Páginas vistas en total

viernes, 13 de enero de 2012

Rehilete al sol


































La nostalgia del primer abrazo,


esa sonrisa suya con la alegría


de un rehilete al sol.


Después la vecindad de sus muslos,


faldita al vuelo


y sus adorables panties apretados


a la bondad de un angélico pubis,


mientras mis labios aprietan los suyos


en un beso que es ternura,


en un beso que muerde,


en un beso que enrosca su lengua,


y abre la bahía de sus piernas,


al culmen del placer.