Páginas vistas en total

viernes, 21 de septiembre de 2012

Circe




Sintió el chapoteo de las botas en los charcos que había dejado, entrada la tarde, la lluvia en las losas del ancho callejón. Miró con sigilo por los huecos de la cortina, que a propósito había agujerado con una colilla encendida de cigarrillos Pielroja. Vio a los hombres de uniforme pegarse a la pared de la casa, como lapas. Se palpó la pistola en el cinto, pero pensó que era un suicidio enfrentarlos. Corrió al patio de los geranios, mientras los de afuera, abrían el portón de entrada al caserón, a punta de metralla. Se abrió camino por un sendero que llevaba a un solar poblado de limoneros, y de un salto felino alcanzó el borde del paredón, y saltó a la calle, cayendo como sabía hacerlo en puntillas,  felino humano, y emprender una carrera veloz, por el laberinto de pasajes amplios, que habían construído los turcos, para levantar su mercado de toldos y tenderetes, mientras las balas le silbaban en montonera, y él no sabía si estaba vivo o muerto pues un miedo cerval, no lo dejaba pensar. 
Una mujer, en ese dédalo de pasajes, lo agarró con fuerza animal, y lo metió en su casa, cuando los de uniforme, estaban a punta de darle cacería. La mujer de ojos como el mar, pelo de trigo, boca carnal, como buena anfitriona, ha satisfecho su sed, y le ha dado de comer con generosidad, y en las noches frías, ha arrimado su piel a la suya, dejando  que él le abra las piernas, y entre en ella, cuantas veces quiera, animal o tiernamente. El hombre es feliz, pero extraña a los suyos, aquellas montañas, a donde un día se citaron a pelear el pan para todos, y juraron sobre el latir de sus emocionados corazones, tumbar al déspota. Y puede más el deber. Por eso ha intentado fugarse varias veces del lugar , pero se le hace raro, que cada vez que amaga escaparse, la casa parece girar,  escondiendo en cada una de sus vueltas,  la puerta que da a la calle.

28 comentarios:

El viejo parce dijo...

Muy buena metáfora, a partir de Circe, para plantear opresión, y ansiedad de libertad. Un abrazo.

mj dijo...

Que angustia debe sentir al no encontrar la salida a la libertad.
El juego de la existencia.
Un abrazo y muchas gracias

Oriana Lady Strange dijo...

Buenísimo!!!
La bella cárcel de que quien solo añora su libertad, búsqueda incesante de la felicidad y su precio.
Cariños....

Vocablo Mudo Pilar dijo...

A veces, sin saber tener claras sus consuencias, nos metemos en jaulas de las que yo no es posible escapar...

Un abrazo

ReltiH dijo...

UFFFFFFFF BROTHER, QUÉ RELATO TAN RETEBACANO!!!!! DE PELÍCULA!!!
UN ABRAZO

Verónica dijo...

Bello relato, y angustioso para él.
Querer irse y no poder, aunque por el lado práctico para qué irse si allí lo tiene todo (o casi)
Un beso, buen finde Carlos...

OZNA-OZNA dijo...

Bellas y fascinantes letras nos obsequias querido y admirado escritor y poeta. Muchos besinos de esta amiga que te desea feliz domingo y te da infinitas gracias por hacernos confidentes de ellas.

teca dijo...

O importante é tentar... buscar incessantemente os caminhos... interessante metáfora.

Beijo carinhoso.

Moisés Augusto Gonçalves dijo...

Prezado Carlos,

Aos poucos vou aprendendo o espanhol. Seus textos encantam e ajudam muito.

Um grande abraço!

Moisés Augusto Gonçalves dijo...

Prezado Carlos,

Aos poucos vou aprendendo o espanhol. Seus textos encantam e ajudam muito.

Um grande abraço!

Alicia María Abatilli dijo...

Quizás faltó buscar, algo,una rendija, un atisbo.
Tus palabras son parte de esa libertad, Carlos.

la quiltra dijo...

quizás no tiene tantas ganas de volver o de fugarse, sólo lo ha intentado un par de veces por la puerta principal... cuando uno quiere terminar simplemente sale de ahí.

Leticia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Leticia dijo...

Las pasiones carnales que buscan naturalmente el desahogo,pueden lograr la pérdida del albedrío, y restringir la libertad para seguir o volver atrás. Aquí ofreces un auto encierro claro-oscuro a través de una Circe generosa que evoca el placer con tu sutil toque de erotismo,acicate para cualquier lector.
Me pareció bello el uso de la sinestesia en general, como en la frase "Se abrió camino por un sendero que llevaba a un solar poblado de limoneros,"
Productivo domingo Carlos Augusto.

Fay Gwillyon dijo...

mujer que hechiza con amor a diferencia de Circe, con mimo y cuidados que le hace difícil partir a cumplir la misión encomendada por los latidos de su corazón.
saluditos cordiales

Luís Coelho dijo...

Só damos valor à liberdade quando a perdemos, quando estamos doentes ou encarcerados.
O valor primeiro do homem é a sua liberdade que o ajuda a ser um ser que sabe o que quer e luta para o conseguir.

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Hola, Carlos:

La primera parte del relato me hace recordar el final de Efraín Gonzáles, así más o menos me lo contaba mi padre, claro que él si murió peleando y no cayo en la cárcel de una astuta mujer.

Un abrazo, gracias por visitarme.

Gustavo Figueroa V. dijo...

Maestro Carlos:

Nos ofrece usted una historia que bien podría caber en el mundo del realismo mágico en donde lo real se confunde con lo fantástico y viceversa; la historia de un hombre que lucha por su libertad, que se juega la vida cada día y cuando un día las tropas están por capturarle aparece ella, diosa o demonio, quien le salva de caer prisionero para después hacerlo prisionero de su carne; pero, él tiene un deber de conciencia y, en su caso, ni el fuego de la pasión es más fuerte que su deseo de libertad para él y para su pueblo.
Excelente historia y mejor, aún el fondo de la misma.
Un abrazo mi estimado amigo.

stella dijo...

Interesante historia con la suficiente dosis de intriga para acaparar por completo al lector...¿conseguirá llegar a la puerta que se oculta y adquirirá su libertad? ¿pero realmente la quiere?
Me ha gustado muchisimo
Un abrazo
Stella

mariarosa dijo...

¡QUE BUENA HISTORIA!

Carlos un relato tierno y a la vez bravo, difícil el destino de ese hombre o prisionero de los soldados o de una mujer...
Me gustó.

mariarosa

María dijo...

Tus relatos enganchan amigo Carlos, es un placer siempre pasar a leerte.

Un beso.

Isa Ramos dijo...

Hola Carlos, muy pero que muy bueno el relato.
Pobre a toda costa él quiere ser libre, pero al final cae en las garras de una diosa o una bruja que en cuanto siente o escucha que su hombre tiene intención de escapar, lo atrapa con algún elixir o pócima dejándolo aturdido.

Aunque por otra parte pienso que a él tal vez no le interese ser libre, pues ella le deja que entre en ella con caricias o siendo un animal, no pone resistencia, y esto a algunos hombres les enloquece.

De alguna manera todos los seres humanos somos esclavos de nuestros propios deseos.
Me encanta como lo vas desarrollando para que el lector quede enganchado, anonadado de seguir con ímpetu la lectura.
Saludos y un abrazo grandeeeeeee

stella dijo...

Llego a darte las gracias por tu vista y coentario, quiero dejarte el enlace de mi bog de poesias por si te aetece llegar
Un abrazo agradecido

http://calzandosentimientos.blogspot.com.es/

Stella

la MaLquEridA dijo...

Una cárcel de puertas abiertas que no tienen salida.



Un beso

stella dijo...

No vy a hablarte de esta entrada en concreto, sino de todas las que he ido leyend esta nañana y que me resultan enormemente belas, con fuerza y mucho impacto, te felicito
Un abrazo
Stella

Alma Mateos Taborda dijo...

Impecable relato con gran calidad y particular estilo y un contenido que impacta. Te aplaudo de pie.

Alma Mateos Taborda dijo...

Uy se me fue el comentario y no había concluido . Me faltó dejarte un abrazo.

Patricia 333 dijo...

Estoy tratando de pasar por los bloggs de mis amigos que siempre me acompañan para invitarlos a mi cumpleaños :)

Prepare unos pastelitos con mucho cariño, ojala puedas pasar un ratito

Un abrazo muy fuerte!!