Páginas vistas en total

sábado, 7 de enero de 2012

Yesca





Quizás el sol no tenga la misma fuerza,


en esa hora en que los pájaros alborotan la tarde


o acaso la luna empalidezca


cuando el gato sobre el tejado


salte trazando una elíptica en las cornisas de la iglesia.


El gozne de cada puerta abierta


lanzará un quejido moribundo,


y en mi pecho crecerá una flor de dolor,


como la hierba que crece en las grietas de la piedra,


muda en sus lamentos.


En las cuencas de los ojos,


se secarán las lágrimas,


y habrá un otoño en que los árboles


mudarán las hojas de amor,


por hojas de odio


y los pechos de las mujeres,


se negarán a lactar hijos para la guerra


No habrá razón para el canto de la cigarra


y cada arpegio de la guitarra,


será un disparo al corazón,


callando la razón del beso,


y  la caricia que abre surcos de deseos


en la piel,


y  ardida ansiedad  de amor y sexo.


De pronto tenga razón el olvido,


y no importe si se va al norte o al sur,


si el cielo es azul, amarillo o magenta.


Las cosas se desdibujarán,


y no habrá ya quién las nombre,


pero a pesar de todo,


su nombre adentro


tatuado como una huella de yesca.

16 comentarios:

OZNA-OZNA dijo...

miles de gracias por regalarnos la belleza de tus versos dulce y sensible poeta, muchos besinos de esta amiga admiradora que te desea con cariño feliz domingo.

Mercedes Cardona dijo...

MIS PENSAMIENTOS. MERCE CARDONA.

Dice, agradezco tu visita. Me encanta tu poema, sensible como siempre.

Besos

azpeitia dijo...

Muy bello...un abrazo de azpeitia

Endless Love dijo...

¡Todas las sensaciones descubiertas alrededor del olvido!, las cosas se desdibujan y en la piel se marcan los surcos de la indiferencia. Hay lamento y un sollozo al leer tus versos, sin embargo son versos bellos que envuelven y hacen sentir que a pesar de todo, ese nombre seguirá tatuado tan dentro como una huella.
Me encanta leerte e invadirme con tus imágenes.

Marisa dijo...

Quizás sol y luna se vistan de negro crespón. Quizás el gozne de alguna puerta gima en su deseo de cerrarse para siempre. Quizás florezcan desiertos en algunas cuencas de ojos o los árboles de algún otoño se rebelen con su irreverencia. Quizás los pechos de algunas mujeres se nieguen a amamantar a la guerra o quizás el canto de cigarras y guitarras enmudezcan.
Pero los buenos canteros siempre firmarán el corazón tatuado por la yesca sempiterna de lo que late.

Excelente tu composición.
Mi admiración y mi beso.

Liliana G. dijo...

Impresionante, Carlos, los sentimientos se desbordan en la metáfora, y aunque ellas encripten la realidad, al lector le llegan todos sus ecos.

Estupendo poema.

Besazos.

Verónica dijo...

Muy hermoso Carlos, siempre es un placer leer tus maravillosos poemas.
Un beso
Verónica

RECOMENZAR dijo...

Sos poeta de los de antes donde las rimas hacen milagros y mientras te leeemos suspiramos las chicas!!!!

Gala dijo...

Pase lo que pase, aunque se seque el cielo de estrellas su nombre seguirá en tu corazón y tu alma, tatuado... y así es dificil borrarlo.

Precioso poema, amigo.

besitos mediterráneos.

Alicia María Abatilli dijo...

Ese nombre grabado a fuego lento, o a fuego cierto.
Un abrazo.
Alicia

MORGANA dijo...

Ese nombre tatuado en tu alma,irá contigo hallá donde estés.
Es precioso,Carlos.

Sneyder dijo...

Muy bello
- No habrá razón para el canto de la cigarra
y cada arpegio de la guitarra,
será un disparo al corazón…

Un abrazo

medianoche dijo...

Metáforas que iluminan ese nombre tatuado en la luz de tu mirada, precioso, gracias por tus hermosos comentarios.

Besos

Luís Coelho dijo...

Cântico de desespero e dor.
O sol continuará a aquecer os corações e a dar filhos para a guerra. A morte saiu à rua.

Para que haja paz e amor vamos todos amar cada amanhecer cuidando das flores que nascem nas rachaduras do coração e secar as lágrimas caídas em vão.

É tempo de mandarmos na nossa razão e não seguir por onde e como os políticos nos cantam empurrando.

Estrella Altair dijo...

Ummm el amor.. y el olvido... y la espera.. y el cambio..

y que el nuevo amanecer... nos traiga nuevos amores..

a confiar..

bello poema..

un beso

David C. dijo...

Intenso poema.