Páginas vistas en total

domingo, 19 de enero de 2014

Utopías

UTOPÍAS (HOMENAJE AL POETA ARGENTINO,JUAN GELMAN)


Hoy la miro desde tantas grietas
porque la vida no es un llano,
donde respirar no fatiga.
Cada recodo tiene un sello de torre
almenada de amores y luchas seimprevivas
o muñonada por el tiempo y la lluvia
que amenazan ruina.
!Cuánto se construye¡,
o se viene abajo por la piqueta de los zapadores
que destruyen los sueños y utopías.
Hay en su mirada
-a pesar de las jaulas-
un vuelo de pájaros
Añoro su palabra porque fluye sin tropiezos,
y como el río no se enreda entre
las piedras,
las rebasa.
Ella nombra los caminos que hay
-debidamente-
qué recorrer,
para la vida justa,
allí,
donde el pan amasa sonrisas
y le pone mordazas a la muerte.
Yo le miro desde las muescas
hechas en las paredes de la casa,
señales de la existencia que no claudica
el sueño de construir con todos
los caminos;
a pesar de los esfuerzos,
los golpes,
los traspiés,
los triunfos
las caídas,
el dolor espiga
en cada siembra,
en cada beso
en cada día:
y aún la mesa
no está completamente
servida.
Foto: UTOPÍAS (HOMENAJE AL POETA ARGENTINO,JUAN GELMAN


Hoy la miro desde tantas grietas
porque la vida no es un llano,
donde respirar no fatiga.
Cada recodo tiene un sello de torre 
almenada de amores y luchas seimprevivas
o  muñonada por el tiempo y la lluvia 
que amenazan ruina.
!Cuánto se construye¡,
o se viene abajo por la piqueta de los zapadores
que destruyen los sueños y utopías.
Hay en su mirada 
-a pesar de las jaulas-
un vuelo de pájaros
Añoro su palabra porque fluye sin tropiezos,
y como el río no se enreda entre
las piedras, 
las rebasa.
Ella  nombra los caminos que hay
-debidamente-
qué recorrer,
para la vida justa,
allí, 
donde el pan amasa sonrisas
y le pone mordazas a la muerte.
Yo le miro desde las muescas 
hechas en las paredes de la casa,
señales de la existencia que no claudica
al sueño de construir con todos
los caminos;
 a pesar de los esfuerzos,
los golpes, 
los traspiés,
los triunfos
las caídas, 
el dolor  espiga
en cada siembra,
en cada beso
en cada día:
y aún la mesa 
no está completamente 
servida.