Páginas vistas en total

martes, 26 de junio de 2012

Entre tangos de despecho (3)


ENTRE TANGOS DE DESPECHO (3)*

Lo vimos como fue hundiéndose en un abismo de inefable dolor. En las noches, aislándose en un rincón del bar, bebía el aguardiente más fuerte, buscando quemar la pena de lo que él -a quien nunca se le escuchó decir una palabra pedestre-llamaba perfidia. Cuando salía de su mutismo, y compartía alguna copa, tratábamos con ese espíritu de psicólogos de cantina, de aconsejarle que la dejara, mujeres es lo que hay; ella no le conviene, y si lo traicionó una vez, lo va a volver a traicionar, y él que aún la amaba, se levantaba de su silla, dando trancos, los ojos encharcados, e hipando para rogarle a "farolito", el guitarrista e intérprete de tangos del bar que le cantara:

No me hablen de ella...
si vivo en sus besos un mundo mejor,
las cuatro paredes que encierran mis horas
son en su ternura un nido de amor.
No me hablen de ella...
porque es un pedazo de mi corazón,
la quiero y si un día precisa mi sangre,
mi sangre y mi vida por ella la doy.

No me digan nada, no manchen su nombre,
mañana es la vida, ayer se pasó.
Si errar es humano, nos dijo el poeta,
perdonar es divino y esa es mi razón.
Ella es el puñado, mi credo y mi fe.
Por ella yo errante gorrión callejero
al besar su boca la jaula busqué.

*NO ME HABLEN DE ELLA
Letra de Jorge Moreira
Musica de Jorge Moreira

20 comentarios:

Remedios la bella dijo...

Me ha gustado esta serie de relatos de tangos de despecho. Qué bien entretejes el tango, entre sus mùsculos narrativos. Un beso

Fay Gwillyon dijo...

Ay!! el amor, tan complicado lo hacemos nosotros los hombres, es tan sencillo amar y dejarse amar.
Tango de bellas letras y de un amor intenso.
Mi saludo cordial mi apreciado amigo.
bss

RECOMENZAR dijo...

Que bello el poema y la foto

mariarosa dijo...

¡¡Que lindo!!

Es un tango hermoso, y el texto que lo acompaña es una belleza. Muy bien Carlos.

mariarosa

Poetiza dijo...

Hola amigo, bello poema. Me facinan los tangos de despecho. Cuidate.

EL AVE PEREGRINA dijo...

Carlos,el tango es meloso y como tal ayuda con ese granito de arena...a encender la chispa del amor...
Bello relato.

Un abrazo, desde Galicia.

M.Flores dijo...

Me gusta tu blog y lo que escribes.
Saludos.

Leticia dijo...

Pues... nada Carlos, que el instante de un momento en una vida, ha quedado para siempre inscrito en tu narración, ágil, breve, cuyo tema evidente invita al arte de la musica a ser un paliativo del engaño,. Una postal del desconsuelo.
Saludos desde la orilla del mar frente a la Bahia de Cortés.

Sneyder dijo...

Espero que pueda entrar mi comentario,lo he intentado varia veces.
El tango tiene esa carencia melódica y sensual que atrapa al escucharlo.


Un cálido abrazo

Jéssica Vilardi dijo...

Me fascina ese panorama de los bares y el típico despechado que va a ahogar sus penas. Con esta idea y cultura infalible, se han creado grandiosos temas. De repente me acordé de ''la copa rota''. Me parece que hiciste un gran empalme, la descripción del despechado cuando se levanta de la silla, ignorando los consejos de sus allegados. Una gran elección la letra de aquel tango.

Y algo diminuto pero que importa: ''Lo vimos cómo fue hundiéndose en un abismo'' Se te escapó la tilde del como :p

Me gusta seguir viendo más de esto, las fusiones tan bien logradas que haces con la música, de hecho, como ya sabemos, la ,música también es poesía.

Un enorme abrazo y gracias por tus comentarios.

la MaLquEridA dijo...

Que no le hablen de ella que muere en cada nota de tango triste.

Isa Ramos dijo...

Hola Carlos, bello el texto. Cuando una mujer pellizca el alma a un hombre, por mucho que le haga incluida la traición, no se le irá de la cabeza. El amor es así, uno se ciega y no quiere ver más allá de lo que ama.

Las letras del tango son preciosas.
Por muchos consejos que nos den, si amamos de verdad, la ceguera no nos deja ver la traición.
Bella la foto
Saludos y un abrazo fuerte

Gabriela Amorós dijo...

Me gusta tu prefacio, lo que pones de tu cosecha al tango, vas encauzando el camino, enmarcando la situación y a nosotros en ella, para que respiremos de tu mano la pasíón desatada que a continuación compartes con esta magnífica letra (y música) de Jorge Moreira. Gracias por depositarnos estas bellezas.

Un abrazo fuerte.

OZNA-OZNA dijo...

mil gracias querido y admirado poeta por obsequiarnos con la suprema belleza de tus letras impregnadas de meloso tango. Muchos besinos con todo mi cariño y admiraciòn.

ReltiH dijo...

UFFFFFF, ESTA SERIE DE ESCRITOS TUYO, SÍ QUE ES ROMPE ALMA!!!!!
UN ABRAZO

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Hola, Carlos:

En cuestiones de despecho siempre habrá mucha tela de donde cortar, para la muestra un botón. Este tango y tu relato lo dicen todo.

Creo que comienza así:

"No gasten palabras ni pierdan el tiempo
hablándome de ella porque ella es mi amor.
Qué importa si viene de un triste pasado,
yo también regreso de un mundo de horror"...

Un abrazo.

David C. dijo...

que intenso.

Diana Ƹ̴Ӂ̴Ʒ dijo...

Nadie manda en el corazón, pase lo que pase, digan lo que digan, el amor es más fuerte que todo aquello que lo contamina.

Muy sentidas letras de aquel tango.

Abazos alados, querido Carlos!

Realidad y Ficción dijo...

Es bello el tango, tanto sus letras, como su música y su danza. Un arte completo que recorre todas las emociones y pasiones, las infinitas historias de amor y desamor. Amor, Vida y Muerte parecen confabularse en el Tango y por ello siempre es una expresión intensa de la naturaleza humana. Además es una manifestación que no se ha anquilosado, está siempre evolucionando sin dejar de preservar sus raíces.

Muchas gracias por tu visita a mi blog y por el comentario muy aportador que me has dejado, lo valoro y lo considero.

Mis besos!

memetika dijo...

Qué bello, me imaginé todo el ambiente. Ganas me dan de conocer esos lugares, por el bien del buen beber.
Un saludo!