Páginas vistas en total

martes, 9 de junio de 2009

La matanza de Bagua, en el Perú


Hace mucho tiempo cuando en estos predios de incas, quechas y aymaras la tierra juntaba las voluntades de los nativos en la minga, y había pan para todos en la mesa, hombres de a caballo, forrados en yelmos y armaduras de metal, rompieron el silencio milenario con el retumbar de los cascos de sus bestias sobre la piel del suelo solidario, y con sus arcabuces vomitando fuego por la boca de sus cañones,los nativos después de cruentas y aguerridas luchas por defender la tierra fueron reducidos a los más crueles vejámenes, y sometidos sus sueños a la cultura de los blancos.


Hoy, esos mismos nativos, que sobrevivieron al extrañamiento y el exterminio, vuelven por la defensa de sus éjidos, y el propio hermano, Alan, renegando de su raza, ahito de poder, por el mando que le confieren quienes todo lo tienen, abre sus fauces de hiena, e hinca sus colmillos nuevamente en la carne de los suyos, con la matanza de los índígenas de Bagua, que pasará a la historia con la misma afrenta e ignominia de la masacre de las Bananeras en Colombia, y de la Plaza de Tlatelolco en México.