Páginas vistas en total

martes, 29 de abril de 2014

RÌO

RÍO

Río despéñame
en tu torrente...
y en cada espuma de tus aguas
haz una fiesta con mi alma;
hazme rugido en el golpe
contra las piedras;
esparce mi cuerpo
en las orillas hecho arena,
pedacitos de piedra
que espejee el sol
cuando el verano aceche;
ponme bajo un espino,
como úrea que alimente sus
ramas,
y sus hojas...
suéltame en uno de tus bajíos
y hazme banco de rocas
donde los pececitos muerdan
el salobre de su alimento...
Río,
hazme río
en la esperanza de abrazar el mar.



domingo, 20 de abril de 2014

El boxeador de los guantes rojos


EL BOXEADOR DE LOS GUANTES ROJOS

Aquella noche cuando subiste al ring, no escuchaste la algarabía de la gente en ring side como otras veces. Sentías que algo andaba mal. Hiciste unos amagues, con los guantes rojos, con los que siempre peleabas, y diste unos saltitos alternos para calentar el cuerpo; te quitaste la bata negra con bordes dorados, y fue cuando reparaste en la mujer de ojos azules, que en la mesa de los comentaristas de radio y televisión, también te miraba, a pesar del disimulo de estar tomando notas en una pequeña libreta.El anunciador, presentó a cada una de las esquinas, y sonó la campana para el primer round, y supiste que el rival era un fajador duro, porque intentaste sacarle el aire cuando se abalanzó como una fiera, tirándote directos a la cara, y cerrándote el paso, para quedar casi cuerpo a cuerpo. ¡Vaya¡ si resistía tus ganchos al hígado, enconchándose como un caracol en su cascarón, bajo tus brazos, cada vez que errabas directos a la cabeza; pero ya lo tenías con tus jabs a la cara, que le hacían daño, y cuando fuiste a sacar el uppercut para rematarlo junto a las cuerdas de su propia esquina, viste a la mujer de los ojos azules relampaguear su Olimpus, debajo del ring, y en un par de segundos sentiste ese golpe seco en la oreja izquierda, que te tendió en la lona, y te dejó sordo para el resto de la vida


jueves, 17 de abril de 2014

Sin Gabo. !Jueputa¡ me quedo sin palabras

SIN GABO. !JUEPUTA¡ ME QUEDO SIN PALABRAS

Se me encoge el alma como el fuelle triste de un acordeón. Duele la muerte de Gabo el entrañable. Por él y el Nadaismo, abordé la palabra en el cuento y la novela. Él que quería para este país, ese Macondo siempre en guerra de sus Cien Años de Soledad, una suerte diferente a la del desafecto de quienes han asumido la imbecibilidad del poder, como una política de exclusión. Si algo llevó a Gabo, a vivir en ese exilio voluntario, pero al fin exilio en México, fue la arrogancia de un poder para el desafecto, y el olvido de lo humano. 

Turbay, trató de manosearlo con su política de la Seguridad Nacional, buscando involucrarlo, en eso que ahora llaman eufemísticamente "falsos positivos". Duele que el Nobel no viviera en su país, pero es que la política en Colombia, la del desafecto, lo desarraigó. Gracias, México por acogerlo.

Quizás por eso sea profética su célebre y escatológica frase en El Otoño del patriarca, para este país de idiotas útiles, en que se ha convertido Colombia: "el día en que la mierda valga, los pobres nacerán sin culo". No tenemos redención. Estamos condenados a la maldición del último de  la generación, con cola de cerdo, de sus Cien Años de Soledad !Jueputa¡ Me quedo sin palabras. 

viernes, 11 de abril de 2014

Memorial de los tiempos

MEMORIAL DE LOS TIEMPOS
Resbala la lluvia
se humedece la tarde.
Gente que corre,
cabellos
y rostros mojados,
buscando un alero donde guarecerse.
El niño que habita en mi
recuerda el patio de geranios
y la lluvia Impenitente
cayendo
sobre los cadáveres
de la masacre.

viernes, 4 de abril de 2014

Entre realidades y sueños


La noche en un silencio que pesa como cemento de hormigòn armado.La mujer se agita en un sueño de endriagos angustiada, pero no despierta. Un disparo seco hiere la mudez de la noche.Ella en su sueño no puede detener la zozobra del barco en la borrasca. Y, el hombre cae camino del puerto, por la bala que marchita la flor del reencuentro.