Páginas vistas en total

miércoles, 9 de enero de 2013

Aguadas







Una brisa cálida anuncia la mañana.
El día se despereza,
y sus párpados abiertos se llenan de luz.
Huele a yerbabuena,
escapada de alguna maceta de los patios vastos rodeados de zaguanes dormidos 
de las viejas casas que se resisten a caer con su carga de recuerdos,
en estos rincones de historia y antiguallas.
Se huele la mañana en el café bravo
que hierve en la greca grande del bar de la esquina.
Un voceador anuncia los periódicos,
y las calles muerden  el bullicio de los carros y sus bocinas vocingleras.
La ciudad se ha abierto al día
con las rutinas del trabajo,
y el bostezo de los desocupados 
que juegan en las esquinas de los barrios,
o en los parques, 
a matar el ocio con las cartas,
o acaso a echar en el olvido 
la dura existencia.






25 comentarios:

Remedios, la bella dijo...

Carlos, me parece estar viendo en esas calles, a esa gente matando el tiempo y el pensamiento de no tener trabajo, en las cartas. Bien lo dices. UN abrazo.

Verónica dijo...

La mañana, vivida de diferentes formas según cada persona. Excelente poema, que deja que viviamos esa bonita mañana, aunque estemos muy lejos de ese lugar.
Besos

teca dijo...

Interessante sentir cada palavra narrada por você...

Beijos.

María dijo...

Calles que van dibujando en los rostros sonrisas o amargura, lágrimas o sueños, desesperación o preocupación, gente que deambula por ellas para pasar el tiempo, o que van deprisa porque llegan tarde a sus lugares de trabajo, gente de todo tipo, cada uno con sus circunstancias.

Un beso.

Maria Rosa Giovanazzi dijo...

Un aquaforte de la realidad. En tu poema he visto el barrio y olido ese aroma a yerbabuena.

mariarosa

Eternauta dijo...

El día se despereza igual en todas partes. Las rutinas y las circunstancias existenciales. Lo mejor es el olor a yerbabuena y al café.

Un abrazo
mj

ReltiH dijo...

UFFF UNAS HORAS DE SOL BAJO LA SOMBRA DE LA CEIBA DEL PARQUE.
UN ABRAZO

la MaLquEridA dijo...

Dura existencia que hay que vivir, ni modo.


Besos.

Cristian Lisandru dijo...

Decoración retratada matinal con talento. Mis felicitaciones!

Marisa dijo...

Has convertido la cotidianidad de la mañana en un exquisito bostezo de colores abigarrados, imágenes repletas de renglones escritos y de olores a hierbabuena.

Bellísimo, Carlos.
Un beso.

Isa Ramos dijo...

Hola Carlos, qué bonito lo que has escrito. Me encanta como cuentas el despertar de tu ciudad.
Un amanecer. Una ciudad que al desperezarse huele a hierbabuena y a café. Trasiego de personas al trabajo. Otros sin nada que hacer se dedican a jugar para matar al tiempo. Mejor que matemos nosotros al tiempo, a que nos mate él.
La vida en los distintos sitios del planeta parece que se repite.
Saludos y besos

ohma dijo...

El empiezo del día es como un pistoletazo de salida para mucha gente y los ruidos se adueñan del silencio.
Bonita descripción de ese despertar.
Un fuerte abrazo, amigo.

Eva Letzy dijo...

Qué lindo perderse en esas calles...
Saludos

Moisés Augusto Gonçalves dijo...

Tudo de bom em 2013: sonhos, lutas e poesia...!

Lichazul dijo...

que escenario más bello y bucólico has pintado con tus versos CARLOS
sin duda los amaneceres traen toda esa esencia que revitaliza el alma

gracias por tus huellas
abrazos

RECOMENZAR dijo...

romántico poeta aqui estoy te traje flores para que perfumen to lugar
y mientras te leo disfruto tus letras

Vocablo Mudo Pilar dijo...

Tantas mañanas como personas existen. Cada cuál con su vida y sus circunstancias pero, sin duda en la mayoría el café es el petardo de salida.

Un abrazo
Pilar

Realidad y Ficción dijo...

Un texto que me parece transita en los deslindes de la poesía y la prosa, una descripción poética, una visión interna que abraza un trozo de realidad con verdad y cariño. El título me encanta, le da un sentido profundo al texto... palabras que pintan con tinta y agua.
Mi abrazo!

Maribel Flores dijo...

Carlos, este texto me recuerda el amanecer de andalucía en los largos día del verano. Llena de lírica y evocación, me ha conmovido. Palpitan las esquinas de la ciudad con tu texto de buceo entre los barrios de cualquier ciudad.
Un abrazo.

David C. dijo...

Intenso texto.

Sneyder C. A. dijo...

Es precioso sentir a través de tus letras el despertar de tu ciudad, entre aromas a café y yerbabuena. Rincones donde la historia duerme escondida entre sus viejas casas…


UN cálido abrazo Carlos

Sneyder C. A. dijo...

Es precioso sentir a través de tus letras el despertar de tu ciudad, entre aromas a café y yerbabuena. Rincones donde la historia duerme escondida entre sus viejas casas…


UN cálido abrazo Carlos

Sneyder C. A. dijo...

Es precioso sentir a través de tus letras el despertar de tu ciudad, entre aromas a café y yerbabuena. Rincones donde la historia duerme escondida entre sus viejas casas…


UN cálido abrazo Carlos

Gala dijo...

Me encantan esos patios donde sentarse a degustar las mañanas, o la brisa de la tarde en dias de primavera.

Besos mediterráneos.

EvaBSanZ dijo...

No hay mejor manera para despejarse de la ciudad.

Un beso