Páginas vistas en total

domingo, 12 de abril de 2009

JOSEF KHAL Y SUS POEMAS ENTRE ANDANTES, OPUS Y SONATAS, EN LA TERTULIA TRAS LAS HUELLAS DEL POEMA









Ya había estado en ésta tertulia que como los gitanos va de albegue en albegue, cuando el Centro Cultural era uno de sus refugios. Ahora vuelve a TRas las huellas del poema, Josef Khal, manteniendo en sus versos el espíritu musical de aquellos primeros, donde arpegios y lirismo, se mezclan para hablarnos de una poesía intimista, donde muy bien puede brotar la frase críptica que hable de la desesperanza, en un opus, donde se ha perdido "el tiempo/buscando el pasillo/del movimiento extático/de los hombres del mediodía..".

Música y versos se cuecen en el mismo horno, para hablar de la carne en rebeldía, la que quiere romper sus músculos y "conjurar el misterio que se escapa de la/ inocencia/lujuriosa, púber y eyaculadora". En la lucuefacción de versos y música, brota otro sentimiento, tan arraigado hoy, en el hombre urbano, ese mismo que deambula las calles, a la espera de la cuchillada certera que le quitará la vida. Es esa aprensión que se acomoda en las sombras para sembrar "el miedo, un hongo cualquiera.", que se mueve "en la incertidumbre de la ciudad/cuando veo el puño frágil/alumbrando la línea espesa/del puñal en mi pecho/que se acerca tardío..".

Los versos de Josef Khal, se podría decir que en estos poemas que elucubró para la tertulia TRas las huellas del poema, van al ritmo de la estructura musical; un opus, un adante, o ser esa sonata donde el andante extraño, ha sepultado la dinámica del primer empuje, y nos revela una mudez, quizás ese abismo profundo donde nada hay, ni nada queda, es abismo vacío, para pasar a un moderato mol expresivo, que ensordece, hiere de multitudes, erectas al sol...Definitivamente, el pretexto de la música para hacer versos, estos poemas, o el argumento de la poética para hacer música?. La pregunta queda ahí, flotando de manera inquisitiva. Los lectores de Yosef Khal tienen la palabra.
*************************************************************************************
UNa muestra de la poética de Josef Khal, estos versos que para ser reclaman la viola, instrumento ideal en poema de nocturno y de sensibilidades esparcidas en los poros de las sombras.
Andante
Parece haber cabado el viaje
La estrella nacarada fulge llameante
Lamento el trastorno insunuante
DE aquellos postreros días
Ahora me esfumo de tus mejillas
Y mis labios serenos olvidan las sillas
Tumulto inusitado en la distancia
TU adios en la sombra interminable
Ahogo mi distancia en el filo del nocturno
Con los pausados pasos que mi viola reclama
Oscura en la ansiosa sencillez.
Ahogo mi distancia en tu distancia
Bajo el rumor de mi viola lejana
En la noche íncubo y tus alas en mis alas