Páginas vistas en total

domingo, 19 de noviembre de 2017

Tiempo de domingo




*Foto propia, Pamplona, Norte de Santander (colombia)



TIEMPO DE DOMINGO 

La felicidad es un domingo,  
la he escuchado tantas veces, 
que se volvió frase huérfana, 
sin dueño ni gobierno. 
No juzgo a los que esperan los domingos 
con la ansiedad del niño 
que sueña los vientos de agosto para elevar cometas; 
son sus sueños y hay que respetarlos. 
Mientras otros madrugan al sol del domingo, 
duermo hasta tarde, 
en una duermevela que fatiga y tortura. 
Cuántas veces ¡ he recorrido esos días de domingo, 
vacíos y tristes, hechos racimos de gente en los supermercados como esperando un Godot que nunca llega 
Hay en sus ojos una mirada imprecisa, 
ojos de pez en el acuario 
mustios como los míos 
cuando en la ventana del domingo 
me asomo a mirar 
un sol que calcina todo sentimiento

34 comentarios:

joaquín galán dijo...

Nunca me gustaron los domingos,sobre todo las tardes de los domingos.Siempre sentí una especie de angustia vital en esas tardes vacías antesala de una nueva semana.Hasta preferí siempre los lunes a los domingos,dios sabrá por qué.Por ello,entiendo tu poema y me identifico con su contenido.Creo que en los domingos,todos nos volvemos un poco peces de acuario,dando vueltas sin saber muy bien a donde vamos.

Abrazos Carlos

María Perlada dijo...

Los Domingos los recibo tranquilos, relajantes, como si fuera un preludio para el comienzo de la nueva semana, los escucho como si fueran baladas, o suaves caricias, así los siento, así los vivo, así los navego, en mi mundo de emociones sentidas y vividas.

Un placer leerte, amigo mío.

Besos enormes.

Tesa Medina dijo...

A la felicidad no hay que ponerle fechas y menos encajarla en un día o momento concreto, con lo esquiva que es, hay que cazarla al vuelo y degustarla si tenemos la suerte de tenerla a mano de vez en cuando.

Quiero ser feliz los lunes y los martes, de madrugada y al anochecer, aunque no me va esa felicidad de ruido y jolgorio de fiesta, sino quiero sentirme serena, con ganas de sonreír, tener algo por lo que luchar y algo por lo que seguir viviendo.

Me encantan tus poemas y los disfruto mucho, aun tristes y desolados.

Un beso, poeta

Manuel Díaz dijo...

Otro domingo que termina.
¡Feliz semana!

Maria Rosa dijo...


los domingos en soledad suelen ser tristes y si asa soledad le agregamos un día sin sol;peor aún.
Una muy buena poesía que es una realidad de vida.

mariarosa

Lichazul oo dijo...

los fomingos son como letanías aterciopeladas
a veces dan ganas de descubrirlas y otras de enterrarlas

abrazos

Verónica O.M. dijo...

Cualquier día puede ser bueno, regular o malo.
Un abrazo

jfbmurcia dijo...

Todos los días son el mismo repetido. Qué manía persecutoria esta de ponerle nombre a todo...Saludos.

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Concuerdo plenamente contigo, Carlos: para mi los domingos también son días tristes y aburridores; exceptuando, por supuesto, aquellos en los cuales puedo salir en mi bicicleta por los campos aledaños.

Abrazos.

CHARO dijo...

Para mí ahora todos los días de la semana son iguales pero hubo un tiempo, cuando trabajaba,que esperaba con ansía el viernes por la tarde que disfrutaba mucho junto al sábado pero el domingo ya era distinto y no me agradaba, de verdad que me angustiaba. Me ha gustado mucho tu forma de escribir ese aburrido domingo para tí. Saludos

maría del rosario Alessandrini dijo...

Verdad que los domingos nos aleja de todo, es un descanso aburrido y pegajoso, tu retrato quedo perfecto así lo veo.
Abrazo

Isa dijo...

Hola Carlos. El nombre de un día de la semana no tiene por qué afectarnos en nuestras vidas. Hay Domingos fascinantes, al igual que los hay aburridisimos. A mí esto me sucede con cualquier día de la semana. Puedo tener un día perfecto, o puede ser un día desastroso. Creo que nos da la sensación que al pararse la actividad en domingo, como que éste nos agobia y vemos un día muy plano.
Abrazossssssss

Rafa Hernández dijo...

Pues fíjate Carlos; para mí, el domingo es uno de los peores días de la semana, porque los trabajo todos. Yo creo que hay que fijarse menos en el calendario, ya que cualquier día es bueno, para pasarlo bien, y por desgracia cualquier día de la semana, también es nefasto para los malos tragos.

Abrazo Carlos.

A Casa Madeira dijo...

Aqui no Brasil, se começarmos a refletir todos os dias
são tristes; anda faltando de tudo: ética, moral, dignidade,
a política mais porca do mundo! a violência que só aumenta...
Mas... precisamos seguir em frente. E agradecer todos os dias.
Principalmente aos Domingos de poder ver os vizinhos alguns familiares
e amigos a circular; mesmo que não façamos nada tão expressivo.
Boa continuação de semana.
Abraços.


* yllenah * dijo...

Gosto de domingos. Trazem desansos.

Marina Fligueira dijo...

¡Hola Carlos!

Creo que tus letras encierran algo más que la felicidad de un domingo, es la vida una lucha diaria que nos cansa y a veces nos aburre y nos enfada ese cansancio.
La felicidad, alguien dijo no recuerdo... Esta frase, la felicidad es un pájaro azul detenido en la palma de la mano, mas sale volando

La felicidad, no debe depender de nadie, la llevamos dentro de nosotros mismos, pero casi nunca la vemos, porque hay que mirarla con los ojos del corazón y envolverla en los colores del arco iris y verla siempre hermosa. ¡Así es la vida, bella! Aunque haya contriciones puesto son inevitables. Los días nada tienen que ver en esto.

No sé si he dado en el clavo, pero deseo toda la felicidad del mundo para ti y los tuyos.

Un abrazo y mi gratitud y estima.
Se muy -muy feliz.

Mª Socorro Luis dijo...



Mi abrazo de domingo, Carlos. Largo y vestido de fiesta.

Kasioles dijo...

Yo he aprendido a rellenar la soledad de los domingos con reuniones familiares.
Me levanto pronto, me meto en la cocina y se me pasan las horas entre pucheros humeantes para sacar de ellos algo rico que agradezcan, más tarde, mis hijos y nietos. Es una gran satisfacción que siempre me digan que todo les gusta y que quieren repetir, es la recompensa a un trabajo callado que vengo realizando durante años.
Y volviendo a tu comentario, tengo que confesarte que a mí también me gusta escribir, el recibir una carta era mi mayor alegría, esperaba al cartero impaciente, sus cartas eran tesoros que guardaba con amor, hoy ya nadie me escribe cartas, reconozco que era un maravilloso medio de comunicación, pero ya sabes, las modas, las nuevas tecnologías van acaparando los encantos de la tradición.
El escribir ha sido mi mejor terapia, es una forma de abrir una ventana al viento y dejar fluir todo lo que mana de un corazón herido, a través de este medio, he podido afrontar muchas pérdidas y encontrar una paz que me permita seguir caminando con esperanza.
En cuanto a mi receta, los canónigos son´plantas herbáceas que se utilizan en ensaladas, se dan en prados y praderas pero son poco conocidas fuera de Europa y tampoco se dan en todos los lugares, requieren humedad, son suaves al paladar, nada dominante para que lo pueda comparar con cualquier otro ingrediente.
Y con ésto, creo que tengo que dar por terminado este comentario, comprobarás que más bien parece una epístola.
Cariños y buen fin de semana.
Kasioles

Amapola Azzul dijo...

A mi no me desagradan excesivamente los domingos.
Quizás me gusten.

Besos.

la MaLquEridA dijo...

Los domingos tienen algo que tiene explicación. Todos andan alegres, disfrutando, viviéndolo tan de prisa como si no hubiera más vida. Los domingos son culpables de los lunes mal vistos.


Un abrazo Carlos

Beatriz Martín dijo...

Pos Llevas mucha razón !! Carlos el domingo es impreciso como tú dices y a veces triste no sé debería estar lleno de primavera pero algo falta excelente foto !!, un beso Carlos quiero darte las gracias por esas tan hermosas huellas

Loli Salvador dijo...

El domingo puede ser una bendición, todo va a depender del plan previsto. Tiempo libre para viajar, hacer deporte, quedar con amigos, visitar un museo....
Me conformo con un baño relajante, un desayuno sin prisas, un paseo por el parque y una comida en familia, y después de la siesta, una película o un buen libro.
El domingo es necesario y muy ansiado, especialmente por los que acumulamos el cansancio de una semana de intenso trabajo. Asumo los lunes con las mismas ganas que los domingos, pero entiendo que la soledad y la tristeza cuando se dan la mano en un domingo, pueden convertir el día en algo espinoso.
Un beso, Carlos. Me encanta esa foto que has tomado.

María José Flores dijo...

Qué lejana se torna la felicidad en ocasiones...Me gustó el poema. Creo que transmite la angustia existencial de no poder alcanzar esos "domingos" felices.

Saludos,
María José.

anuar bolaños dijo...

Compañero, los domingos son nuestro hábitat.

Sneyder C. dijo...

Bueno, los domingos son relajados para hacer algo distinto, pero he de confesarte que cada uno tiene su encanto, solo depende de nosotros, quizás sea eso que se dice que cada cual lo ve según el cristal con que se mira… Cualquier día puede ser bueno o lo contrario pero ahora que hace frío me encanta contemplar como arden los leños y relajarme frente a la chimenea…Leer, escribir, escuchar música…

Un cálido abrazo Carlos

SILO LÍRICO - Poemas, Contos, Crônicas e Outras dijo...

Belíssimo poema, amigo! E bela foto, também! Que o sol cáustico que resseca todos o sentimentos, não caustique o sentimento amoroso, pois só o amor é eterno, por eternizar-se no amor - Amo a mulher que me ama / Nos seus olhos há um brilho / Quando deitamos à cama / Que eterniza a luz de um filho. / ..... O amor carnal é eterno, enquanto dura o membro duro, porém o amor real perdura enquanto houver vidas. Parabéns pela linda postagem! Grande abraço. Laerte.

CÉU dijo...

Hola, Carlos!

Un interessante poema y foto. Creo que los domingos son dias felices para unos y infelices para outros.
Ao domingo no se trabalha, en geral, há serenidade, calma y silencio. Mi gusta o domingo, pke ponho mis assuntos y casa en dia e fico escrevendo y ouvindo musica, pero sei que há personas, que no les gusta o domingo. Necessitam de rotina, julgo.
Tu poema retrata bien lo k tu sientes y los outros, también.

Gracias por tu comentário. Escutaste o vídeo? Monsieur Charles Azanavour que tiene atualmente 93 anos.

Abrazo y dias felices.

CÉU dijo...

Si, Carlos, conheço essa canção cantada por Aznavour e Leroy: Ne me quites pas (no me dejes), k es bien linda y ya la cantava Jacques Brel, creo até k foi su 1º intérprete.

Dias felices!

BEATRIZ dijo...

Yo por constumbre madrugo los domingos, asì con la felicidad.

Feliz fin de semana Carlos.

Alicia María Abatilli dijo...

Quizás la felicidad sea lunes. Que los domingos pinta soledad, o quizás más de lo mismo.
Abrazos.

Aristos Veyrud dijo...

Es una de las esenciales cualidades de la estética, trascender la rigidez matemática del tiempo y asumir el vértigo de los dramas y sus contrastes.
Abrazos Artista!!!

Michelle Guillen dijo...

Compartimos la misma sensación de Domingo, no hay como dormir hasta tarde.
Me gustó esa imagen de gente como racimo... como uvas dionisianas.
saludos!

mónica pía dijo...

hermoso!

"domingo"... esa palabrita a la que cargamos de felicidad o todo lo contrario!

saludos,

Misterio dijo...

A mi no me gustan los domingos...

Beso.