Páginas vistas en total

martes, 5 de julio de 2016

De gatas

DE GATAS (cuento)
Empieza a preocuparme que la cama amanezca con motitas de pelos, ahora que las gatas en celo, alborotan a la medianoche, el tejado de la casa. "No tenemos gatos para pensar, que estos se suban a la cama, mientras dormimos y dejen el montón de pelos entre las sábanas", dice mi mujer, para consolarme.
Pero lo que más me preocupa ahora, que han vuelto los gatos al tejado, es que mi mujer ha desaparecido, y detecto en el armario- donde guarda con escrúpulo sus panties y sostenes- ese olor rancio y permanente a pelos de gato.

31 comentarios:

Elisa Alcántar Cereceda dijo...

jejeje los gatos tienen siete vidas ;)
y son Adorables!!!

( soy una cat lovers )

abrazos

María Perlada dijo...

Ainsss me acabas de recordar a mi gatita que no se separa de mí, y juega mucho conmigo, y además, yo la doy cada achuchón que ni te imaginas, y además, suele venir a mi cama a dormir conmigo pero más en el invierno que en el verano que ahora busca lugares más frescos.

Me encantan los gatos, antes no, es desde que tengo a la mía.

Un beso amigo Carlos.

Ino dijo...

No te preocupes Carlos
las gatas subimos a los tejados
pero no abandonamos el nido
nos gustan los mimos
sin pelusas ( o celos)


Besos

Gladys dijo...

JEJEJEJEJE que curioso yo tengo tres gatitas y dos de ellas duermen en mi cama y nunca he encontrado pelos entre las sábanas, bonito relato me gusto me saco una gran sonrisa al imaginar a tu esposa convertida en gato.

Un gran abrazo amigo.

Carmen Silza dijo...

Yo tuve dos gatitas persas, y si dejaban pelos, de continuo tenia que pasar el cepillo, pero eran encantadoras, como las echo de menos, ahora tengo dos perritos. Me ha gustado mucho este relato tan gatuno.
Un abrazo de buenas noches amigo

Tesa Medina dijo...

Si empiezas a atar cabos seguro que encuentras más indicios de que en realidad ella es una gata que andaba sobre los tejados antes de toparse contigo y adoptarte como cómplice de juegos.

Seguro que volverá, las gatas y las mujeres acostumbran a hacer lo que les place y parte de su atractivo radica en ese comportamiento voluble y en sus misterios.

Deliciioso relato, Carlos, con su pizquita de ironía, sensualidad e intriga.

Feliz verano.

Un beso,

Inma_Luna dijo...

Me encantan los gatos, el tema pelos se arregla..
Besos

Inma_Luna dijo...

Me encantan los gatos, el tema pelos se arregla..
Besos

Inma_Luna dijo...

Me encantan los gatos, el tema pelos se arregla..
Besos

Verónica O.M. dijo...

Estará en el tejado con ellos...
Gran imaginación la tuya, Carlos.
Un abrazo

RECOMENZAR dijo...

el verano llegó con todo y te leo desde un amanecer
un abrazo inmenso para vos compañero de letras

Maria Rosa dijo...


Hay Carlos, que momento el que estás viviendo.
No me animo a decirte lo que imagino, pero, son demasiados los indicios y estoy pensando mal de tu mujercita....

mariarosa.

CÉU dijo...

Que problema, Carlos... risos...

Já viste se os gatos não estarão no armário? Tu mujer deve ser muy guapa, entonces, es como una gata, portanto, fica tranquilo, pke gatas sempre retornam.

Besos.

Dionisio ALVAREZ T. dijo...

Lo importante no es el pelo, sino la aptitud frente al mismo… que cabe todo según el estado anímico…
Un abrazo Carlos

Solaire Requena dijo...

Cuidado Carlos que los gatos no solo son ágiles, como astutos, algo peligrosos y muy desconfiados.
Un beso

jackie dijo...

Dicen que los gatos son traicioneros. No confies en ellos, mucho menos en nosotras las mujeres. Se porque te lo digo. Saludos.

Mercedes Cardona dijo...

MERCE CARDONA Dice, me encanta el MAR, donde yo vivo desde hace 13 años no hay MAR, Es lo que mas añoro, pero el azar, sin previo aviso me coloco aquí. El MAR ES MI AMOR, Tengo un gato persa que es un primor..... No te preocupes los gatos siempre vuelven, agradezco tu visita. Hoy a las 8 de la noche hay luna llena,.....haber si la puedes contemplar, es fuente de inspiración. Besossssssssssssssss

PATRICIA PALLERES dijo...

Interesante micro ficción!!! Te felicito!!!
Saludo, Pat
http://reflexionesenlib.blogspot.com.ar/

MuCha dijo...

La música de las letras me inundan hoy

Taty Cascada dijo...

Ella es una gatita y tiene sus escapes típicos. Dos salidas posibles: que saques tu parte felina y subas al techo o, "hacer vista gorda", es decir, no ver y dejar que las cosas pasen.
Un abrazo Carlos.

Loli Salvador dijo...

Seguro que tiene un porte tan majestuoso que enamora, es como son los gatos, una excelente compañía pero independientes, sin olvidar que su naturaleza es cazar. No ha desaparecido, volverá al hogar después de sus correrías.
Un abrazo, querido Carlos.

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

¡Vaya caso complicado, que una mujer sin ser gata, se haya trepado al tejado!

Un abrazo.

Jo dijo...

creo que leí por ahí una comparación en la que las mujeres somos igual que los gatos... pero es vergonzosa y egoista

:(

Isa dijo...


Hola Carlos. Buen escrito. Seguro que tu mujer está en el tejado con los gatos. Ahí está más fresca y pasa las noches contemplando la ciudad. Luego a la mañana cuando tú te vas a trabajar, ella baja. De ahí que encuentres pelos en la cama. :-)
Abrazosssssssssssss

anuar bolaños dijo...

Rancio, no. Agridulce !

Adriana Alba dijo...

Bueno "Gatubela" no la pasaba tan mal....jajaja
Simpático relato.
Cariños.

Elisa Alcántar Cereceda dijo...

muchas gracias por tus huellas Carlos
ten una jornada preciosa
abrazos

Marisa dijo...

En las noches de luna llena, todos corremos el riesgo de pasar por esa metamorfosis. Unos en lobos, otros en gatos, también en panteras... y es que los senderos de la noche son tan oscuros que adentrarse en ellos conlleva esos riesgos.
Un fuerte abrazo, amigo Carlos.

Teca M. Jorge dijo...

Dizem que os gatos sempre retornam à boa casa... espera...
Um beijo

María Socorro Luis dijo...



Miau!!!... Miau!!!...

Besos de gata

Beatriz Martín dijo...

jajajajaja se fue con los gatos no te veo yo a ti muy preocupado jaja muy ameno y lleno de melodía, me gustó , un beso Carlos desde mi brillo del mar