Páginas vistas en total

jueves, 13 de octubre de 2011

La ciudad



 





Voy por esta ciudad de buses viejos y sin metro.
En cada esquina una cantina olorosa a cerveza
y orines revenidos,
naufragio de penas y amores no correspondidos.
Voy por la ciudad, aferrado a mi chaqueta de cuero,
mientras bate una brisa fría, y miro las estatuas de
héroes que nadie recuerda,( si acaso por la malversación de fondos)
cagadas de mierda de palomas y golondrinas errantes.
La ciudad  anochece, y sus calles se hacen luz eléctrica;
hay que andar con el ojo pelado, es la hora de la putas y sus chulos,
del atraco con el cuchillo que la piel rasga.
Va de prisa el drakuin, lo espera el show de la noche,
la ciudad ahora es otra: la del vómito y la muerte.