Páginas vistas en total

domingo, 22 de febrero de 2015

Cuento de carnaval

CUENTO DE CARNAVAL
Se acercaban los carnavales, porque ya la radio molía hasta la sordera, en la voz de Joe Arroyo, Te olvidé, y Alfredo, pensó mientras se bebía con los amigos, una cerveza , por los lados de Murillo Toro, cerca al estadio, que la proximidad de las fiestas carnestoléndicas, lo habían cogido sin aviso. Vió bajar por la cincunvalar los congos de Galapa, preludiando el Carnaval, y pensó en el disfraz que llevaría a las fiestas del club. ESte año iría sólo. Que Irina. su novia, se las arreglara como pudiera, pero este año, iría solo. Pensaba en que podía hacer un buen levante, y se acordó de la bella etiope, que en la primera fiesta de carnaval del club a la que fue, terminó desenmascarando en uno de los baños, y haciéndole el amor, sentado en la taza del inodoro, mientras afuera, las mujeres hacían cola para orinar.

No sabía cómo decirle a Irina, que este año, no iría con ella a la fiesta de disfraces del club. Al fin, cuando terminó la jornada de trabajo,la buscó en las oficinas de la Registraduría donde trabajaba, y la invitó a tomarse una cerveza, cerca al Teatro Amira de la Rosa. No se le ocurría qué decirle, cuando vio pasar a su jefe en busca de los parquedaderos, y le dijo a Irina, que su jefe le iba a comunicar algo urgente, y a él se le había olvidado preguntarle. HIzo que alcanzaba a su jefe, y cuando previó que ya no estaba al alcance de la mirada de Irina, compró en una de las casetas, El Heraldo. Miró en la página deportiva la entrevista a Mac Nelly Torres, la nueva contratación del Junior, para matar el tiempo, y regresó con Irina. 
-Amor, para qué te quería el jefe?-
-Vainas de trabajo-le respondió y se hizo el preocupado
-Bueno, y por qué esa cara, amor?-
-Es que no puedo estar para la fiesta de carnavales del club-
-Y, eso?- Irina consternada
-Tengo que viajar a la oficina de Plato, a recibir a nombre del jefe unos informes muy confidenciales, y urgentes, que no se pueden enviar por Internet.Qué pesar bella, que no pueda estar.

En los días de carnaval, Alfredo se volvió el mago de las mil caras, y de las elusiones, para no hacerse notar en la ciudad, y hacerle creer a Irina, que -realmente- se encontraba en Plato. Ahora el problema estaba en el disfraz que llevaría a la fiesta, Pasaron por su mente trajes de piratas, reyes, cantantes famosos, y al fin optó por uno de casanova veneciano, muy barroco, que le aconsejaron en la tienda de disfraces.

Por estos días evitó ir su apartamento, y fue a quedarse en una casita que tenía un tío, rumbo a Malambo. La noche de la fiesta, se atavió con su traje de casanova y su máscara veneciana, modelando frente a un espejo grande, con bordes de madera taraceada, que su tío había mandado instalar en uno de los pasillos de la casa, para que la pared no quedara desnuda, y tampoco diera esa sensación de soledad que tanto lo mortificaba. Pidió un taxi, y llegó al club en esos de las nueve de la noche, y ya el gerente del club leía el bando que liberaría el desenfreno, y la guacherna. 

La orquesta abrió la fiesta, con Tambores de carnaval, en el momento en que Alfredo se servía en la barra un margarita. Reparó, entonces, en la Shakira, que bailaba cerca a la tarima, con un pirata desdentado. Le gustaba el meneo de sus caderas, lo asumía seductor. Luego la perdió y se entregó a su coctel de margarita con placer epicúreo. Al rato, no se dio cuenta, la Shakira, bailaba frente a él con un Salvador Dali, que entusiasmado por el alcohol ( y la droga, pensó Alfredo), daba saltitos de oso afeminado. La Shakira tras su antifaz, avistó que Alfredo la miraba con delectación, y éste vio que la Shakira bebía wodka puro, a pico de botella. Pensó en Irina, porque a ella le encantaba de manera generosa, beber wodka, preferiblemente sin mezcla. La volvió a perder de vista, cuando Alfredo ya llevaba cuatro margaritas encima. Al rato, levantó la cabeza, y la shakira, lo tomó de las manos y lo condujo cerca a la tarima,me gusta tener la orquesta junto a mi cuerpo y mis oídos, y bailaron arrastradito, Te olvidé; se besaron locamente, y ella sintió entre sus piernas abultarse el miembro de Alfredo, y un calor abajo de su pubis, empezó a marearla. Y se dejó llevar. Alfredo la arrastraba hacia el vestier. Tirando al suelo algunas de las ropas, de la gente que había llegado al club para disfrazarse ahí mismo, la Shakira se acostó, y él intento arrancarle la máscara. No pudo. Prácticamente, parecía aferrada con metales al cuero cabelludo de la mujer, La besó en el cuello y ella gimió, le gustaba, y él reiteró los besos. Le enervaba. La mujer lo abrazó, y él supo, lo que había presentido: la calidez de un cuerpo armónico de mujer; luego, ella, enroscó sus piernas en las suyas, y meneando sus caderas fue creciendo hasta la marea alta de sus aguas, y el desfallecimiento.

El lunes, supuestamente de vuelta de Plato, llamó a Irina, a la Registraduría, y quedaron de encontrarse para tomarse una cervezas y hablar de cómo le fue a él en Plato. Se citaron en el lugar de siempre, se besaron, pero él sintió que Irina lo hizo con cierto desgano, Alfredo estaba inquieto por saber si Irina había ido a la fiesta de disfraces del club.
-Fuiste a la fiesta del club ?- le preguntó sin rodeos
-Claro¡ No iba a perdérmela, porque no estuvieras-
-Y que tal estuvo?-
.-Algo aburrida. Hasta me vine temprano-
- Y de qué te disfrazaste, amor?
-De Shakira

23 comentarios:

lichazul alqantar dijo...

simpático relato Carlos
en tiempos de carnaval ocurren siempre sabrosuras

abrazos y buena semana

Maria Rosa dijo...



¡¡Que linda sorpresita se ha llevado!!

Muy bueno Carlos.

mariarosa

la MaLquEridA dijo...

¡Tómala barbó! Que buen final.

Un besopoeta

Verónica O.M. dijo...

Me ha encantado.
Le estuvo bien por mentiroso.
Un abrazo, buena semana

Boris Estebitan dijo...

Gran final, pensar que Shakira era la chica con la que no quiso pasar Carnaval.

Boris Estebitan dijo...

Gran final, pensar que Shakira era la chica con la que no quiso pasar Carnaval.

Isa dijo...

Hola Carlos, qué sorpresaaaaaaaaaaaaaaaaaa.
Me ha gustado mucho el texto. Está muy redactado y sobre todo el final es colosal.
Quién lo hubiera dicho.
Muy bueno, sí señor.
Saludos y abrazos

Leticia dijo...

La sorpresa,lo inesperado en los cuentos, es algo que logra penetrar el gusto del lector, muy rico jejeje. Un placer leerte siempre Carlos.

Julito Chés dijo...

Cuando la máscara habitual se vuelve monotonía mejor cambiarla por una nueva.
Como los buenos relatos éste tiene múltiples lecturas, felicidades.

Mercedes Cardona dijo...

MERCÉ CARDONA.Dice, No es bueno mentir, la luz siempre aparee. Buen final..........

Agradezco tu paso por mi casa. Besosssssssssss

Mercedes Cardona dijo...

MERCÉ CARDONA.Dice, No es bueno mentir, la luz siempre aparee. Buen final..........

Agradezco tu paso por mi casa. Besosssssssssss

Mercedes Cardona dijo...

MERCÉ CARDONA.Dice, No es bueno mentir, la luz siempre aparee. Buen final..........

Agradezco tu paso por mi casa. Besosssssssssss

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Aunque dicen que las mentiras no dejan nada bueno, en este caso no se puede decir lo mismo, la desenfrenada pasión hizo de las suyas...

Un abrazo.

Escritos en tu nombre dijo...

¡¡Ja que bueno!!

Saludos.

ReltiH dijo...

FUL, REFULLLLL TEXTO. SE NOTA QUE CONOCES BIEN A BARRANQUILLA.
UN ABRAZO BROTHER

Gustavo Figueroa Velásquez dijo...

"La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida, ay, Dios..."
Maestro, los carnavales de curramba la bella dan para todo, son una fiesta hermosa del pueblo de Barranquilla y, en el marco de esa fiesta maravillosa se pueden dar historias hasta paradójicas como la que aquí nos relatas con muy buena imaginación, el toque de infidelidad, de emoción y de sorpresa que, a mi, me ha causado hilaridad.
Genial apreciado Maestro.
Te dejo mi abrazo.

RECOMENZAR dijo...

me gusta como escribes y el sabor que le das a tus letras mi admiración por VOS

lichazul alqantar dijo...

mil y una gracias por tus huellas Carlos
comienza marzo con cambios y con aromas a otoño

abrazos gorditos

Teca M. Jorge dijo...

Simpática surpresa! Um grande final!

Beijo e amizade.

Beatriz Martín dijo...

Excelente relatyo si vinieras a los Carnavales de Santa Cruz de Tenerife, te lo pasarías en grande he disfrutado tu relato gracias amigo, besos desde mi brillo del mar

Alondra dijo...

Hoy he disfrutado doblemente, primero porque escribes de forma que se vive y lo hiciste en un cuento que tiene la magia de la literatura costumbrista.
Es increíble que la misma persona bajo una máscara te parezca otra... Mi abuela siempre decía: hay dos tipos de mujer, LA MUJER GERANIO y LA MUJER ORQUIDEA, la primera acepta la vida tal y como es, siempre dispuesta a dar sin recibir nada porque el geranio crece donde lo siembren no importa si no lo cuidas;en cambio la orquídea requiere de cuidados especiales. Nadie regala un geranio en fechas especiales, en cambio la orquídea es bella y cara. Yo lo aplico también al hombre que deja de ser violinista y se convierte en maraca.
Me ha gustado mucho este baile de carnaval. Gracias por tu afecto.
Un abrazo grandote

Doris Dolly dijo...

Carlos ....
dicen que las mentiras tienen patas cortas ....jajjaja
El puede quedarse tranquilo, no ha sido infidelidad de ella, si a cometido un desliz con el..hmm !!

Saludos desde Argentina..

Joaquín Galán (Jerónimo) dijo...

Excelente relato a pesar de que el final estaba casi cantado.Muy bien narrado y con interesantes modismos locales que enriquecen nuestra lengua común.

Abrazos Carlos.