Páginas vistas en total

viernes, 23 de marzo de 2012

Despecho




Él la navaja más certera de las islas del Caribe, el puño más bravo de los bares de muerte de las Antillas mayores, el sueño apetecido de sábanas mojadas, de las más briosas putas creolé de las Bahamas, ahora era menos que un despojo humano de barba cana, ojos amanecidos, y un tufo de albañal por culpa de aquella mujer que le ganó el corazón en las faenas del amor, y un día lo dejó por el hombre de mar que la hacía sentir cosquillitas en el estómago, cuando  de babor  a estribor, le hacía el amor, en medio de los cabos y cuerdas de la cubierta de su barco andariego.