paso de las horas
arándanos,
y fresas de su piel encabritada.
Y de la humedad de su  gruta,
medusas,
algas,
lotos 
amanecidos
de agua
y sal.

*Pintura del desaparecido pintor hiper-realista colombiano, Darío Morales

desnudo-en-frente-de-ventanas-francesas-1973.jpg

domingo, 4 de diciembre de 2016

Poema para una canción de María Helena Walsh

Resultado de imagen para Nostalgia

Te cuento que ha entrado diciembre. 
Todos se quejan del arbolito y el alumbrado
 que no estarán este año:
 la inflación se tragó el salario.
A nosotros  nos importaban muy poco  esas cosas.
Bastaba  saber que habría unas buenas cervezas
en la barra de un bar popular,
y Mercedes cantando a María Elena Walsh,
en ese verso que nos enternecía:
"Porque me duele si me quedo 
pero me muero si me voy 
por todo y a pesar de todo mi amor,
yo quiero vivir en vos."
Cómo amábamos la vida
esas ganas de querer desde lo simple,
"salvajemente natural" como me  decías  oído,
que te quisiera, 
mientras afuera cundía un estropicio de música 
y  pólvora.
Por aquí llueve,
como si el cielo se desplomara a cántaros
Eso me da más tristeza,
y hace más profundo el hueco que quedó,
cuando  te cansaste de vivir,
y pudo más la muerte que tus rebeldías.
Aún no cesa de llover,
la tarde ha estado oscura,
quizás sea ya  noche.
Pero eso !qué importa¡
si en mi alma ya no amanece. 


sábado, 19 de noviembre de 2016

Savia


Entiérrame aquí,
cuando muera,
bajo el viejo magnolio
que está en el patio,
que quiero ser savia:
en su tronco,
en sus ramas,
en sus hojas,
nido de pájaros
en su cielo



*Foto propia: Museo Ramírez Villamizar, Pamplona

miércoles, 2 de noviembre de 2016

Las razones del suicida





  La primera que empezó a notarlo "raro" (y enfatizó esta palabra en el circulo de amigos que habían conformado para discutir sobre filosofía, arte y política) fue Rosaura. Algunos -ella lo intuía en sus miradas-pensaban que era pareja de Rogerio, pero su relación no iba más allá de encontrarse en algún café de la ciudad vieja, a tomarse un tinto o unas cervezas, y analizar los artículos de El viejo topo, que con semanas de anticipación, separaban en la librería de don Matías, el único librero que había lograda sobreaguar la crisis de la baja venta de libros con la aparición del internet, pues escasamente, llegaban de tres a cuatro ejemplares de la revista, dado su alto precio por los costos de importación.

 La preocupación cundió al grado de la alarma, cuando Rogerio, en las controversias al interior del grupo, se volvió monotemático con el tópico de la libertad absoluta como justificación de la vida, y no lo daba por agotado, tras haberse concluido que la libertad absoluta, era una entelequia, situación meramente ideal en la imaginación.

Entonces fue que se aisló, y se le veía en la biblioteca, indagando en los libros de los existencialistas franceses, Sartre y Camús, de manera febril sus posturas sobre la libertad y el sentido de la vida. Más en Camús, que había puesto en el terreno de realidad de novelas y dramas (El extranjero, Calígula), su enfoque sobre la libertad absoluta.


  Cuando la policía, llamada por los vecinos que sintieron quebrado el sueño por el frío pistoletazo de la madrugada, logró echar abajo la puerta del cuarto, lo encontró en un charco de sangre, la pistola agarrotada en sus dedos,y en la cama un libro abierto de pensamientos sueltos de Albert Camus. En la página abierta había subrayado: "esa carencia de una razón que justifique su existencia es lo que convierte al hombre en un ser absurdo y sin sentido...Sólo hay un problema filosófico verdaderamente serio, el suicidio. Juzgar si la vida es o no digna de ser vivida es la respuesta fundamental a la suma de preguntas filosóficas"

domingo, 23 de octubre de 2016

La casa





En la casa  los recuerdos aún
mantienen viva el alma,
con las macetas florecidas de geranios, 
claveles y siemprevivas,
y en el aroma de los nísperos en el solar,
anunciando la madrugada.
Por un costado de la casa miro con temor 
la ciudad moderna, 
avanzando amenazante 
con sus patas de hormigón 
sobre la ciudad vieja.
Sé que algún día echarán la casa abajo
y me sepultarán sus paredes caídas
en el más dulce de los recuerdos


*Foto propia: Casa Museo Moderno, Ramírez Villamizar, Pamplona, Norte de Santander (Colombia)