Páginas vistas en total

jueves, 15 de octubre de 2015

Gruta


GRUTA

Esa mudez suya
de lámparas sin fuego,
de besos sin boca,
de mis manos recorriendo
su espina dorsal,
y ella pez sin aletas.
La luna se hará silencio,
para no cantar con las ranas
en las charcas de las nubes
La noche será día,
y los barcos navegarán
en el mar del cielo
bocabajo,
arrojando el vómito albo de los
argonautas,
que buscan en las nubes
el vellocino de oro puro,
para tejer con él
el dolor que no duele, pero es
al fin dolor,
lamiendo los huesos
de un sueño que muere,
en sus espaldas desnudas,
en sus pechos erectos.
pero muertos al amor,
y al deseo.
Quizás en la gruta de su sexo,
fluya al fin el agua lustral de las cavernas.
que ponga en fuga,

al fantasma-minotauro 
que lleva dentro

Foto de Carlos Augusto Pereyra.