Páginas vistas en total

domingo, 9 de enero de 2011

Mar interior


Aquella tarde


no había celajes


ni tormentas,


que cegaran la visión,


pero,


encallé mis barcos


en sus costas,


y ahora marino en tierra,


navego las aguas dulces


de su mar interior.