Páginas vistas en total

domingo, 28 de septiembre de 2014

La mujer de los ojos devaídos

LA MUJER DE LOS OJOS DESVAÍDOS

La vi por primera vez, aquella noche en el bar, sentada en la barra, mientras se tomaba un cerveza con una lentitud de caracol. Me senté a su lado, y se escuchaba a Silvio, cantando algo de una mujer con sombrero y Chagall. Miraba con esa mirada desvaída, que siempre le conocí, hacia uno de los espejos del bar.Me senté a su lado, y pedí un "amarillo". Ella, volteó amirarme, hace bien que se beba un whisky, está haciendo frío, y se frotó las manos.
Otra de las veces, estaba parada frente a la catedral. Vestía de blanco, un traje etéreo como su mirada. Me vio, y se acercó, en el momento en que tomaba unas fotos de las palomas en vuelo, ya recuerdo, fue el que se sentó junto a mi, en el bar donde ponen trova cubana, y estuvimos hablando de sueños y tonterías de la vida. Lo dijo tan simple, que cualquiera hubiera pensado, de escuchar la conversación, que realmente habíamos hablado de frivolidades, cuando la charla se fundó en la existencia como acción, en esa postura ética de Sartre, tema que se volvió reiterativo en nuestras charlas.
Creo que le gustaba el puerto, en esa hora en que recalaba algún barco, y ella esperara a alguien que nunca llegaba, pero se le veía feliz, a pesar de esa mirada desvaída, que se había anidado en sus ojos para siempre. Muchas veces la vi allí, recostada contra la baranda. Un viento indiscreto levantaba su falda, y a ella no le importaba que quedaran al descubierto sus nalgas rotundas.
Volvimos a encontrarnos en el bar de la trova cubana. MIlanés, cantaba aquella letra de la mujer que deja en la camisa las flores de abril. Ella se acercó a mi mesa, y me brindó una cerveza, pero primero la bebió a pico de botella, y me la puso en las manos. Sin pensarlo, bebí la cerveza, también a pico de botella. Sonó Portavales, y ella me sacó a bailar. Dimos unos pasos, entre dengues y contoneos sueltos, y luego nos pegamos. Sentí el calor de su cuerpo, a pesar de la mirada desvaída. Nos besamos, con ansiedad. Quizás ambos, esperábamos ese beso. Terminamos en la playa, sin luna, haciendo el amor entre el yodo y el salitre del mar.
Después no la volví a ver. Desapareció como por ensalmo, dejándome una herida en el alma, porque de verdad, había empezado a amarla. Hoy, he recibido una carta de ella, sin procedencia, sintética: "amor, pudo más Sartre y la acción"


24 comentarios:

luís rodrigues coelho Coelho dijo...

Uma história de amor e de sonho.
Quando somos picados pelo deus do amor muitos dos nossos sonhos desaparecem ou se enobrecem.

Dionisio ALVAREZ T. dijo...

Lindo encuentro aunque la chispa que prende en un instante, de igual modo se pierde y para siempre, dejando un sedimento de nostalgia…
Un abrazo.
http://dialtri.blogspot.com.es/

poemas lichazul dijo...

combativa hembra o gaviota ligera
en ella todo cabe porque su esencia es Desvaída

preciosos encuentros con remanentes nostálgicos

mil gracias Carlos por tus palabras
ten una semana genial

Isa dijo...

Hola Carlos, una historia de amor pasajera. Encuentro amoroso a luz de las agua con sonido de olas y caracolas. Ella desapareció como la luna de mil noches oscura. El desasosiego continua frío, helado en los labios que la besaron.
Tal vez el destino vuelva hacer posible un nuevo encuentro. ¿Tal vez el hechizo se deshizo?

Saludos y un abrazo

María dijo...

Las heridas del corazón duelen cuando se aleja la persona amada y tarda en cicatrizarse el corazón, pero a veces, la vida puede dar una segunda oportunidad.

Un beso.

Leticia dijo...

Hay mujeres y encuentros inolvidables para muchos hombres, de ello se sabe cuando en la intimidad platican sus cuitas a la mujer de su vida... Un placer siempre visitarte Carlos.

Maria Rosa dijo...

Hay amores que llegan y pasan y dejan vacío en el alma. Al menos te ha quedado su recuerdo y los buenos momentos vividos.

mariarosa

Verónica O.M. dijo...

Hermosa historia.
No duró demasiado pero seguro será inolvidable.
Un abrazo, buena semana

Elsa dijo...

Los amores militantes dejan huellas, a veces no convencionales.

Abrazo

ohma dijo...

No sé bien si es un poema con historia o una historia poétíca, de todas formas es igual, me pareció un texto bellísimo.
Algo así como lo contado siempre merece la pena aunque dure el vuelo de una gaviota.
Un abrazo bien fuerte.

Joaquín Galán dijo...

Tiene esta historia la belleza de lo imprevisto,de lo inesperado y el encanto del siempre deseado encuentro fortuito con un alma gemela,soñadora,como la nuestra.
Me encantó Carlos.

Abrazos.

RECOMENZAR dijo...

Hola Carlos
Maravilloso entre el salitre del mar y tu piel de una historia increible

ReltiH dijo...

PURA BOHEMIA DE LA BUENA!!!
UN ABRAZO

Loli Salvador dijo...

Entro en este bar y no sé si son dos fotos o que me voy viéndola doble. Es lo que tiene el alcohol.
Me parece oír a Milanés diciendo:
"ese tiempo perdido que nos deja vencidos sin poder conocer eso que llaman amor para vivir.
Un abrazo

chusa dijo...

Interesante binomio, Sartre y la trova cubana. Y una pasiòn desembocada, la fuerza de la vida.

Bella historia, muy sugestiva
Un abrazo !

Beatriz Martín dijo...

Un relato que me atrapó, aunque su alma estaba allá en el mar esperando , su cuerpo lo encendiste y fue un encuentro de amor y pasión que disfrutaron te queda ese lindo recuerdo , solo que esa herida tardará en sanar, pero te queda la alegría que pudiste estar junto a ella. El ambiente que describes es mágico con aromas a juventud, e ideales a lado de Silvio, muy bueno amigo , un beso desde mi brillo del mar

Teca M. Jorge dijo...

Encontros que sempre deixam pequenas sessões nostálgicas... sutilmente mágicos. ;)

Beijo.

Marina Fligueira dijo...

¡Hola, Carlos!!!

Me encanta el texto, uno va viendo imagen muy claras mientras se lee.
Es un relato hermoso poético y amoroso a pesar del final un tanto melancólico; ¡curará la herida! ¡Todo pasa! El tiempo se encarga.

Este Sartre!... ¿Que filosofía la suya eh? Vamos. Que fantástico.
Gracias por compartir tus bonitas letras.
Te dejo gratitud por tu cercanía y mi estima siempre.
Un abrazo y feliz semana.

poemas lichazul dijo...

mil gracias por tus huellas Carlos
ten una semana genial
abrazos

la MaLquEridA dijo...

Un texto muy romántico y febril. Esos amores inconclusos son tan fascinantes.

Un beso Poeta

Doris Dolly dijo...

Carlos ....
me atraparon tus letras, por ese amor que deseaba que se concretara en un amor inolvidable...que triste final...la verdad duele tu historia pero bonita a la vez !!

un beso

Gia Amsara dijo...

Asi son los amores inolvvidables siempre dejando un sabor al misterio de querer mas

Fascinante poeta como siempre

Guindada a vos a tus letras

Gia

Azzul. dijo...

Bello relato.
Besos.

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Bueno, no todo es pérdida, quizás ella haya recuperado en brillo de su mirada y el amor por la vida.

Un abrazo.