Páginas vistas en total

jueves, 9 de enero de 2014

Ausencia

Cuando llegue tu ausencia
beberé el agua de tu propia
calma. 
Estaré reclinado en la
vieja mecedora de palo 
y  de mimbre,
sin amargura alguna;
y como un niño que despide
su cometa de colores
te diré adiós
con el sabor
más dulce de los besos