Páginas vistas en total

lunes, 25 de enero de 2016

Mítica y amor

MÍTICA Y AMOR

Cuántas veces sentíamos perder
la respiración
ante las angustias de un amor 
de sobresaltos,
pero nos gustaba la sorpresa,
la invención del juego erótico,
el paso por el filo de la mítica,
donde mito y realidad
jugaban a fundir sus lábiles fronteras
Hoy,
el otoño deja en el suelo el cadáver de
las hojas,
alfombra de hojas muertas,
de un amor donde expiró la magia


lunes, 18 de enero de 2016

Casandra

CASANDRA
Hay barcos náufragos en sus ojos.
Ella,la que deshace corazones
y germina en la piel el deseo.
Como una Casandra de tragedias,
a la luz mortecina de las lámparas del bar
me mira con ojos más allá de los míos,
levanta la copa y bebe el ron fuerte.
En sus ojos la muerte baila una danza negra.
Juanito alimaña, en la rocola digital,
asalta la noche en la la voz de Lavoe.
Ella no está ahí,
me siento solo como un perro guardian de la luna.
Tomo la botella,
salgo a la calle poblada de silencios,
bebo a pico de botella,
el bar va quedando atrás,
un disparo estremece la noche,
volteo la mirada,
y la veo a ella
rodar por la acera del bar,
con una rosa de sangre en el pecho,
Casandra de su propia muerte

miércoles, 13 de enero de 2016

Piel vegetal

Huele a nardos frescos,
a naranjos despuntando
en flor la mañana.
Es que sentada en el brocal
de la fuente del patio,
desnuda se baña
y la brisa expande
la fragancia
de su piel vegetal

*Pintura de William Etty, inglés: desnudo




viernes, 1 de enero de 2016

LANCES


Cuántas veces la vida lo puso
en el lance de la muerte
y no tuvo miedo.
En los más peligrosos bares del Caribe,
bebió ron con rufianes descendientes
de padres confinados en Cayena y Alcatraz,
y tiró los dados
por el amor de morenas de ébano
que empapaban de lúbrico sudor las sábanas
de viejos hoteles.
En Borneo se lió con naturales
mezclados de españoles e ingleses
a cuchillo limpio,
con una calma y paz,
que quienes veían el lance,
lo creyeron descendiente de sus viejos dioses mayores.
Él que le había dado la vuelta al mundo como un Magallanes,
en vapores viejos,
al lado de Maqrol el gaviero,
siente miedo,
cerval miedo,
por esa mujer que lo hace estremecer
como el ron severo de Caribe,
y el pavor del cuchillo corvo,
que siempre lleva a la cintura