Páginas vistas en total

domingo, 27 de julio de 2008

Quedarme en vos





Esas pequeñas cosas
que hacen quedarme en vos:
tu ingrávido caminar,
esos tus ojos
lagos siempre vivos,
tu mano cual paloma al aire
despidiéndose
en el instante que la noche
se abre al día
después de empapar sábanas blancas
con la piel en sudores
de un amor de madrugada


sábado, 26 de julio de 2008

Pedazos de dolor




Me duelen tus
bajamares.


En el horizonte no queda


huella de ti,


llevándote el corazón,


espejo roto


en pedazos de dolor.
*Foto: Río Magdalena de Eliana. Pintura, Nikolay Gay


sábado, 19 de julio de 2008

Perro Ciego y un año de ladrarle a la cultura






Perro Ciego , ya ladra recio. Se ha puesto los pantalones largos. Un año cumple, en este trajín ingrato de comentar y divulgar las manifestaciones del espíritu como diría el eufemista . Perro Ciego llegó a mi correo sin pedirme permiso, eso si meneándome la cola, pero no estoy acostumbrado a correr a patadas a los perros que se asoman por mi guarida, los acojo, más cuando estos son patafísicos, y le juegan al humor inteligente. No sé cómo, ni cuando, ni quién, me hizo el favor de ponerme en la cresta de la ola de afortunados que reciben la información fresca del acontecer artístico y cultural de la zona metropolitana de Bucaramanga, Santander y el país, que suministra Perro Ciego. Y, lo cierto es que me llega con la puntualidad de un reloj suizo (aún siguen siendo puntuales con tanta sofisticación electrónica y digitalizada que enrevesan las horas?).
Celebro con entusiasmo, así sea con un vaso de jugo de guayaba, pues en esta guarida, en la última fiesta se bebieron los amigos hasta el agua de los floreros, el año de ladramiento de Perro Ciego. Sin espíritu comercial, con las uñas, los quijotes de Perro Ciego, a quienes no conozco, pero los siento cercanos y entrañables, por la tarea afín que desarrollan, han puesto en la red un espacio para saber qué se está haciendo en materia cultural y artística, y sin la publicidad jarta de los periódicos, porque lo que interesa, en últimas, es el arte y la cultura.
Y, lo mejor, basta abrir el correo, y como por ensalmo brota Perro Ciego, con el poema introductorio patafísico ya característico, y la bitácora del desparche artístico-cultural de la semana, de la quincena o el mes. Claro que ahí está la dirección del blog, si no le llega a su casa, para toparse con este can de la vista enblanco, pero de tacto despierto: http://www.perrociegocultural.blogspot.com/
A los directores de Perro Ciego- disculpen que no sepa de sus identidades - un abrazo templado, por estos 365 días de jugársela por la divulgación cultural. No son pocos los que reciben los ladridos de su informativo cultural. La audiencia crece como en el poema de Zalamea, y no hay que desmayar el ánimo, ahora que hasta los periódicos, por el afán del vil metal, le cierran las puertas a la cultura. Ahora es cuando más Perros Ciegos, se necesitan.

viernes, 18 de julio de 2008

Agonía



Corre el viento
fuerte,
en esta noche de luna sin ángel.
Ulula contra la vieja puerta
de roble de la casa,
trayéndome las notas sordas
de tu agonía

martes, 15 de julio de 2008

Mordazas




He vivido esos silencios...
tienen la mudez de la piedra
y hieren como espinas
el alma.

sábado, 12 de julio de 2008

EL Carnaval de Barranquilla, un patrimonial cultural y no político




El carnaval - nadie lo pone en duda, pues todos conocen su origen popular y transgresor de lo establecido - nunca ha estado en manos de los políticos en el ejercicio del poder. Ello equivaldría a que la cultura fuera un patrimonio oficial, y de él provinieran los parámetros y los enfoques para ejercerla, dejando por este motivo de ser cultura, pues esta la hace el pueblo.
La cultura no es de nadie, pero sí del pueblo, y el carnaval, es una de sus expresiones, luego el carnaval no tiene propietarios. Pero, eso parece que quisieran los concejales de Barranquilla, ponerle dueño, con la peregrina idea de hacerse a su dirección y mando. En otras palabras apropiárselo, pues no les place que la administración del mismo esté en manos privadas, cuando los cabildantes manifiestan que el Alcalde de Barranquilla sea el que lo organice.
Uno de los patrimonios mundiales de la cultura colombiana, lo constituye El Carnaval de Barranquilla, y si se le ha dado tal reconocimiento que lo engrandece, es porque enraiga lo popular, y el pueblo sin distingos está metido de cabeza en su organización. De lo contrario, asumo, ya hubiera desaparecido con sus congos, toritos, marimondas y monocucos, disfraces tradicionales, y sus letanías, danzas de relación,y sus comparsas y bailarines, que le han dado la grandeza y el soporte, para que la Unesco haya categorizado al carnaval de la arenosa como "obra maestra del patrimonio oral e inmaterial de la humanidad".
En defensa del carnaval - naturalmente para que no caiga en manos de politiqueros - ha salido lanza en ristre, el periodista Ernesto McCausland, columnista de El Heraldo de Barranquilla. No quiere que le pase al carnaval, lo contrario de lo que le ocurría a las cosas que tocaba el rey Putifar: que los políticos lo tomen para volverlo mierda.
A McCausland, los personajes blanco de sus críticas, como al perodista Alfredo Molano, lo quieren poner entre las cuerdas, y por eso lo han llevado a los estrados judiciales, para denunciarlo por injuria y calumnia. Colombia y el pueblo barranquillero, sabrán responder, para no dejar que ese evento popular, se convierta en un generador de burocracia de quienes toman la política no para el servicio, sino para favorecer amigos y sus propias faltriqueras, y lleven al prestigioso carnaval costeño al abismo.



*Fotografías: Fundación Carnaval de Barraquilla

jueves, 10 de julio de 2008

Palabras







En tus miedos,

pongo mis palabras
como talismanes,
contra las sombras
del temor incierto,
y la espina aguda.

viernes, 4 de julio de 2008

MALENA Y EL OLVIDO

La vio por el ventanal del café, venir de traje sastre, el pelo dándole en la cara, mientras se tomaba una cerveza, en eso del mediodía, cuando el sol se hace una hoguera en lo más grueso del verano. Pensó que al menos le daría en la mejilla un beso de bienvenida, pero se sentó en el extremo opuesto de la mesa, distante y extraña, como si nunca se hubieran conocido, ellos que habían años atrás convivido felizmente y juntado tantos sueños para el futuro. Sin titubeos, mirándolo a la cara, le preguntó, qué quieres de mí. Él, saber si todavía me quieres, Malena, y apuró la cerveza con una sed de náufrago. Ella, fría, sin quitarle la acerada mirada,! ya no, Rodrigo¡. El, por qué? Aquí estoy de nuevo, he vuelto, y prendió nerviosamente un cigarrillo. Pero, Malena, contundente, ya no hay remedio, Rodrigo. Ha sido tan larga la espera, que me he olvidado a qué saben tus besos cuando besas, y a que huele tu sexo cuando haces el amor noche tras noche.