Páginas vistas en total

viernes, 26 de octubre de 2007

PAREMOS EL TERRICIDIO: POR UNA CULTURAL AMBIENTAL

El hombre hace parte del ecosistema más grande: tierra. Y, por ser entre la especie viva y el género animal, el más inteligente -dada su condición de racionalidad-debe estar -mayormente-interesado en la preservación del planeta. Acaso, a quién no le interesa mantener limpia la cama donde duerme, o en buen estado la casa donde vive? Sin embargo, pareciera no entusiasmarle la salud de la tierra. El mayor depredador y contaminador del planeta es el hombre. Arrasa monte a machete limpio, descuaja árboles a motosierra expedita, para colonizar tierras no aptas para la agricultura, que luego transforma en tierras para ganadería extensiva, sin reparar en el daño que sufrirá la tierra al incrementar el calentamiento global, provocado por la emisión de gas metano a la atmósfera, que despiden las bostas de los semovientes. No hay que negarlo: la ganadería extensiva es una de las que mayormente contribuye al calentamiento de la tierra. Por ello, hay que reorganizar esta actividad para beneficio ambiental, al igual que la de poner a marchar - urgentemente- energías limpias, que sustituyan o disminuyan el impacto contaminante de los derivados del petróleo.
Como se observa, no es fácil generar una política no contaminante, cuando está de por medio la petroquímica, que no sólo provee el energético fundamental para mover la industria mundial, sino que también, es materia prima esencial de productos esenciales. Luego, no basta crear una cultura ambiental el en concierto mundial de no polución, si los países que más contaminan y ensucian el planeta, no atienden los acuerdos y pactos mundiales sobre políticas ambientales, para no sólo prevenir la contaminación, sino bajar sus niveles.
Sinembargo, si se crea una conciencia ambiental (dígase también cultura), ante fenómenos como el deshielo de los polos, destrucción de glaciares (Colombia con estupor observa como dismuye considerablemente la corona de hielo de sus nevados), la presión mundial no sólo de expertos ambientales, sino de las gentes con sentido común, podrá ser mayor, y generar eco, para que los contaminadores, ante una consistente presión mundial, razonen sobre la necesidad !urgente¡ de adoptar una política ambiental, que pare el terricidio, a que conducen sus intereses crematísticos, antes que los de orden humano. De no ser así, la vida inteligente en el planeta tierra, tiene contados sus días.

1 comentario:

Anónimo dijo...

El calentamiento global y la carrera espacial.
Toda la carrera espacial esta muy bien, el progreso de la humanidad, genial e intelectualmente debe seguir adelante, pero hasta donde somos de inteligentes que queremos encontrar vida en otros planetas y a la vez estamos destruyendo la única vida que conocemos que es la que hay en nuestra propia tierra, que tan mas inteligentes somos que las personas de hace tres mil años, que le damos la vuelta al mundo (muchas veces sin ningún fin), en 24 horas, pero al hacerlo destruimos nuestro planeta mas y mas, ¿que tan listos somos? que no hacemos nada realmente efectivo para detener este rumbo hacia consecuencias ambientales catastróficas, fatales, apocalípticas, ¿No nos interesa nada el futuro de nuestros descendientes? ¿Pero y nosotros que? Ya iniciamos el pago de la factura del desarrollo desordenado, se avecinan hambrunas tan grandes que las de Etiopia van a parecer de juguete, el calor va en aumento, el mar nos guarda unas sorpresitas como maremotos, ciclones y su aumento de nivel, el cambio climático es evidente.¿Que pasa? ¿Que nos pasa? somos como el que pide prestado dinero y anda presumiéndolo y mal gastando, pero lo debe, asi estamos en este mundo, nos lo prestaron y lo estamos mal gastando y no nos darán mas.
Los industriales inventan cosas con el único fin de ganar riqueza, sin importarles el grado de contaminación que causan y lo que es aun peor a casi nadie interesa parar las emisiones de bióxido de carbono que nos esta sometiendo a un calentamiento global, que amenaza a corto plazo con el deshielo marítimo y el final de los grandes glaciales de Groenlandia y el Antártico junto con los mas pequeños de las cadenas montañosas de todo el mundo, trayendo como consecuencia este deshielo, el aumento del nivel del mar y la desaparición por el hundimiento de islas y grandes franjas costeras del mundo con todo y las mas grandes ciudades del planeta.
En este último año, el ejército y los científicos canadienses se llevaron tremenda impresión al encontrar o descubrir una evidencia dramática sobre un enorme resquebrajamiento importante en el casquete polar ártico.
La expedición encontró fracturas enormes en el hielo, mientras hacían un reconocimiento sobre el estado de inmensos bloques de témpanos en el extremo norte de Canadá. Una de las grietas tiene más de 16 kilómetros, justo en la plataforma de hielo, la más grande de la zona.
El cambio climático está afectando a todo el mundo, pero el calentamiento global ha afectado al grado de que desaparecerá el hielo en el polo norte y se podrá navegar allí, estas nuevas grietas, significan que la plataformas congeladas se está desintegrando mas rápido de lo que se creía, las piezas están juntas como un rompecabezas, pero podrían alejarse unas de otras. Tuvimos 23% menos (de hielo en el mar) el año pasado que como nunca antes y lo que le ocurre a las plataformas de hielo es parte de ese cuadro.
Los ojos de todos están puestos en lo que pase con estos hielos marinos, ya que el año pasado fue record de derretimiento en el Ártico.
Seguiremos cruzados de brazos viendo la destrucción del planeta o nos pararemos a hacer algo, (mientras no sea a seguirlo destruyendo), es una gran actitud la de los seres humanos que ya empezaron a corregir esta devastación, vaya nuestro agradecimiento y reconocimiento para ellos.
Antonio del Campo Gordillo. Junio 2008.