Páginas vistas en total

lunes, 31 de agosto de 2015

Nada

"NADA

Sé que al final vendrá la nada,
ya no importará el rostro.
será como despojarnos de la máscara de piel
con la que tantos papeles encaramos en la vida.
Cómo fingir,
esconder el odio,
el desamor
o el desdoro.
Ya no se es, 
sólo se admite estar ahí, 
en una nata de silencio.
La vanidades habrán perdido su oropel,
y el silencio imperará sus claves mudas,
como una sonata de calladas notas.
Quizás lo único que duela,
en la hora en que las palabras se queden sin eco,
es haber tirado los dados,
para desangrar el sueño de los otros, 
matar la utopía"



"NADA

Sé que al final vendrá la nada,
ya no importará el rostro.
será como despojarnos de la máscara de piel
con la que tantos papeles encaramos en la vida.
Cómo fingir,
esconder el odio,
el desamor
o el desdoro.
Ya no se es, 
sólo se admite estar ahí, 
en una nata de silencio.
La vanidades habrán perdido su oropel,
y el silencio imperará sus claves mudas,
como una sonata de calladas notas.
Quizás lo único que duela,
en la hora en que las palabras se queden sin eco,
es haber tirado los dados,
para desangrar el sueño de los otros, 
matar la utopía"




NADA

Sé que al final vendrá la nada,
ya no importará el rostro.
será como despojarnos de la máscara de piel
con la que tantos papeles encaramos en la vida.
Cómo fingir,
esconder el odio,
el desamor
o el desdoro.
Ya no se es,
sólo se admite estar ahí,
en una nata de silencio.
La vanidades habrán perdido su oropel,
y el silencio imperará sus claves mudas,
como una sonata de calladas notas.
Quizás lo único que duela,
en la hora en que las palabras se queden sin eco,
es haber tirado los dados,
para desangrar el sueño de los otros,
matar la utopía

lunes, 24 de agosto de 2015

Tiempos

TIEMPOS






Quizás estos tiempos no sean los mejores.
Viaja la brisa con un dolor en los costados,
gimen a su paso, el caobo y el espino,
esparcen su aroma de dolor el azahar
y los jazmines,
al roce de sus ramas.
Tiempos oscuros.
Se duele la brisa de que todos creen creer,
y se agarran de ideas sin carne y sin huesos;
al final no hay partidos,
ni política;
solo
ambición,
arribismo,
supervivencia,
expolio,
esclavitud que se disfraza de derecho en el trabajo
de mala paga,
Viaja la brisa por campos y ciudades,
hendida en el dolor,
de las víctimas lamiendo la espada de
los verdugos.
Quién clama, si el pensamiento
ha sido encadenado a la exigencia
de un mísero pan.

viernes, 14 de agosto de 2015

PRECIPITACIONES

"PRECIPITACIONES

No sé a dónde  dejar la mirada;
si en sus ojos,
si en sus labios,
si en su pelo,
si en su cuerpo,
siempre
me precipito en el abismo"




No sé a dónde dejar la mirada;
si en sus ojos,
si en sus labios,
si en su pelo,
si en su cuerpo,
siempre
me precipito en el abismo

domingo, 2 de agosto de 2015

Gruta


"GRUTA

Esa mudez tuya
de lámparas sin fuego,
de besos sin boca,
de mis manos recorriendo
su espina dorsal,
y ella pez sin aletas.
La luna se hará silencio, 
para no cantar con las ranas
en las charcas de las nubes
La noche será día,
y los barcos navegarán
en el mar del cielo
bocabajo,
arrojando el vómito de los
argonautas,
que buscan en las nubes
el vellocino de blanco puro,
para tejer con él
el dolor que no duele, pero es 
al fin dolor, 
lamiendo los huesos
de un sueño que muere,
en sus espaldas desnudas,
en sus pechos erectos. 
pero muertos al amor,
al deseo.
Quizás en la gruta de tu sexo, 
abajo de tu vientre,
fluya al fin el agua lustral de las cavernas
que ponga en fuga al fantasma-minotauro 
que llevas adentro"










GRUTA

Esa mudez tuya
de lámparas sin fuego,
de besos sin boca,
de mis manos recorriendo
su espina dorsal,
y ella pez sin aletas.
La luna se hará silencio,
para no cantar con las ranas
en las charcas de las nubes
La noche será día,
y los barcos navegarán
en el mar del cielo
bocabajo,
arrojando el vómito de los
argonautas,
que buscan en las nubes
el vellocino de blanco puro,
para tejer con él
el dolor que no duele, pero es
al fin dolor,
lamiendo los huesos
de un sueño que muere,
en sus espaldas desnudas,
en sus pechos erectos.
pero muertos al amor,
al deseo.
Quizás en la gruta de tu sexo,
abajo de tu vientre,
fluya al fin el agua lustral de las cavernas
que ponga en fuga al fantasma-minotauro
que llevas adentro