Páginas vistas en total

sábado, 17 de octubre de 2009

EL CULEBRERO


La mujer se quedó mirándolo con sus ojos fríos y acerados, y él vio en ellos, cómo el hombre de lentecitos de seminarista, y lengua de culebrero, que más tarde se treparía al lomo del poder, abría la caja de Pandora, y esparcía las semillas de esta puta guerra que nos está matando.