Páginas vistas en total

viernes, 13 de febrero de 2009

Mueca


Nada soy,

cuando siento tus besos

de humo

vacío de unas horas sin ardores,

y tu cuerpo se desnuda

con el desencanto

de la tarde soñada

soleada,

y brota a cambio en el color

de los grises y plomizos

hurgando nuestras penas,

sin pudores.

Esa nada de la entrega

de tu piel sin atabal,

de tu boca que

es gesto

en vez de beso,

mueca de hastío,

en la hora

en que uno espera

ver amanecer.