Páginas vistas en total

martes, 21 de junio de 2016

Ven y descansa conmigo








Dame un beso que no me sepa a acíbar.
El tiempo ha puesto sal en tus labios mujer.
Vengo con la piel y la boca lacerada,
y tus besos arden mis heridas.
Vengo de entre los muertos que deja esta vida
de guerras injustas.
Dame a beber el agua que viene de la montaña,
clara y fresca,
en el cuenco tierno de tus manos.
Lava con ella mis heridas,
y cúbrelas con hierbas de menta y yerbabuena,
y después duerme a mi lado,
y descansa conmigo de la larga espera,
que yo descansaré de la dura guerra.
!Ven! y descansa conmigo.....