Páginas vistas en total

sábado, 15 de marzo de 2008

Deja



Deja que el agua fresca
venida de la montaña
corra en el cuenco de mis manos,
para dártela a vos,
fresca y límpida,
que calme tus dolores.