Páginas vistas en total

martes, 16 de mayo de 2017

CERTEZAS

Tantas veces sentí la muerte encima.
En los caminos habituales de la vida.
En los puertos de sórdidos sicarios 
y asesinos,
En la ciudades hechas con la mugre 
de la pobreza,
que ya no me importaba morir...
y me han dejado la vida.
!Ya para qué la vida¡
si han hecho de mí,
!un muñón de cuerpo¡
!un muñón de alma!

*Foto: Escultura en miniatura del artista plástico piedecuestano, Javier Quintero




25 comentarios:

Rafa Hernández dijo...

Joder que fuerte compañero, pero que no puedan con nosotros y que se mueran y se jodan ellos. Aunque los hay con tanto poder y ansias de eliminar todo lo que se menea, que a veces es muy duro, luchar contra viento y marea. Desgarrador, duro, pero inmenso poema.

Un abrazo grande maestro Carlos.

Isa dijo...

Hola Carlos. Una imagen dura igual que cada verso de tu poema.
Hay que resistir y seguir viviendo aunque sea deformados, pero vivir y vencer.
Abrazosssss

Taty Cascada dijo...

Ese muñón de cuerpo todavía tiene mucho que decir, porque todo aquel que ha visto tanto dolor y tanta miseria mucho tiene que entregar.

Un gran abrazo Carlos.

Verónica O.M. dijo...

Conmueven tus letras por todo lo que expresas a través de ellas.
Un abrazo

Sneyder C. dijo...

Hoy tus letras son duras y desgarradoras, solo queda luchar contra el dolor y miseria de tantos hombres que viven con el miedo a morir en el camino por los sórdidos sicarios…

Un cálido abrazo Carlos

María Perlada dijo...

Intensísimas tus letras, amigo Carlos, hoy duelen al leerlas, tantas injusticias, tantas desgracias entre las gentes en el caminar de la vida, tantas desigualdades, que duele tanto la vida, pero es que no queda más remedio que seguir viviendo como se pueda.

Me encantó tu poema tan certero y realista.

Besos.

MaRía dijo...

Aún mutilados sentimos
ahí está uno de los secretos del ser humano
aún mutilados latimos
y en cierta manera un poco más nos morimos

un beso y un abrazo grande estimado Carlos

Nieves Martín dijo...

La muerte nos acecha en cualquier momento pero nos empeñemos en sentirnos inmortales.

Muy buen poema... aunque triste.

Besitos

Gustavo Figueroa Velásquez dijo...

Tu poema, maestro, parece interpretar ese estado inercial en el que los colombianos han caído en la resignación de no vivir la vida con la dignidad que realmente merece un ser humano; la aceptación de la muerte como palabra y como hecho consumado contra otros y contra uno mismo nos acerca al abismo de la enajenación total de tener la vida y no saber para que se tiene. En un país donde las ideas, que no son afines al sistema político dominante, se acribillan a balazos, en un país en donde a los niños de la calle (gamines, para usar un colombianismo), los ancianos sin techo, a los marginados sociales, se les somete a la muerte del aislamiento social y económico, en ese país, miles y miles de seres humanos solo quieren morir pues la vida ha sido secuestrada por la muerte.
La imagen y el poema son duros pero esa es la realidad de Macondo.
Un abrazo, Carlos.

Maria Rosa dijo...


Algo te quedará por realizar, aunque te parezca que no puedes. Fuerte poema, duele cada verso.

mariarosa

AdolfO ReltiH dijo...

A VECES VIVIR TAMBIÉN ES UN HASTÍO.
ABRAZOS

Lichazul oo dijo...

la única certeza es la muerte
a ellos nos iremos algún instante

el vivir o el respiro solo es la antesala fortuita
un placebo dulce y significativo

gracias por tus huellas Carlos
abrazos

Lichazul oo dijo...

erratas
a ellos... a ello

RECOMENZAR dijo...

Vivamos el momento es lo único importante
tan solo por hoy seremos genios y elefantes

maría del rosario Alessandrini dijo...


Vivir disfrutando es lo que deberíamos hacer, muy fuerte tu poema.
Abrazo

Doris Dolly dijo...

Carlos dolidas letras que hacen reflexionar a no dejarnos estar
sino a seguir luchando por los que siguen nuestros pasos.

Un beso

Rud dijo...

De todas maneras sigues vivo, apreciado Carlos Augusto. Mientras hay vida subsiste la esperanza por un mejor mañana.
Feliz fin de semana en compañía de los tuyos


Alondra dijo...

Amigo, gracias por tus visitas y por recordarme... Sabes, vivimos como si fuéramos eternos pero cuando la vida te golpea y eres consciente que cada día es un regalo, entonces, perdonas, olvidas, quieres más intensamente, te vuelves agradecida, y lo único que deseas es no perder la dignidad y que la vida no te de más de lo que puedas soportar.
Un abrazo afectuoso

Marina Fligueira dijo...

¡Caramba!!! Que fuerte, Carlos, me dejas sin palabras, solo decirte que cada letra de tus versos lacera el alma. Ánimo amigo, hay que tratar de vivir la vida lo mejor que se pueda, al fin y al cabo, tenemos sola nadie nos regala otra.

Un abrazo, y mi gratitud.

Se muy -muy feliz, por favor.

Jo dijo...

la muerte siempre la sientes tan cerquita cuando tienes un ser querido en ese trance....

Teca M. Jorge dijo...

Há que se seguir confiante sem jamais desistir... versos intensos acompanhados de uma bela e expressiva imagem...
Um beijo, poeta

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Algunas veces o todas, parecemos muertos en vida... nos dejan sin dignidad.

Un abrazo.

Lia Noronha dijo...

El amor...siempre mas fuerte.
abrazos e gracias por su visita.

BEATRIZ dijo...

Está fuerte. Me recordó a Sísifo aque personaje mitológico que tiene que cargar una gran roca cuesta arriba, y cuando está cerca de la cima, la piedra rueda cuesta abajo, desde donde tiene que volver a empezar, y así, el eterno castigo.

Ánimo,


Por cierto esta una entrada nueva sobre Mrs Dolloway en Wordpress, por si te interesa pasar.

Feliz domingo.

Carmen Troncoso dijo...

Que dolido poema, abrazos!