Páginas vistas en total

martes, 29 de mayo de 2012

Gacela


Ella...
la de la furtiva mirada,
con un suspiro recogido en el pecho,
como gacela al acecho
de un amor callado...

jueves, 24 de mayo de 2012

Entre tangos de despecho


Entre tangos de despecho (1)


La sangre escarchada en el tiempo, hecha 


película sepia en la pared del sótano; y aún 


en las noches donde un silencio de luna 


duerme, se escuchan los !ayes¡ de una mujer, 


asordinados por un tango de despecho:

"Gata, como un arañazo.

Hieres mi amor inconsciente.
No merecés ni el balazo,
que un hombre decente te acaba de dar"*

*Tango, Anoche a las dos. Letra de Hoyos y Cayol

sábado, 19 de mayo de 2012

Blues y clarinete


Con un blues,  

en los labios de ensalmo del clarinetista, 

ella, 

cimbreando en sus caderas las notas, 

puso en mis ojos el veneno del amor.

domingo, 13 de mayo de 2012

Errancias


Días sin sol lunas sin noche,
una baba adentro magma incendiario de vísceras,
amargo escapa por la boca;
y esta angustia en el pecho
que trepida como cascos de caballos
sobre el suelo desnudo,
es quizás la desesperanza de andar caminos
sin destino,
errancia inútil de cuchillos romos,
de bocas desdentadas para el pan,
de niños destetados para la guerra sin razón.
Vagan la niebla y las sombras,
sobre las tumbas levitando en sueños de ciudades sumergidas;
ni un canto de pájaros en las desnudas ramas de los árboles;
un aire salobre se pega en la piel, denso y pesado como la potala de una embarcación que ancla en arrecifes sin peces;
el tiempo es un reloj sin horas ni segundos,
 la vida un fantasma que no se reconoce en sus propios espejos,
y huye de los astrolabios que no recuerdan los puntos cardinales en el mapa del cielo.
¿qué hacer cuando la rosa de los vientos
extravía los caminos de  sueños e ilusiones,
y Ulises es piel asediada por monjes invertidos en Athos,
y Penólope busca al héroe troyano equívocamente en Lesbos,
la islita griega de la psicalíptica Safo?

miércoles, 2 de mayo de 2012

La piel de los recuerdos











Como una herida abierta



la piel descascarada de la casa,


y adentro muriéndose a pedazos


los recuerdos.