Páginas vistas en total

jueves, 24 de marzo de 2011

Piedra milenaria


Miro la piedra herida,

milenaria en su dolor;

angustia de los tiempos,

en sus intanglios y relieves,

por donde hoy caminan

enjambres de hormigas presurosas,

y el viento roza su piel lacerada

con el alivio de un beso.

Es la hora cuando el sol aprieta,

y el puma rodea la piedra,

buscando una sombra

que lo mitigue

del grueso del calor;

el puma ahora duerme,

y la piedra sueña,

altar de antiguos sacrificios
en la sangre que descuelga






10 comentarios:

El viejo parce dijo...

La memoria de los tiempos...cuán sugerente es este poema.No hay tema que escape a tu sensibiliddad versificadora. Saludos

la MaLquEridA dijo...

Si las piedras hablarán dirían del dolor de los gritos olvidados.





Beso.

Liliana G. dijo...

Cuánto misterios guardarán sus cantos redondeados, su forma tallada por el tiempo, su "puerta" dibujada en el costado, desde donde salen y entran los sueños.

Tus versos le hacen justicia, en ellos se evoca el yugo implacable e insobornable de los tiempos.

Besos, Carlos.

Verónica dijo...

Que bonito poema, al igual que la piedra.
Parece tener como una puerta, dónde poder guardar todo lo secreto y misterioso.

Buen fin de semana

Abrazos

EL AVE PEREGRINA dijo...

Carlos,cuántos misterios albergará en el interior de sus entrañas...ahora... tan solo descansa ante la observada mirada.,,

Un abrazo.

Carlobito dijo...

Las piedras son los testigos de la historia de la tierra, y en ellas es puede descubrir pistas para desentrañarla.

Saludos

medianoche dijo...

Bello texto, si las piedras cambiaran de color, y sus figuras se llenaran de letras, leeríamos impregnadas en ellas el misterio que solo es visibles en su existencia.

Besos

Duna dijo...

Carlos, qué bien has descrito el paisaje y casi el sentido de cada elemento.
Muchas gracias. Besos amigo

monik dijo...

La piedra sueña... Cuantos secretos. Precioso, Carlos, el texto y la foto.
Un abrazo fuerte!

María dijo...

Las piedras son testigos de nuestras eras, de nuestros tiempos, de nuestro pasado, de sus gentes, de la lluvia, de ese sol que ilumina, de las sombras...

Precioso poema.

Saludos.