Páginas vistas en total

lunes, 2 de septiembre de 2013

Arados





      

Siento su presencia
hecha lama en la piedra que antes
era abrupta,
se pega y devora el mineral
como larva hambrienta;
el agua lame la herida 
y la cierra,
pero más puede el dolor,
abriendo surcos en el alma
con un arado de espinas.

24 comentarios:

la MaLquEridA dijo...

Un alma sembrada de dolor.


Besos Carlos.

Leticia dijo...

La herida mortal que hemos hecho a la naturaleza...
Beso Carlos

mónica pía dijo...

bendición poder escribirlo y hacerlo tan bello...

cariños!

Elsa Tenca-Mariani- dijo...

"DRAGANDO EL ALMA",como si eso dijeras,Carlos.
Profundo y bello !
Para mí,desgarrador.
Un abrazo.

María dijo...

El dolor del alma cuando llega suele ser tan potente que ni siquiera el agua que lame la herida lo puede curar, sólo es el tiempo el mejor aliado para ello.

Un placer leerte, amigo mío.

Un beso enorme.

Locaporlaluna dijo...

Dicen que el agua es el elemento más fuerte, pero el dolor le gana en crudeza. Excelente, amigo. Un abrazo.

Doris Dolly dijo...

Carlos..." Arados "

Surcos con heridas profundas, que cicatriza el tiempo si seguimos con esperanzas en el corazón.

¡¡ duelen tus letras !!

un beso

elisa lichazul dijo...

septiembre se hace arado parecido, y vaya como duele...

tus surcos no pasan indiferente , son vivas esencias de quien las hace voz

besitos y buena semana Carlos

Verónica O.M. dijo...

El dolor hecho poesía.
Un abrazo

Cristina dijo...

Un musgo imponente y verde cubre la blandura de piedra... que llora por dentro.

Gracias Carlos por tu encantadora vista, bella semana, besos.

RaindropsofSapphire dijo...

Hi! I really like your blog! I'm glad that I found it! It would be nice if you could stop by my blog sometime too (I'm from England) as I post my outfits, personal style, likes and much more :) :)

Raindrops of Sapphire

ReltiH dijo...

UFFFFFFF BROTHER, QUÉ AGRESTE MELANCOLÍA!!!
UN ABRAZO

Susana Jiménez dijo...

Cuando no hay cura hay que apreder a soportar y si vemos ese dolor emocional como un dolor fisico finalmente notaremos que tendrá que sanar , lo que no debemos permitir es que el dolor siembre semillas permanentes.
Un gusto leerte

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Gracias estimado amigo por tu alentadora presencia en mi blog, sin reparar en mi ausencia, motivada por los problemas que estamos afrontando aqui en mi tierra natal.

Un abrazo.

Idolidia Glez dijo...

Una corta estrofa que dice mucho.Muy bonito. Te invito a mi blog http://Idolidiaglez.blogspot.com Un cálido saludo

Ateliê Tribo de Judá dijo...

Se a dor é inevitável o sofrimento será sempre opcional...as dores da alma são reflexo de uma bagagem que poderia ser dispensada no começo da caminhada.
Beijos
Joelma

elisa lichazul dijo...

muchas gracias por tus huellas Carlos
abrazos y energías

Gala dijo...

A veces aunque la herida se cierra continua el dolor.
A veces, la cicatriz nos recuerda que hubo un daño irreparable.
Ni que se pula la piedra deja de ser dura, a pensar de las limas que se hagan sobre ella.

Besitos mediterráneos.

fus dijo...

Cuando el dolor se asienta en nuestros sentimientos el alma descansa al filo de un salvaje torrente.

un abrazo

fus

OZNA-OZNA dijo...

Infinitas gracias querido y admirado poeta por emocionar nuestros sentimientos con la suprema belleza de tus versos. Miles de besinos de esta amiga que te desea feliz fin de semana con inmenso cariño.

BEATRIZ dijo...

El alma es tierra fértil para el dolor, Carlos, como podría ser fértil para el amor.
Un texto bien logrado.

Un abrazo y que tengas buen fin de semana.

Gustavo Figueroa V. dijo...

Un mini y, a la vez, un poema muy grande que sangra nostalgia; él, amante aferrado al pasado siente, a quien fue su amada, pegada en su piel quitandole todas sus fuerzas hasta dejerle exangüe...esa es la constante del Ser humano.
Como siempre maestro es un lujo leerte.

Isa dijo...

Hola Carlos, cuando el dolor se incrusta es muy difícil curar las heridas, aunque el tiempo con sus lamidos y sus carias podrá ir cerrándolas.
Pocas letras que cuentan mucho y muy detallado.
Saludos y un abrazo

Marisa dijo...

Musgos de dolor se incrustan en las piedras de tus versos. Presencia y ausencia, a veces tan indisolublemente unidas en el dolor.

Un fuerte abrazo, Carlos.