Páginas vistas en total

sábado, 7 de mayo de 2011

La noche de sus ojos




La tarde agoniza,


ocaso de un sol arrebolado.


Se apresura la noche,


y en la ansiedad de sus ojos


se encienden las primeras estrellas.


Su pelo y sombras oscurecen aún más


la noche,


y con taconeo fino,


arranca lamentos a las baldosas frías


del zaguán,


donde un grillo ensordece la penumbra,


ella deja caer el vestido rojo,


y al descubierto su piel nacarada,


sembrada de pasiones y deseos.


12 comentarios:

Verónica dijo...

Precioso poema Carlos, y pinta muy bien con esa pasión asegurada...
Feliz semana
Abrazos

EL AVE PEREGRINA dijo...

Augusto, entrada llena de deseo pasional en una noche de penumbra.

Un abrazo fraterno.

la MaLquEridA dijo...

Un poema con un atisbo sensual.

MORGANA dijo...

Deseos que encienden la pasión en aquel hombre que la ama en silencio,aunque sepa que jamás será suya.
Bellísimo.
Besos Carlos.

Anónimo dijo...

Sensual

María dijo...

La imagen, muy bella, pero tu poema, es precioso, sensual, tus letras están vivas.

Saludos.

Carlobito dijo...

Tal vez por mi carácter negativo, yo la siento sola, y la desnudez en la soledad es mucho más triste.

Pero la noche estrellada con grillos de fondo parece muy hermosa.

Saludos amigo

OZNA-OZNA dijo...

esta asturiana te da infinitas gracias por concedernos el privilegio de sumergir nuestra alma en el bellisimo manantial de tus letras, un besin muy muy grande.

Liliana G. dijo...

Esos ojos donde se encienden las estrellas es el preludio de una noche donde no caben los vestidos rojos, una noche de luz entre las sombras.

Bellísimo, Carlos, un paisaje sensual en un zaguán de aquellos.

Besotes.

Marisa dijo...

Erotismo que desnuda hasta a la propia noche. El ocaso arrebolado cae como ese vestido rojo, para dar paso a estrellas que son los ojos del deseo.

Bellísimos versos, Carlos.
Un abrazo.

soylauraO dijo...

"y con taconeo fino,
arranca lamentos a las baldosas frías
del zaguán,"
un sufrimiento prematuro con certeza de despedida, cuánta ansiedad se entrevé en estos versos. Aplausos.
http://enfugayremolino.blogspot.com/

Jess Vilardi dijo...

Me encanta terriblemente este poema,las imágenes que de él puedo sacar.

un abrazo,


Jess