Páginas vistas en total

lunes, 3 de noviembre de 2008


No importa la distancia,

ni que el mar nos separe,

si siempre vienes a mí,

en el periplo de una estrella,

en la nube de la tarde,

o en la brisa que se pega

a mi cara,

como un beso tuyo.