Páginas vistas en total

domingo, 18 de septiembre de 2011

Erótica del ascensor









Habían acordado encontrarse, en eso de las diez la mañana, hora muerta, en el antiguo centro comercial, La Alquería, que quedaba al norte de la ciudad. Esperarían, cerca al ascensor del ala izquierda, que conducía a las salas de cine, en el cuarto y quinto piso, y a una terraza-bar del sexto. Lo habían estudiado todo, sin dejar detalle alguno.
A esa hora no había movimiento fluido de gente en el sector. Ella, opinaba, que el ascensor les caía como anillo al dedo. Era perfecto para la fantasía que aún les quedaba por satisfacer, entre las tantas aventuras eróticas vividas, desde que se conocieron en una lunada, y él con su gitarra y las canciones de Serrat, la mujer que yo quiero no necesita, boleros de Manzanero, esta tarde vi  llover...vi gente correr, y trova de  Milanés, de qué callada manera...se me adentra... le pellizcó el corazón. y unas ganas indecibles de irse con él a la cama.  
En la noche, él no logró conciliar el sueño. Siempre le pasaba lo mismo, la víspera de cada aventura. Su imaginación se enfebrecía, y un desasosiego porque llegara el momento, lo invadía de manera inclemente. Al fin, pudo quedarse dormido, en un sueño apacible, casi cercano al canto de gallos.
A las diez, ella de chaleco y faldas, él de bluyín y chaqueta de cuero, abordaron el ascensor, programándolo sin paradas en los pisos, directo a la terraza. Adentro de la caja, ella sintió un frío grato, que le entraba faldas arriba, y se acordó que no llevaba panties. Él besándola hasta el ahogo, la abrazó y dejó caer sus manos como zarpas en sus nalgas rotundas . Ella sintió cómo se le erguía el sexo bajo la bragueta, , mientras el ascensor ascendía, y la temperatura de sus cuerpos se tornaba en una hoguera. Fueron subiendo, sin la noción del tiempo y el espacio, en una nata espesa de placer. Pero les extraña, que el ascensor no haya parado en el último piso, el de la terraza-bar, y les angustia esa sensación de ingravidez, como si la caja del ascensor en la cual hacen el amor, flotara en un vacío sin término ni confín.









22 comentarios:

Remedios la bella dijo...

Me gusta el cuento...porque del erotismo, lo lleva a uno a otro estadio...eso de la flotación...me hace pensar en ciertos cuentos de Cortázar.. Un abrazo

soylauraO dijo...

Buen remate. En ascenso en ascenso en ascenso ¡Uy!
http://enfugayremolino.blogspot.com/

Duna dijo...

Me encanta como lo has descrito. Todo en ascenso hasta el infinito.
Un beso ;)

Gala dijo...

Un momento en el que no existe el tiempo... ingravidez de los cuerpos en el sentir pasional.

Muy sensual la entrada... una pasión irrefrenada.

Me gustó el final.

Besos mediterráneos.

Verónica dijo...

¡Me ha encantado! que no salten demasiado en el ascensor, podría caerse.
La verdad es que no me gustan demasiado (los ascensores)
Besos, muy feliz semana que empieza

Mina dijo...

Un ascenso que eleva las sensaciones hasta tocar el cielo, a donde lleva este relato tan envuelto de fantasías, encantador.

Besos

Gabriela Amorós dijo...

Es una mezcla emocionante y atrayente la que has conseguido con tu relato, placer eróticamente preso en la angustia de una inquietante levitación que hace a los protagonistas interrogarse la causa mientras se entregan al gozo.
Intenso e interesante estado.

Un abrazo enorme

Carlobito dijo...

Qué linda fantasía, me gustó mucho el repertorio musical que el utilizó para conquistarla... realmente suena infalible.

La fantasía del ascensor es tentadora, lástima que en mi ciudad los edificios sean tan pequeños :)

Saludos amigo

sedemiuqse dijo...

Es que el ascensor con eso de que sube y baja...

Besos y amor
je

RELTIH dijo...

UFFFFFF, QUÉ FULERIA DE RELATO. FULLL EROTISMO.
UN ABRAZO

OZNA-OZNA dijo...

bellas y eróticas letras nos regalas sensible poeta, besinos de esta amiga admiradora

la MaLquEridA dijo...

No sentir nada o sentir todo en el momento del mutuo placer.

Me gusta lo que has escrito pero el final me dejó un desasosiego, me dan miedo las alturas.


Un beso Carlos.

Mar Vasquez. dijo...

Excelente narración, mis felicidades.
Éxitos, -Mar.

mariarosa dijo...

Muy bueno.

Me gustan estos cuentos y sabes, yo le pondría mi nota, pero se rompería el erótismo. Imagina si en ese momento gritan a duo la frase de la peli Toy story:
¡¡Al infinito y más allá...!!

Un beso y perdona mi humor.

mariarosa

Poetiza dijo...

Hola amigo, magnfico relato lleno de erotismo. Siempre en ascenso el placer y el ascensor pero sin llegar a su destino. Besos, cuidate.

MÓNICA GUDIÑO dijo...

preciosa historia, me ha gustado la manera de danzar entre tus letras...
un besito

Ricardo Miñana dijo...

Buena narrativa, llena de
sensaciones.
un abrazo.

Liliana G. dijo...

Venía encantada con la aventura en el ascensor, y ese remate me dejó tan impactada como a los protagonistas. Desde el momento en que se "extrañan y sienten angustia", han dejado de "ser", ya no están haciendo el amor en este plano. Un cuento con final abierto para que el lector se quede pensando cuándo y cómo fue el quiebre.
Estupendo e inquietante, Carlos.

Besos.

Sneyder dijo...

Un trayecto lleno de excitadas sensaciones…
Una entrada muy sensual…

Un beso

María dijo...

Ascender hasta sentir la piel erizada.

Un beso.

David C. dijo...

Muy buen relato, sólo de imaginarlos volando por los aires y haciendo el amor .... que alucinante.

ArteDeAmar dijo...

Me ha gustador leerte, imagenes claras que fui viviendo mientras te leia, erotismo sutíl.
Te seguire para continuar deleitandome con tus letras.
ArteDeAmar