Páginas vistas en total

martes, 21 de diciembre de 2010

Antes


En la película rodando segundos en su mente, los dos desnudos en el cuartito aquel donde agotaban la ansiedad de sus encuentros furtivos; esos segundos antes de que el hombre del guante negro jalara el gatillo, y !pum¡, una reventazón de sesos , sangre y huesos, alargándose sobre el piso como un extraño arabesco.