Páginas vistas en total

sábado, 11 de marzo de 2017

Sepia





A la vuelta del camino aún está la casa.
Encallado su casco de azul desvaído, 

entre los árboles.
Tras sus paredes sólo duermen 

los perros del abandono 

un sueño de ángeles.
En el solar que daba al barranco 

sobrevive el guayabo.
Por entre sus ramas corretea la brisa, 

la misma que te alzaba las faldas y el pelo, 

cuando te subías de niña 

a querer  volar como los pájaros


Foto popia.Sector veredal de Piedecuesta, carretera a Sevilla