Páginas vistas en total

lunes, 24 de febrero de 2014

Nostalgia

NOSTALGIA

Creo que era una canción
nostálgica como las de Violeta Parra,
detrás de un bandoneón tristón,
la que sonaba en el café,
cuando hubo un revuelo de faldas
y te sentaste en la barra,
a tomarte un "guaro",
(le decías al aguardiente fuerte),
y me miraste tras tus lentes de intelectual,
mientras leías La Peste de Camus;
y me brindaste un aguardiente,
y terminamos besándonos,
mientras te hablaba de Las flores del mal,
de Baudelaire.
Hoy no está el café,
pero si la casa,y escucho ese 

bandoneón tristón 
entre notas de nostalgia








domingo, 16 de febrero de 2014

La Maga de Cortázar que todos llevamos

LA MAGA DE CORTÁZAR QUE TODOS LLEVAMOS


Siempre habrá una Maga, como la de la Rayuela en nosotros. La veremos un día despistada, con el pelo rebelde en la cara, caminando por una calle náufraga de señales, y nos iremos tras ella, conversando de lo fresca que está tarde (ayer el calor era insoportable), y sabremos que vive en un apartamento que amenaza ruina; pondrá unos discos del gran Satchmo, nos hablará de El perseguidor de Cortázar, y entrada la noche, ella preparará un tinto, mientras parlotea de un rincón de la ciudad donde los pájaros mueren contra los ventanales, entonces nos daremos un beso, y seremos ya, parte de su juego, ese juego interminable de jugar a reencontrarnos en la excusa del azar o la coincidencia, por esos lugares que ella demarca como suyos, productos de su amor por la ciudad, porque más ha podido esa manera silvestre, natural y salvaje de amarnos, ella desandado nuestros pasos, nosotros desandando los de ella

domingo, 9 de febrero de 2014

Sin palabras...

Nos hemos quedado sin palabras
el dolor de los lotos rotos
ha puesto mordazas en la boca
Él se duele,
tù te dueles,
ella se duele,
nos dolemos todos,
porque el beso
solo encuentra bocas marchitas;
y la ternura,
es una caricatura de sentimiento,
sombreada por la hiedra
que trepa los muros,
y los deja sin sangre,
pàlidos,
exangües,
a los ojos del sol
de la luna,
y las estrellas.
Son los tiempos de un silencio
que estremece,
del viento que no silba
en las copas de los àrboles;
de un silencio que repta en el agua que cae,
en el canto del pájaro mañanero,
en tu voz enmudecida
de los valsecitos criollos de Chabuca,
que siempre cantas
ya de tarde,
cuando en la ceiba
las chicharras revientan de calor.
Hemos perdido la palabra
para la vida,
el amor...
mientras corre la sangre,
entre los pastizales,
y el aullido de los heraldos del dolorl.

domingo, 2 de febrero de 2014

Erótica

Erótica


Pubis de diosa,

pechos frutecidos

!Cuántas veces he libado su licor¡,

y aún me embriagan,

sus pezones en flor.