Páginas vistas en total

domingo, 4 de diciembre de 2011

Bajezas









La tarde olía a yodo. Un crucero, anunciaba su entrada a la bahía, buscando recalar en el puerto. Sintió la brisa aletearle en la cara. Anduvo hacia la playa, y debajo de un parasol rojo, el tipo de los lentes oscuros, le señaló al hombre que tenía matar. Se sentía mal. Pensaba que habia tocado fondo en las bajezas que había cometido en la vida. Palpó la pistola empretinada, y se dirigió al hombre, que estaba de espaldas, sentado sobre una especie de toalla acolchada,acariciando un perro samoyedo. El hombre,volteó a mirar, y con sorpresa vio que era su padre. Aún le quedaba la peor bajeza de las bajezas, pero no tuvo valor, y retrocedió, sintiendo un fogonazo en la cabeza que lo tendió en la arena. El hombre de los lentes del parasol rojo, ya no estaba.

13 comentarios:

Rosa de los vientos dijo...

Hace rato que no entraba a comentar. Admirable la frescura para relatar esta historia negra. Siempre he reconocido su calidad narrativa, y una muestra es su libro La angustia de las almas en pena. Un beso.

Poetiza dijo...

Hola , buen texto y que final tan fuerte. Un gusto leerte. Besos, cuidate amigo.

MORGANA dijo...

Un final inesperado totalmente.Me gustó el giro que le diste a tu perfecto relato.
Millones de besos.

Alicia María Abatilli dijo...

Hola, Carlos Augusto.
Un relato que tiene todo lo que debe tener un buen relato.
Felicitaciones.
Alicia

Gala dijo...

Uf, una vuelta de tuerca inesperada...
Hay bajezas amigo mio que nunca creeriamos posibles, aun así la vida se empeña en obligarnos a soportarlas...
Aunque siempre hay tiempo para retroceder..

besitos mediterráneos.

PD: me alegra verte de vuelta en mi casa... se te echa de menos amigo.

OZNA-OZNA dijo...

infinitas gracias por regalarnos tan sublimes y profundas letras insigne escritor y poeta, besinos miles de esta amiga admiradora que te desea con cariño feliz inicio de semana.

Verónica dijo...

Buen relato, fuerte y inesperado final.
Me pregunto ¿que cuantos tipos de estos, circulan por nuestras ciudades? mejor no saberlo, no saldríamos a la calle.
Un beso, feliz semana apreciado Carlos...

la MaLquEridA dijo...

Chispas este final fue de película, muy impactante.



Besos Carlos

ReltiH ReltiH dijo...

EXCELENTE DESCRIPCIÓN DE UNA SITUACIÓN MUY COMÚN EN NUESTRO MEDIO. PERO CON UN IMPREGNO REAL DE, HASTA DONDE SE TOCA FONDO HUMANAMENTE. TREMENDO RELATO MI HERMANO.
UN ABRAZO

medianoche dijo...

Casi tan cotidiano, al leerlo comprendí lo poco que vale la vida humana para algunas personas, muy buen relato

Besos

Liliana G. dijo...

La bajeza nunca termina de tocar fondo, por eso siempre se las cobra con sangre y donde más duele...
Terrible situación y excelente cuento, impacta.

Un beso grande, Carlos.

RECOMENZAR dijo...

La tarde olia a yodo del mar se sentia el yodo profundo salido de las aguas que se resistían
un beso

soylauraO dijo...

Una lección, aún en lo más oscuro puede asomar la dignidad como una luz; retroceder fue prueba de que pudo haber elegido ser un hombre bueno; pero no lo hizo. Respondió al horror ejecutando e límite.

http://enfugayremolino.blogspot.com