Páginas vistas en total

lunes, 7 de marzo de 2016

Amor de mariposas (cuento breve)


   Creo que fue por mayo, cuando tomaron la decisión de pasar unos días lejos de la ciudad, del estruendo del tráfico, el aborrote de los centros comerciales, y el trabajo fatigante, que no les daba lugar para sentir el revoleo de las mariposas en el estómago, de cuando se conocieron, y ese tiempo enlunado de los primeros días que hicieron el amor. 

   Querían revivirlo con la misma intensidad de los tiempos prístinos, en una islita antípoda, perdida del archipiélago malayo, y nunca se les pasó por la cabeza, que un tsunami -apenas desembarcados de un barco de cabotaje- borraría la isla del mapa, dejando insatisfechas esas ganas de amor con revoloteo de mariposas en el estómago.



33 comentarios:

Mily Murillo dijo...

Anda Carlos que me has dibujado las mariposas y la intriga, hermoso. Te dejo un cálido abrazo.

EL AVE PEREGRINA dijo...

Carlos, triste final de un encuentro deseado. La vida es sin lugar a duda... y siempre lo digo
la que lleva la batuta con sus acordes buenos y malos...

Un abrazo.

MuCha dijo...

Te entiendo
Cuando algo se ha muerto
no hay forma de resucitarlo
Abrazos

Elsa dijo...

Eran sólo mariposas virtuales.
Creo que ningún estado emocional tiene que ver con el paisaje externo.

Excelente cuento breve

Abrazo

Jo dijo...

Que poco dura ... Estremece siempre :)

Verónica O.M. dijo...

Cuánto mal hizo...
Un abrazo grande

Isa dijo...

Hola Carlos, un cuentito muy bonito aunque con final no grato.
A veces, aunque uno se lo proponga, si el amor se terminó o se fue de vacaciones, no importa lo que se haga por volver a rescatarlo. Todo tiene un comienzo y un final.
Saludos y abrazosssssssssss

Liliana G. dijo...

Los tsunami son impredecibles, por más lejos que nos vayamos, arrasa con todo, más todavía con esas mariposas en el estómago, ellas se quedan allí, inmóviles para siempre. Una excelente metáfora, Carlos.

Un abrazo enorme.

Teca M. Jorge dijo...

É o tal do desapego que nem sempre conseguimos...
Um beijo

Deray dijo...

Como en las películas, nunca segundas partes fueron buenas, pues todo tiene un principio y un fin.

Que buenas tus letras amigo.

Un beso y mi cariño Carlos

Elisa Alcántar C dijo...

es un espejo total
abrazos Carlos, muchas gracias por tus huellas

jackie dijo...

me identifico. Gracias por compartir.

MaRía [PieL] dijo...

No importan los lugares , lo que impera es el sentimiento ... o cuidas esas mariposas día a día con cariño y esmero o el tsunami se lleva los restos de un navío ya a la zozobra

muy buen texto y con mucha "miga"

Un abrazo con mucho cariño

y gracias por estar , y tus palabras

María

Taty Cascada dijo...

¿Por qué el amor tiene final?, quizás, porque las emociones son impredecibles y todos los días pueden ser un comienzo,porque nos vemos expuestos a un bombardeo incesante de nuevos caminos. Muy buenas las metáforas usadas, porque esos cambios son como: un verdadero tsunami que azota el corazón y arrasa con todo lo vivido, dejando escapar las mariposas que una vez revolotearon en el estómago con inquieta intensidad.
Agradezco tu exquisito y bello comentario en mi Blog. Eres un gran escritor y tus comentarios son un aporte muy valioso y preciado para mi.
Abrazos Carlos.

Mercedes Cardona dijo...

MERCE CARDONA. Dice, que inoportuno el tsunami, no respeta la ilusiones del los enamorados, no tiene compasión, parece como los mandatarios que pasan por encima de todo, con tal de llegar al poder. Gracias por leerem. besossssssssssssssssss

Alondra dijo...

De todas formas nada sería igual... Lo intentaron, eso es lo importante.
Un abrazo amigo

Rud dijo...

¡Carlos!
Ese es un cuento cruel; pero muy real.
Cordiales saludos, un abrazo

RECOMENZAR dijo...

dale animate celebremos la vida muchacho

Tesa Medina dijo...

Hermoso cuento, Carlos, lleno de lenguaje poético, como esos días enlunados...
A lo mejor fue "oportuno" el tsunami. Antes de descubrir que llegaron a tierra con todas las mariposas muertas.

Todavía les quedaba la esperanza de que las mariposas volvieran a revolotear como al principio, aunque me temo que esos momentos son únicos y no se repiten.

un beso,

Doris Dolly dijo...

Carlos ... que bonito es sentir esas mariposas,
contra viento y marea, hay que hacerlo realidad
a ese sueño, volver a vivir ese inolvidable momento,
no solo entre mariposas, con murciélagos tambien jaja
Me encantó tu romántico relato !!
Un besote desde Argentina.

María Perlada dijo...

Qué bello cuento has narrado poéticamente mi querido amigo Carlos, pero todo cabe en el amor y no siempre tiene buen final.

Me han encantado esas mariposillas revoloteando tan inquietas.

Un placer siempre leerte.

Un beso bien grande.

Maria Rosa dijo...


Un cuento que tiene mucho de verdad, en estos días ha sido el aniversario, cinco años, del Tsunami que destruyo tantos sueños y amores con la cruel realidad de una desgracia que parece un cuento.

Leo en tu cuento un homenaje a tanto dolor.

mariarosa

ReltiH dijo...

PIENSAS CON CREATIVIDAD.
ABRAZOS

Jova dijo...

Ay que triste, ellos con sus mariposas y la naturaleza jugando malas pasadas. Bonito cuento y final inesperado. Saludos.

Ángeles dijo...

Al menos fueron muy felices mientras navegaban a su isla perdida, y ese sueño de amor les llenaba el alma... y el tsunami, no les separó, les llevó a los dos al mismo lugar y juntos volvieron a sentir las aladas mariposas en el pais de los sueños.

Me ha encantado tu relato-cuento, Carlos.
Un saludo y gracias por compartirle.
Ángeles

Existe Sempre Um Lugar dijo...

Boa tarde, assim acontece, fazem-se planos para aumentar a felicidade e o inesperado acontece, foi o caso do tsunami que trouxe a infelicidade principalmente para as vitimas, família e amigos.
AG

maría del rosario Alessandrini dijo...

Un cuento excelente que nos habla de amor y de sorpresas, esas que nos dejan sin salidas, me encanto leerte Carlos.
Besos

Joaquín Galán dijo...

Fue mala suerte pero nos deja una enseñanza,sentir intensamente el amor no depende del lugar sino de la capacidad de amar que tengan los amantes.

Abrazos Carlos

María Socorro Luis dijo...

Tal vez el tsunami los llevó a un paraíso perdido donde todo es posible...

besos y caracolas

Deray dijo...

Venia a ver si habias publicado de nuevo y veo que no, asi que te dejo un abrazo y mis mejores deseos para el fin de semana ;)

Beatriz Martín dijo...

Carlos profundo y hermoso relato , si no hay un verdadero sentimiento pueden venir dos tres tsunamis no pasa nada tu finalme hizo recordar mi juventud que lindo cuando llegas a sentir esas mariposas , un beso desde mi brillo del mar

Locaporlaluna dijo...

Qué gusto entrar en la brevedad de tu lápiz maestro para deleitarme con tu talento, Carlos.
Infinitas gracias y besos.

BLANCA LIBIA HERRERA CHAVES dijo...

Tsunami, tsunami, que te robas las ganas con la garra de quien quiere la tierra poseer. Me gustó mucho tu relato. Gracias por compartir, siempre gracias.