Páginas vistas en total

sábado, 11 de marzo de 2017

Sepia





A la vuelta del camino aún está la casa.
Encallado su casco de azul desvaído, 

entre los árboles.
Tras sus paredes sólo duermen 

los perros del abandono 

un sueño de ángeles.
En el solar que daba al barranco 

sobrevive el guayabo.
Por entre sus ramas corretea la brisa, 

la misma que te alzaba las faldas y el pelo, 

cuando te subías de niña 

a querer  volar como los pájaros


Foto popia.Sector veredal de Piedecuesta, carretera a Sevilla



30 comentarios:

Nieves Martín dijo...

Hermoso poema Carlos.

Te mando un besote desde Sevilla... la de Andalucia (España)

:)

DMClarisa Tomás dijo...

El recuerdo a través de la imagen con su paso del tiempo entrañable. Una belleza de poema.
Un gusto leerte, Carlos.
Feliz domingo y que se alargue al lunes. ¡Salud!

María Socorro Luis dijo...


Bellísima evocación a la añoranza.

Pero aún queda la sombra del guayabo, para acumar recuerdos.

Abrazo muy largo, Carlos

María Perlada dijo...

Los recuerdos sepias de aquellos entrañables años, asi se recuerdan en la cámara de nuestra memoria, y también en blanco y negro.

Hermosos recuerdos que siempre quedarán muy dentro de nosotros, forman parte de nuestras vidas.

Besos enormes, Carlos, y feliz domingo.

Taty Cascada dijo...

Bellísimos recuerdos que siempre estarán en la memoria del tiempo y del guayabo aquel.
Abrazos Carlos, hermoso poema.

Elisa Alcántar Cereceda dijo...

un poema evocador y nostálgico
a mí me gustan los poemas así
son como refrescos de memoria ... memoria tan antojadiza a veces jejej

abrazos y fecunda semana

Gustavo Figueroa Velásquez dijo...

Maestro, de repente me has retrotraído a esos recuerdos de infancia cuando me llevaban al campo y veía aquéllas casas antiguas, rodeadas de matas de jardín y de árboles frutales...pero ya todo se ha ido perdiendo y quedan tan solo los recuerdos.
Como dice la canción:
"Ya no vive nadie en ella
y a la orilla del camino
silenciosa esta la casa,
se diría que sus puertas
se cerraron para siempre,
se cerraron para siempre
sus ventanas..."
Muy bien logrado tu poema que combinado con la fotografía crea un ambiente evocador y de nostalgia!

Un abrazo, Carlos.

Dionisio ALVAREZ T. dijo...


Linda reseña nos presentas Carlos, cual testimonio que deja la señal indeleble, del revivido momento...
Un abrazo

Teca M. Jorge dijo...

Um momento vivido no presente é levado para todo o resto no final de uma vida repleta.
Um beijo e uma flor

BEATRIZ dijo...

Sepia con azul es inusual, pero me ha hecho sentir cosas extrañas, y eso es bueno.

Tu foto da para el costumbrismo.

Saludos, Carlos.

Sabes? tengo una campana de cristal en wordpress por si gustas pasar. en paradoxia hay un enlace.

Feliz domingo.

Verónica O.M. dijo...

Precioso, Carlos.
Tú vuelas con la imaginación.
Un abrazo

Maria Rosa dijo...


Que hermoso poema Carlos, tiene un ritmo que emociona cada verso. Felicitaciones por lo buen poeta que eres.

mariarosa

Mercedes Cardona dijo...

MERCE CARDONA. AGRADEZCO TU VISITA. tú POEMA ES PRECIOSO. BESOSSSSSSSSSSSSSSS

Carmen Silza dijo...

Hermoso poema en honor a esos recuerdos, que todos llevamos en nuestro corazón.
Somos pasado y presente.
Un placer leerte.
Feliz lunes, un abrazo!

RECOMENZAR dijo...

No hay edad para volver a ser
tu puedes ser lo que quieres
mientras tus huesos y tus ganas te aguanten
mil besos

Nino Ortea dijo...

Buenas tardes, Carlos:
Antes de comentar tu texto he observado con detalle la fotografía que lo acompaña, y no pude evitar verla con los ojos de tus palabras.
A falta de viviencias asociadas a esa casa, las tengo provocadas por tu poema. Gracias, Carlos, por permitirme acompañarte por el camino sepia que lleva a la casa azul.
Un abrazo.

Jazzy dijo...

Parece que guarda el pasado como un presente
Abrazos Carlos Augusto

Tesa Medina dijo...

Qué maravilla esa casa azul varada a la sombra del guayabo capaz de inspirarte este bellísimo poema.

Sólo me gusta la nostalgia cuando genera poesía de la buena.

Es tan visual tu manera de rimar que siento y huelo ese aire que levanta las faldas y el pelo de la niña pájaro que evocas.

Uf, me ha encantado, Carlos.

Un beso,

Rafa Hernández dijo...

Precioso; nos podrán quitar muchas cosas, pero los recuerdos, por supuesto los buenos, ya que los malos creo que hay que desecharlos siempre permanecerán con nosotros. Muy bonito

Abrazo Carlos y gracias por tus comentarios.

taty dijo...

Este poema me ha hecho pensar en mi mamá, que pasó su infancia en un pueblo en el campo: siempre es así como me la imagino.

Saludos.

ReltiH dijo...

MUY LINDA EVOCACIÓN.
ABRAZOS

Marina Fligueira dijo...

Bueno, con la foto y tus letras, viajo yo también en el tiempo evocando mi niñez.
Muy buen poema, Carlos.

Te dejo un beso y mi gratitud por tu buen hacer.

Juana la Loca dijo...

recordar nuestra vida, nuesstros recuerdos está muy bien,
Es bueno añorar esos años de nuetra vidas...
besos.

maría del rosario Alessandrini dijo...

La vida nos regaló un millón de rosas frescas, sus capullos aun desborda el alma.
Abrazo

anuar bolaños dijo...

Uff, Bro. La sacaste del estadio con ese poema.La mágica nostalgia, la buena añoranza, aire que somos.

Mª Carmen dijo...

Bonito y nostálgico. Abrazos.

Rosana Marti dijo...

Hay recuerdos entrañables que siempre dejan huella. Abrazos Carlos pasa una linda semana.

Taty Cascada dijo...

Carlos querido, te dejo mi correo para que pueda ser realidad un bello intercambio de obras. Mi correo es: tatycascada@live.com

Un gran abrazo poeta.

Alondra dijo...

Apreciado Carlos, a veces la nostalgia se cuela por las rendijas pero las vivencias de ayer nos hicieron como somos hoy. Cuando el día se pone color de hormiga esta alondra suele sacar de su mochila recuerdos tan hermosos como el que nos describes. Puede que la casa esté en ruinas pero el árbol nos recuerda que lo vivimos y eso es lo que importa.
Un abrazo muy afectuoso y gracias por esperarme a pesar de mi distanciamiento forzoso.

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Ya no vive nadie en ella, a la orilla del camino silenciosa está la casa...

Tristes añoranzas,

un abrazo.