Páginas vistas en total

sábado, 24 de diciembre de 2011

Sonrisa

Cómo me gusta verte sonreir.
Ello declara cuán  feliz eres
Por eso sonríe como un sol
para que no muera mi alma
de tristeza.


jueves, 15 de diciembre de 2011

Me gusta

Me gusta,


cuando se humedece tu gruta,


y es grumo que levanta la piel


como una ola haciendo espuma


en la playa...

jueves, 8 de diciembre de 2011

Guitarra y bolero

He colgado en la brisa
los acordes de mi guitarra,
para llegar a tus oidos,
y decirte con el entusiasmo
de un bolero:
!cómo me gustas¡


domingo, 4 de diciembre de 2011

Bajezas









La tarde olía a yodo. Un crucero, anunciaba su entrada a la bahía, buscando recalar en el puerto. Sintió la brisa aletearle en la cara. Anduvo hacia la playa, y debajo de un parasol rojo, el tipo de los lentes oscuros, le señaló al hombre que tenía matar. Se sentía mal. Pensaba que habia tocado fondo en las bajezas que había cometido en la vida. Palpó la pistola empretinada, y se dirigió al hombre, que estaba de espaldas, sentado sobre una especie de toalla acolchada,acariciando un perro samoyedo. El hombre,volteó a mirar, y con sorpresa vio que era su padre. Aún le quedaba la peor bajeza de las bajezas, pero no tuvo valor, y retrocedió, sintiendo un fogonazo en la cabeza que lo tendió en la arena. El hombre de los lentes del parasol rojo, ya no estaba.

sábado, 26 de noviembre de 2011

Lontananza

Un viento frío,

agujas en la piel,
su voz susurro
en la antípoda de mi ansiedad.
El cielo una sombra de nubes,
mientras se juntan las razones
de mi angustia,
es la hora de una melancolía
que no tiene nombre,
hiedra que agrieta el pecho,
y desgarra en su germinar.
músculos y nervios.
Corre este viento glacial,
que no deja colores para los sentimientos,
y su boca que alivia,
beso tibio,
se pierde en lontananza.

viernes, 18 de noviembre de 2011

Ensenada


He puesto pájaros en tus ojos,



para que despierten tus mañanas.


He puesto néctar en tus labios


para que la brisa se quede en tu boca


He puesto volcanes en tus pechos,


para que mis manos enciendan


la yesca de tus ardores.


He abierto ensenadas en tu sexo,


para que mis barcos recalen en buen puerto.

viernes, 11 de noviembre de 2011

Ironía





Supo que era una estatua
de héroe olvidado,
cuando las palomas empezaron a cagar
su cincelada cabeza de bronce.

martes, 1 de noviembre de 2011

Luna de alféizar




Te vi



en el alféizar de la ventana,


entre sueños y duernevelas;


estabas ahí,


como una luna


iluminando las sombras


de mis ojos anochecidos

miércoles, 26 de octubre de 2011

Mallas rotas






Cuando vi aquella mujer saltibanqui con las medias desvencijadas, recorrer en  zancos el pueblo, promocionando un circo de leones viejos,  carpa parcheada, y sillas desportilladas, que se había instalado en un potrero roñoso de las afueras del pueblo, se me vino de un ramalazo la infancia, y el recuerdo dulce de la trapecista de mallas rotas, que me dio el primer beso, mientras me perdía en el cielo de su mirada.

domingo, 23 de octubre de 2011

Gruta

*


ELLA,  
LITORAL Y CONTINENTE.
AMO  TODOS SUS COSTADOS,
CORSARIO ANSIOSO DE SU CUERPO.
FRAGOR EN SUS HURACANADOS PECHOS,
PEZ MANSO EN LAS AGUAS DE SUS OJOS,
CARBÓN ENCENDIDO EN LA YESCA DE SUS LABIOS,
BOCA QUE AFANA BESOS
EN SU PÚBICO MONTE,
SAETA QUE BUSCA SUS TESOROS
EN LAS AGUAS DULCES 
DE SU  GRUTA AGRADECIDA


*Pintura del maestro colombiano (cartagenero), ya desaparecido, Darío Morales

lunes, 17 de octubre de 2011

Rosa que sangra







Sé que hay una rosa,
rosa roja
que sangra en su boca,
cuando muerdo sus labios
en ese instante
que espasman nuestros cuerpos,
y no se siente el tiempo,
ni el lugar.

jueves, 13 de octubre de 2011

La ciudad



 





Voy por esta ciudad de buses viejos y sin metro.
En cada esquina una cantina olorosa a cerveza
y orines revenidos,
naufragio de penas y amores no correspondidos.
Voy por la ciudad, aferrado a mi chaqueta de cuero,
mientras bate una brisa fría, y miro las estatuas de
héroes que nadie recuerda,( si acaso por la malversación de fondos)
cagadas de mierda de palomas y golondrinas errantes.
La ciudad  anochece, y sus calles se hacen luz eléctrica;
hay que andar con el ojo pelado, es la hora de la putas y sus chulos,
del atraco con el cuchillo que la piel rasga.
Va de prisa el drakuin, lo espera el show de la noche,
la ciudad ahora es otra: la del vómito y la muerte.