Páginas vistas en total

viernes, 23 de marzo de 2012

Despecho




Él la navaja más certera de las islas del Caribe, el puño más bravo de los bares de muerte de las Antillas mayores, el sueño apetecido de sábanas mojadas, de las más briosas putas creolé de las Bahamas, ahora era menos que un despojo humano de barba cana, ojos amanecidos, y un tufo de albañal por culpa de aquella mujer que le ganó el corazón en las faenas del amor, y un día lo dejó por el hombre de mar que la hacía sentir cosquillitas en el estómago, cuando  de babor  a estribor, le hacía el amor, en medio de los cabos y cuerdas de la cubierta de su barco andariego. 

19 comentarios:

Rosa de los vientos dijo...

Carlos,le había leído a Gabriel garcía Márquez, en El otoño del patriarca, utilizar frases largas, sin punto. En este cuento aplicas esta técnica, para afianzar la historia de un marino despechado. Un beso grande

EL AVE PEREGRINA dijo...

Carlos, triste historia la del pobre despechado...Se suelen ver en muchos rincones, por desgracia.La vida la complicamos por no pensar en los pros y los contras...aunque aveces llegan por si solas.

Una gran reflexión.

Un abrazo.

El viejo parce dijo...

No joda, no había leído un cuento escrito de una sola tirada. Buen relato, parcero. Un abrazo.

Luís Coelho dijo...

Lá ou por aqui, em África ou na Ásia haverá sempre pobres e muita miséria exposta na berma das estradas dos nossos dias.

Romper essas cordas e domar esse mar torna-se ainda mais difícil por causa da maldade e podridão dos políticos.

mariarosa dijo...

Que pena, que no se quisiera Él un poquito.
Un fin trágico de muchos seres, hombres y mujeres, que al perder el amor de su vida, se dejar morir en vida. Bellos versos, siempre es un placer leerte.

mariarosa

Mina dijo...

Vaya, buenísimo texto, algo que no debemos dejar que nos invada.
Me ha gustado este escrito. Gracias

María dijo...

Después de tantos años leyéndote y me acabo de dar cuenta que no tenía tu blog como seguidor, soy la mar de despistada, Carlos, acabo de subsanarlo, perdóname.

Cuando se llega a sentir el abandono de alguien a quién tanto se ha amado, se puede llegar a sentir un vacío muy grande, y el corazón rasgado en mil pedazos.

Un beso.

MORGANA dijo...

Carlos ,a veces el amor suele destrozar tantos corazones, que se pierde el rumbo de la ruta.
Triste pero muy real.
Mi beso.

Gustavo Figueroa V. dijo...

El desamor golpea y desequilibra hasta al más fiero de los bárbaros, como sucede en esta historia que aquí nos dejas.
Genial mi estimado compatriota.
Saludos.

OZNA-OZNA dijo...

triste historia la de este pobre hombre despechado, cuantas hay y habrá pues el amor a veces suele jugar malas pasadas. Besinos y feliz inicio de semana querido y admirado poeta.

Gilberto Cervantes dijo...

Wow!! Algo grande y hermoso me estaba perdiendo, y que historia acabo de leer!! Hola Carlos!! Me gustan tus letras y me quedo si me lo permites. Te invito a un cafe en mi blog.

Saludos

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Hola, Carlos:

Un gusto conocerte y poder disfrutar de tus escritos, todo gracias a este maravilloso mundo virtual.

Muchas gracias por visitarme, ojalá sigamos en contacto.

Un abrazo.

Isa Ramos dijo...

Yo juraría que puse un comentario pero se ha perdido por la nube.
¿Dónde irán a parar lo que se pierde por la nube?
Tiene que haber montones de palabras y mensajes perdidos sin encontrar su destino. Tal vez se agarren a una estrella o tal vez viajen con la luna.

A lo que vamos, una pena llegar a esto, pero el ser humano es así. Cuando nos tocan los sentimientos, cuando llega el desamor, o se es muy frío y se tira para delante, o se pierde uno entre el alcohol o otras drogas.
Él hombre estaba en la cima y una mujer lo derribó. No deberíamos de permitir que ni a mujeres ni a los hombres, nos afectara tanto esto del desamor. Pero... la mente es muy traicionera y se puede llegar a esto.

La foto muy buena porque capta todo el sufrimiento del ser humano, y a lo que nos puede llevar el alcohol o cualquier otra droga a ser nuestro compañero de viaje en la más triste soledad.
Saludos y un abrazo

Amanteceres dijo...

Nostálgico, pero bellísimo…
La imagen es ideal.

Un beso desde mis Amanteceres.

ReltiH dijo...

ASÍ SON LAS COSAS DEL AMOR; ELLAS NOS ABRUMAN!!!
HOY ESTAMOS EN MONTEVIDEO. MUCHAS GRACIAS HERMANO POR SU CONTINUO APOYO.
UN ABRAZO

Patricia dijo...

Pobre soledad, cuantos mueren en vida por un amor, lo supiste plasmar en letras que dejan para reflexionar.Me gusto,
saludos,

medianoche dijo...

Así pasa la vida, unos sufres otros aprovechan, triste para muchos.

Besos

Gala dijo...

Hay quienes no superan los golpes que la vida le da al corazón.
Y es que los hay que de poco no te matan, aunque seguro que para la persona en cuestión tal vez hubiera sido lo mejor.
Siempre queda más romántico morir de amor...
Que duro tu minirelato de hoy...cuanta soledad y tristeza.

Besitos mediterráneos.

Jéssica Andrea Vilardi dijo...

Me fascina cómo lo pintas. Y creo que es oportuno que mientras lo leía estuviera escuchando: cuando me hablan del destino del maestro Sabina. Cómo da la vida un giro de tuerca, cómo da varios y en la mayoría de los casos a la víctima poco le gusta hablar sobre su próximo paradero.