Páginas vistas en total

lunes, 22 de noviembre de 2021

EL PAPA QUE ME GUSTABA

 






*Foto propia intervenida


De niño lo veía enfundarse los domingos en sus zapatos de cuero, brillantes como una charola, sus pantalones de tirantes que le realzaban la línea de los pliegues, la camisa blanca almidonada, la corbata de cuadritos, y el saco que le planchaban con amor, las manos esmeradas de mi mamá.

Adoraba los domingos, porque mi papá, en ese pueblo de piedra donde vivíamos, no nos asustaba como todos los papás del pueblo con el cuento de que a los niños callejeros, se los robaban los fantasmas de los indios guanes o el "calingas", un viejito baldado, que cargaba en un costal viejo, todo el mugre del pueblo para su casa, y nos llevaba donde Crisanta la vecina (tenía una tienda esquinera) a beber el masato más sabroso del mundo. Luego cogía calle abajo, por lo lados de la casa cural y la catedral - cercanas a donde vivíamos- en busca del único billar del pueblo, en la plaza principal.

Ese era el papá que me gustaba, y bueno,  siempre me gustó. No el de la cara adusta, severa de secretario de alcaldía que se ponía cuando entraba a la oficina, por los pueblo donde anduvo ganándose el pan, leyendo montones de papeles de demandas, memoriales, sumarios e infolios. Aunque ahora comprendo, que en un despacho público, donde tenían que dirimir algunos problemas civiles, penales y administrativos, que en esos tiempos, no trataban los jueces, y la ley los dejaba en manos de los alcaldes, para que los resolvieran, estos por ignorancia supina, se los chutaran a sus secretarios; y no era extraño que me dijera una señora, alguna vez, en una serenata, ya subida de tragos, "su papá en la oficina era un revólver, pero por fuera relindo. ¡Cómo cantaba¡.

Yo me quedo (y mis hermanas también) con el papá, que se quitaba las arrugas de autoridad, desfruncía el ceño, descolgaba el tiple, y calentando la voz con la gravedad de un Facundo Cabral, se conjuntaba con Expedito Santos y su guitarra, para cantar a dúo, ese bambuco telúrico de José A. Morales, "El delantal de la china,!" o el bolero inmortal, que puso en boga, el Trío Los Panchos: "Cosas como tú."

!Viejo¡ ahora sé de dónde me vienen esas ganas de cantar recio y de siempre, o las euforias cantarinas de mis hermanas cuando las coge el trago y la nostalgia



41 comentarios:

mariarosa dijo...

Que linda emoción recordar a un papá cantor y guitarrero, cuantas emociones debe guardar tu corazón de aquellos tiempos vivido y hoy añorados.
Hermoso relato, gracias Carlos por compartirlo.

mariarosa

Franconetti dijo...


Los recuerdos es el almacén de nuestras vivencia, me has emocionado con los tuyos, Carlos.
Es de agradecer que nos compartas tus sentimientos. Es una magnifica entrada.
Abrazo.

Albada Dos dijo...

Lindo post. Claro, es que ir vestido de frac no da ni quita humanidad. Los padres que sean humanos y buena gente

Un abrazo

Carmen Silza dijo...

Que hermosa prosa amigo, es preciosa.
Esos recuerdos de papa, las dos caras, según lo que se vivía.
Un papa así es para nunca olvidar, ni un solo día.
Feliz martes. Un abrazo

Macondo dijo...

Es un precioso homenaje a tu padre.
Un abrazo.

retazosmios dijo...

Que bellos recuerdos amigo mío, algunas veces sentimos ya no tenerles a nuestro lado para decirles todo aquello que callamos y, por desgracia se nos quedó en el tintero.
Un precioso homenaje con una fantástica prosa. Vaya por delante mi admiración Carlos.
Un gran abrazo y buen resto de semana desde este lugar llamado España.

Majo Dutra dijo...

Estimado Carlos, fue un placer leer tu agradable texto en el qual extrañas
los buenos momentos de convivencia con tu Papa en uno tiempo mejor ...
Un homenaje precioso, muy sentido y encomiable.
Ahora te conozco un poco mas ...
Tiene días bonitos y felices. Un abrazo.
~~~~

CHARO dijo...

Que bonitos recuerdos tienes de tu padre y cómo supo mantener esa doble personalidad tan necesaria pues en el trabajo era obligado tener ese porte serio y estricto y la familia necesitaba al padre alegre y cariñoso. Lo supo hacer muy bien.Saludos

A. dijo...

Que gran homenaje supiste hacer al papá que supo separar trabajo de familia!

Un abrazo

carlos perrotti dijo...

Me quedan las ganas de escucharlo, convencido de que le haces justicia con tan magnífico homenaje en relato...

Abrazo una vez más admirado.

Verónica O.M. dijo...

Un bonito homenaje para Él.
Con los años aprendemos a conocerlos mejor y a valorarlos como merecen.
Un gran abrazo.

São dijo...

Terno e lindo este teu texto sobre o teu pai : é bom ter memórias assim sobre uma das pessoas mais importantes da nossa vida...

Te abraço , Carlos.

Alberto dijo...

Al final las miradas vuelven hacia los padres.
Hay un libro titulado Ordesa de Manuel Vilas que también habla del asunto.
El faro que no cesa: elfaroquenocesa.blogspot.com

Isa dijo...

Hola Carlos, bello homenaje a tu padre. Qué bueno recordar tantas cosas vividas, al final intentamos ser parte de ellos y lo que vivimos con ellos. De ahí que te guste cantar y tocar la guitarra. Me ha encantado leerte y conocer más de tu familia.
Abrazos grandes

Luiz Gomes dijo...

Linda homenagem ao seu maravilhoso e querido Pai. Parabéns pelo seu excelente trabalho Carlos.

Sandra Figueroa dijo...

Que bonito recuerdo y ese era el papa que te gustaba, el mejor papa, no el hombre de oficina.... Lindo es recordar al viejo.... Saludos amigo.

Enrique T.F. dijo...

Pero que lindo relato, precioso, rebosando sentimiento. Cada frase es un regalo cuando te refieres a Él y tu texto, todo él, para guardar.
Hay, también, parte de esde precioso texto tuyo de hoy, es algo nuestro, seguramente algo de cada uno de los que tenemos la suerte de poderte leer.
Un abrazo muy fuerte.

Frodo dijo...

Alguien dijo que a los artistas hay que recordarlo por sus mejores obras.
Valga también eso para el recuerdo de un padre.
Buena entrada nostálgica, que me toca de cerca. Me diste ganas de escuchar a Facundo CaBRal o al Trío Los Panchos.

Abrazo grande amigo Carlos.

Alfred dijo...

Buen papá nos muestras.

Un abrazo.

J.P. Alexander dijo...

Hermoso homenaje a tu padre te mando un beso. Uno siempre se queda con los buenos recuerdos. Te mando un beso

eli mendez dijo...

No todos los seres humanos tienen la suerte de tener un padre de esas caracteristicas y no todos los padres , la de tener un hijo capaz de rendirle tremendo homenaje, tan sentido, tan colmado de amor, entendiendo sus vivencias y su tiempo.
Me parece muy tierno lo que has escrito y muy noble, aqui no hay dobleces, todo es natural, asi lo escribes, lo sientes y nos lo regalas tambien a nosotros querido Carlos , para disfrutarlo!!! Bellisimo!!!
Te dejo un abrazo enorme hasta tu patria!!!

Dionisio Álvarez T. (DAT) dijo...


El recuerdo que te aflora, Carlos, casi siempre alienta y enriquece, y al retomarlo líricamente, como bien haces, se afianza ese encanto que del pasado renace.
Un abrazo

Cabrónidas dijo...

Donde hay música hay alegría. Incluso en las más tristes melodías.

Tinta en las olas dijo...

Que bonito, uno siempre recuerda esas cosas pequeñas como las mas grandes del mundo, y ahí se quedan. Un abrazo.

Solo Yo dijo...

Me ha gustado muchísimo, y me ha hecho pensar que en el trabajo sobre todo cuando este es de responsabilidad, somos bien distintos.

Buen fin de semana.

Ricardo Tribin dijo...

Hermoso y merecido homenaje, querido Carlos Augusto.

Abrazos

Manuel dijo...

Una preciosidad este merecido y entrañable homenaje, que haces a tu padre; y me ha maravillado la forma tan dulce y perfecta con que has hilvanado su forma de ser, con lo cotidiano de ese pueblo de piedra.
Un placer siempre leerte, amigo Carlos.
Un fuerte abrazo.

SILO LÍRICO - Poemas, Contos, Crônicas e outros textos literários. dijo...

Carlos, que depoimento
Lindo e sentimental
De um amor filial
Cantando alto, ao vento
Em som sustenido, atento
À harmonia de um hino
Que evoca a voz do menino
Saudoso pelo seu pai
Que partiu, mas longe vai
Saudades de seu ensino.

Saudades da alegria
Que o pai alegre e cantante
Sonorizava ao infante
À luz que ainda alumia
A sua alma, vazia
Da presença, porém cheia
Do fogo que incendeia
A mais divina lembrança
Da alma de uma criança
Hoje adulta e a ela alheia.

Parabéns, meu caro irmão!
Pelo teu depoimento,
Eu, a tal morte, lamento,
Mas a vida é um curto vão
De tempo e é questão
De um mistério infinito.
Por isso, que a morte é mito
E a vida é misteriosa.
Feliz é, então, quem goza
De amor. E isso é bonito.

Carlos, parabéns por tua postagem maravilhosa inspirando no amor por um pai maravilhoso. Deus seja louvado! Abraço fraternal. Laerte.

Gustavo Figueroa Velásquez dijo...

Tu historia me ha cautivado y me ha llevado de regreso a mi infancia y a mi juventud, tantas cosas que tú narras que me recuerdan, también, como no, a mi padre, que en paz descanse, a mi madre y ese masato que ella nos preparaba que era una delicia; ay, Maestro, leyéndote, me he llenado de nostalgia.
¡Extraordinario relato... muy bello!
Te dejo un abrazo.

yonosoymillenium dijo...

me ha gustado esta historia

Juvenal Nunes dijo...

Um texto saudoso e evocativo a que faltou, talvez, um acompanhamento musical.
Abraço amigo.
Juvenal Nunes

Luiz Gomes dijo...

Passando para desejar um bom início de semana meu querido amigo Carlos.

Galilea dijo...

Qué belleza has escrito. Qué hermoso homenaje y cuánto sentimiento y cariño hacia la figura de un padre maravilloso.

Enhorabuena.

JLO dijo...

Una cosa es el trabajo y otra el goce de la vida, tu papá las sabía diferenciar bien y las disfrutaba a ambas... un abrazo grande!

Rainbow Evening dijo...

beautiful tribute to people you love....

thank you for sharing

José A. García dijo...

Siempre habrá padres y "padres".

Saludos!
J.

Graça Pires dijo...

Uma homenagem muito sentida aos momentos belos que recorda de ter passado com seu pai. Comovente o seu texto.
Uma boa semana com muita saúde.
Um beijo.

Somos Artesan@s de la Palabra dijo...

Qué hermoso relato. Me encantó lo que contaste y disfruté muchísimo de esos modismos propios de tu tierra que hacen diferente a tu castellano del mío.
Abrazos

lanochedemedianoche dijo...

Cuanta nostalgia entrañable sentí al leer este texto, recuerdos como los tuyos. Siempre mi padre fue el hombre más bueno, más integro, y preocupado por nosotros, sus hijos, el mío cantaba tangos y operas como buen tano, su vos resonaba en el barrio, y los vecinos se colgaban de la medianera para saludarlo y aplaudirlo, gracias amigo por tus recuerdos que se parecen a los míos .
Abrazo

Laura dijo...

Al leer el texto ha venido a mi cabeza una reflexión.
Apenas guardo recuerdos de cuando era pequeña, y mi padre no hacía más que trabajar, trabajar, trabajar...
que confundidos andamos con la vida para pensar que el dinero suplirá las emociones.
Hay cosas que no se pueden comprar (quizá debería decírselo a mi padre... pero creo que se lo tomaría mal)
Creo que me he ido un poco del tema, pero he pensado en todo esto.
Un abrazo.

Rafael Humberto Lizarazo Goyeneche dijo...

Maravillosa remembranza, Carlos, la nostalgia del ayer perfectamente enmarcada en los buenos recuerdos.

Un abrazo.