Páginas vistas en total

lunes, 7 de febrero de 2011

La noche de los cuervos*


Hay lunas en sus ojos,

lunas de abandono,

de insondable tristeza,

lunas...

Un niño huérfano

asoma su dolor:

memoria de muerte,

fuego crepitante en los despojos,

puñal que abre la carne,

linfa rota,
agonía de toda esperanza,
en la noche de los cuervos
*A los niños colombianos del campo, desplazados por la violencia

10 comentarios:

MORGANA dijo...

Dura entrada Carlos,pero más real imposible.Se puede sentir el dolor en tus letras.
Besos.

EL AVE PEREGRINA dijo...

Sin disfraz, nos dejas esta entrada
triste y llena de sufrimiento, que te puedo decir amigo,me uno a esa impotencia que puedas sentir.

Un abrazo.

Nazaríes dijo...

Protegamos a nuestros niños,ellos son nuestro futuro y nuestra esperanza..

Besos Carlos.

Carlobito dijo...

Una cruda realidad que nos parte el alma.

Un saludo

medianoche dijo...

Triste realidad, como cambiar esto, los gobernantes nada hacen y nosotros qué. Luchemos por ellos.

Besos

la MaLquEridA dijo...

Y pensar que la niñez en su mayoría está tan desprotegida y nosotros no hacemos nada por ellos... nada.

Poetiza dijo...

Carlos, triste poema amigo. Triste realidad. Besos, cuidate mucho.

Liliana G. dijo...

Sobrecogedor, Carlos, tanto, que el romanticismo de la luna se opaca ante el abandono que la muerte infringe a los niños. Algo que no tendría que haber sido ni ahora ni nunca. Con los niños NO.

Besotes.

MORGANA dijo...

Tienes un regalo en mi laberinto.
Besitos.

María dijo...

Los niños esos angelitos que hemos de cuidarlos y protegerlos para que vivan una infancia digna y feliz, pero sobre todo, rodeados de amor.

Un beso.