Páginas vistas en total

sábado, 28 de junio de 2008

Asomo

Asomo mis ojos
en la línea del horizonte
y no estás...
sólo la niebla de la desesperanza.


Variaciones

He asomado mis ojos
y sólo he visto
colgada de un árbol
la esperanza

martes, 24 de junio de 2008

Noche y son

Noche,
brisa,
luna,
ron,
salsa,
y,
vos
morena:
reina
de
la
pista,
y
del
son.

sábado, 21 de junio de 2008

UNA COLOMBIA QUE NOS QUEDA, O LA REIVINDICACIÓN
DE LA MUJER Y SUS LUCHAS
Se llama Linsu Fonseca y estuvo este año, en el café arte Kussy-Huayra de Piedecuesta, con motivo del Día de la mujer, para presentar su libro Una Colombia que nos queda. Estaba en mora de comentar sobre este texto que, también se ofrece en multimedia, logrado contra todas las dificultades que implica asomarse a los problemas del desplazamiento encarado por la mujer en Colombia, con sus luchas y el ejercicio del liderazgo para hacer que la justicia y la paz dejen de ser sueños y tomen entidad, haciéndose visible en el respeto de sus derechos, esencialmente, en el de igualdad de género.
Linsu Fonseca -prácticamente- se metió en el barro para cuajar esta investigación (financiada por La Agencia Española de Cooperación Internacional), sobre doce mujeres colombianas, de diferentes comunidades que, en el año de 2005 estuvieron nominadas por Colombia al Premio Nobel de Paz. Sus historias develan que son mujeres que han comprendido que sólo organizándose, y luchando por la satisfacción de las necesidades de sus comunidades, podían no sólo alcanzar el respeto a sus derechos esenciales, sino demostrar que tenían capacidades para liderar proyectos, y habilidades dirigenciales. Naturalmente, si hoy se destacan en sus comunidades, no ha sido fruto de lo gratuito. Hay caminos de dolor que han tenido que andar y desandar, para lograr lo que hoy son, y han conseguido para el alrededor social en el que se mueven.
Basta echar una ojeada a la vida de María Zabala Herrera, que como lo expresa Linsu Fonseca, fue con sus compañeras de "las primeras mujeres desplazadas que en Colombia lograron acceder a una reubicación de tierras", y que testimonian genocidios que a finales del ochenta y principios del noventa tuvieron ocurrencia en Córdoba, Antioquia y Chocó. María Zabala y sus compañeras de dolor por los familiares caídos en el grueso de las masacres, han erigido en Córdoba, Valle Encantado, para recuperarse de las heridas abiertas en el alma, y ayudar a "construir Una Colombia que nos queda".
De estas doce mujeres, Patricia Buriticá Céspedes, se ha movido en medio del sindicalismo, logrando la Secretaría de la Mujer y del Departamento de la Mujer en la Central Unitaria de Trabajadores (CUT); pero su papel más relevante, lograr una posición en la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación, como representante de la sociedad civil, para reclamar por los derechos de las víctimas y las mujeres que han sobrevivido a la confrontación armada. Es necesario que vuelvan al mundo social, pero por el desarraigo, es necesario ayudarles a construir uno nuevo que recupere las ansias de vivir.
Aún estas mujeres tienen la esperanza de ese "verde que te quiero verde" del poema, de un pais nuevo, con la Colombia que nos queda. De ahí su afán de aportar, como María Tila Uribe Jiménez y su hija, desde la alfabetización popular, en la edificación de ese país sin violencia, enfilado en el camino de un progreso con justicia social, que todos los colombianos anhelamos, y que es el mismo que ansían levantar, María Beatriz Aniceto Pardo, desde su liderazgo en la comunidad indígena de Tierradentro, Luz Perly Córdoba como abogada defensora de derechos humanos de comunidades campesinas, Rafaela Vos Obeso, apropiada de su investidura de Socióloga y Magíster en Ciencias Políticas, Hilda Liria Dominicó Bailarín, indígena embera-katio desplazada de Mutatá "tras el asesinato de su padre y su hermano mayor", en su rol de educadora y liderando trabajo social y comunitario en Medellín, Yolanda Becerra Vega, desde la Organización Femenina Popular de Barrancabermeja, en la educación y movilización de la mujer marginal para darle herramientas en la defensa de sus derechos, y formarla en la construcción de "proyectos de vida digna para sus familias", Nubia Castañeda Bustamante, coordinando La Ruta Pacífica de las mujeres, en el Chocó, movimiento en defensa de sus derechos humanos,Virgelina Chará, desde su liderazgo social en Bogotá con Asociación Mujer y Trabajo, a pesar de los reiterados desplazamiento forzados, atentados y torturas, Ana Teresa Bernal Montañez, premio Nacional de Paz, con su Asociación Caminos de Esperanza Madres de la Candelaria de secuestrados o desaparecidos, y Batriz Rodríguez Rengifo, desde su organización Asociación de Mujeres productoras de Cárnicos de Florencia, para extrabajadoras sexuales.
La investigación de Linsu Fonseca, Una Colombia que nos queda, es un texto esperanzador, con las historias de vida de estas doce mujeres, que a través de su trabajo social, político, y educativo, han empezado a poner las piezas del rompecabezas, para juntarlas luego, y armar el país que necesitamos: de paz y desarrollo humano, incluyente, apuntalado en una democracia fortalecida por la participación ciudadana.

Carmín

En tu boca
dejó el colibrí
el carmín de una rosa.

domingo, 15 de junio de 2008

ALFREDO MOLANO Y LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

Colombia - y no es una endemia pues latinoamérica sufre el problema - ha visto últimamente estrechar la libertad de expresión periodística en los medios, de manera sensible. Por una parte, influye la libertad de mercados, y para nadie es un secreto que los medios de comunicación son propiedad de multinacionales, que fuerzan a los periodistas a defender sus intereses económicos, y a soslayar los de pertinencia social y de las comunidades que, indudablemente, son los más. Por otra, las premisas unanimistas del gobierno, y su afán de desconocer la discrepancia, como si el mundo no hubiera evolucionado por contrastación y dialéctica, ponen un cerco al periodismo y a los periodistas que, se mantienen en esa ley de oro de obrar con objetividad e independencia en este oficio que lo caracteriza y lo define, la expresión libre y sin ataduras.
No extraña, por lo tanto que si antes, el director de la revista Soho, Daniel Samper Ospina, fue llevado hasta los tribunales de la justicia, para que se le juzgara por una foto artística sobre la última cena que según los denunciantes hería sentimientos católicos, ahora, el sociólogo y periodista de El Espectador, Alfredo Molano, sea encausado ante la fiscalía, porque en una de sus columnas habló e hizo de la crítica social del notablato de Valledupar, la capital del departamento del Cesar que, con espíritu feudal, ha mantenido el poder económico y político para sus propio pelecho, manejando a su antojo feudos electorales.
Relevante la posición que toma a favor de Molano, el vicepresidente, y columnista de El Espectador, Humberto de la Calle, cuando expresa "...que el único y verdadero título que invoco para escribir esta columna es mi condición de ciudadano severamente calumniado varias veces en el transcurso de mi vida pública. Pese a eso, pese a la cicatrices que he sufrido, y quizás precisamente por ellas, reivindico el derecho de todos a pesnar, opinar y expresarse, porque la necesidad de la sociedad de informarse libremente supera el riesgo de cometer alguna injusticia individual. No sostengo que ese derecho carezca de límites, pero el examen cuidadosa de la columna cuestionada permite concluir que corresponde al ejercicio legítimo de la crítica social, el cual debe ser protegido y arropado como elemento esencial de una configuración verdaderamente democrática. Creo que la libertad de expresión es la matriz de las demás libertades" *.
Alfredo Molano, es quizás de aquellos periodistas (a pesar de su formación de sociólogo), que mayormente, ha sabido interpretar el papel de periodista íntegro en sus comentarios y analista juicioso de la sociedad colombiana, pues, desde hace mucho tiempo, se ha metido en el barro de donde se generan los problemas que han mantenido insoluble el fenómeno de la violencia en Colombia: la tenencia de la tierra.
*DE LA CALLE, Humberto. EL Espectador. Bogotá. (Domingo 8 de junio de 2008), p. 50

jueves, 12 de junio de 2008

Ángel

Si das el salto al abismo
estoy perdido.
Vos,

amor
eres mi ángel.

martes, 10 de junio de 2008

Los infelices sin remedio

El nuevo día
!Qué duro es amanecer¡
Los temores de la existencia
muelen largas horas
de un miedo sin origen.
La angustia,
hecha de pedernales milenarios
aprieta el pecho,
en cada rincón,
en cada esquina de la vida.
Reina la congoja,
estrechándonos,
cada día que pasa
en una pequeña caja de cristal.
Al otro lado del vidrio
nos miran sin vernos,
no nos ven;
no tenemos el timbre,
ni la altura sonora de sus cantos,
no nos escuchan,
somos los infelices sin remedio.

sábado, 7 de junio de 2008

EDER Y JANETH: LLEGÓ QUIEN LLEVARÁ SU SANGRE



Se encontraron en tiempos de los buenos presagios. La luna henchida en las noches, entibiaba sus cuerpos ofrendados en el ritual de la boca que se afana en besos, y los nervios enfebrecidos buscan la piel del otro para sentirse vivos. Sabían que se necesitaban, y esperaban con ansiedad a que llegara la noche, después de la dura jornada diaria del trabajo, para contarse sus angustias, y entregarse fieros a las querencias, con la promesa siempre en la boca del no olvido.
Era un amor de raices perennes. Eso pensaban, blindado contra las borrascas y las tormentas, y tomaron el camino sin miedo a tropezar, por la ruta de los senderos bifurcados, y en la niebla de las malquistancias a las que no escapa amor ninguno, se separaron supurando dolor. Pero, los sentimientos pervivían, no habían muerto. Eran una herida abierta, y no bastaban los besos de otras bocas para cerrarla, ahora que cada uno, en las antípodas, buscaba el olvido del otro.

Estaba escrito en los viejos pergaminos druidas y celtas que el sendero de las bifurcaciones se haría un solo camino para que volvieran a encontrarse y juntaran sus voluntades como en la canción de Urraza :



Las penas serán de dos



las alegrías también



qué dificil caminar



por estos caminos solos.





Y ahora al reencontrarse, tras un largo trecho de soles y lunas caminados con espinas y rosas, han madurado el sueño de sus desvelos: el niño tierno y dulce, calor de sus afectos: su primer hijo. Eder y Janeth: llegó quien llevará su sangre.









Cara de domingo

Que broten nuevos sépalos
y atrás,
en el olvido
lo amargo,
ni siquiera sea un recuerdo.
Ponte el vestido nuevo,
que las campanas
saludan tu nueva vida.
Mira el sol
con espíritu de heliotropo,
que hoy tienes
cara de domingo.

viernes, 6 de junio de 2008

ARCO IRIS

La tarde,
límpida después de la lluvia
y un arco iris
inmenso en el cielo,
anunciando que la vida
vuelve a empezar.
SIEMBRA

La flor desmayó
sus pétalos,
y en el púrpura de su sangre,
goteando la tierra
crecieron flores de libertad