Páginas vistas en total

jueves, 17 de abril de 2014

Sin Gabo. !Jueputa¡ me quedo sin palabras

SIN GABO. !JUEPUTA¡ ME QUEDO SIN PALABRAS

Se me encoge el alma como el fuelle triste de un acordeón. Duele la muerte de Gabo el entrañable. Por él y el Nadaismo, abordé la palabra en el cuento y la novela. Él que quería para este país, ese Macondo siempre en guerra de sus Cien Años de Soledad, una suerte diferente a la del desafecto de quienes han asumido la imbecibilidad del poder, como una política de exclusión. Si algo llevó a Gabo, a vivir en ese exilio voluntario, pero al fin exilio en México, fue la arrogancia de un poder para el desafecto, y el olvido de lo humano. 

Turbay, trató de manosearlo con su política de la Seguridad Nacional, buscando involucrarlo, en eso que ahora llaman eufemísticamente "falsos positivos". Duele que el Nobel no viviera en su país, pero es que la política en Colombia, la del desafecto, lo desarraigó. Gracias, México por acogerlo.

Quizás por eso sea profética su célebre y escatológica frase en El Otoño del patriarca, para este país de idiotas útiles, en que se ha convertido Colombia: "el día en que la mierda valga, los pobres nacerán sin culo". No tenemos redención. Estamos condenados a la maldición del último de  la generación, con cola de cerdo, de sus Cien Años de Soledad !Jueputa¡ Me quedo sin palabras.